Estás aquí
Inicio > Nacional > Pepe revela que justicia no quiso admitir pruebas a favor de su esposa para ser absuelta

Pepe revela que justicia no quiso admitir pruebas a favor de su esposa para ser absuelta

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El expresidente hondureño Porfirio Lobo denunció hoy que el tribunal de sentencias que condenó a su esposa Rosa Elena Bonilla no admitió pruebas que demuestran su inocencia y deja en evidencia que el proceso «presentó graves violaciones a las garantías y derechos fundamentales establecidos por la Convención Americana de Derechos Humanos».

Según el exmandatario 2010-2014, los fondos que manejó su cónyuge «no son públicos, son donaciones que ella gestionó, no se apropió de nada», sin embargo, el tribunal desestimó la carga probatoria a favor de la acusada, las cuales -según los defensores- son «contundentes».

Lobo afirmó que los fondos administrados por la ex primera dama, ascienden a los 12 millones 272 mil 051 lempiras con 42 centavos y que fueron distribuidos en varios proyectos que ejecutó mientras gobernó Honduras.

En la liquidación de las obras, el exmandatario indicó que los mismos llegaron a los siete millones 556 mil 202 lempiras y la entrega de un cheque a Casa Presidencial, sumado los intereses, fue de cuatro millones 748 mil 093 lempiras, por lo que se contabilizaron 12.3 millones que ingresaron a las arcas públicas.

Asimismo, rememoró que se entregó un cheque de caja emitido por un banco local el 6 de noviembre de 2015, unos dos años antes de la denuncia hecha por el Ministerio Público y la UFECIC, aunque la terna de jueces que optó por declarar culpable a su esposa sin valorar y admitir las evidencias que en su momento presentaron los apoderados y que pudo tener otro giro en torno a la causa por la que Bonilla fue condenada.

El exmandatario reiteró que su cónyuge fue víctima de masivas violaciones a sus derechos consagrados en la Constitución, como a ser juzgada por un tribunal independiente y sentenciada por delitos que no formalizó el Ministerio Público. Además, afirmó que «no se puede imponer una pena si no hay una lesión a un bien jurídico protegido», ya que hubo una correcta administración de los recursos captados mediante donaciones y que ese dinero «no son fondos públicos».

La fiscalía pidió la semana anterior una pena de 77 años de cárcel contra la encausada por la Caja chica de la dama, a razón de ocho años por los ocho delitos de fraude y 13 años por apropiación indebida continuada. La defensa, por su parte, solicitó una mínima de 11 años, sin embargo, consideraron que la petición de los fiscales es desproporcionada.

Mi Rosa permanece recluida desde febrero de 2018 en la cárcel de mujeres de Támara, ubicada en la periferia norte capitalina; su exsecretario Saúl Escobar está privado de libertad en la Penitenciaría Nacional, ubicada en la misma localidad. El cambio, Mauricio Mora, cuñado de la imputada, fue absuelto y recuperó su libertad porque la parte acusadora no pudo probar los hechos por los que fue encarcelado.

Pepe denunció que proceso padecido por su esposa surgió de un pacto de impunidad entre el titular del Ejecutivo nacionalista Juan Orlando Hernández y el secretario general de la OEA, Luis Almagro, por lo que anunció que acudirá a las instancias internacionales para denunciar la violación al debido proceso y reiteró que la ex primera dama es inocente de los cargos que se le formularon.

Deja una respuesta

Top