Estás aquí
Inicio > Nacional > Piden a Hernández quitarse conducta autoritaria y haga reformas si quiere gobernar

Piden a Hernández quitarse conducta autoritaria y haga reformas si quiere gobernar

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El analista Raúl Pineda Alvarado se mostró sorprendido por la violencia y masivas movilizaciones desatadas tras las elecciones generales del 26 de noviembre anterior ya que nunca se imaginó las dimensiones que alcanzaría.

Asimismo, mandó a decir al presidente Juan Orlando Hernández que «la cosa (crisis) se le fue de la mano y debe entender que las prácticas del pasado no le van a funcionar, por lo que debe cambiar su visión sobre la política del país y el autoritarismo no servirá».

Respecto a la crisis poselectoral, comentó que hubo más de 100 tomas simultáneas a escala nacional y «que la gente puede parar el país. No hay FFAA ni Policía que pueda detenerlos, independientemente que la imagen del presidente se debilitó mucho cuando la Policía le torció el brazo…hizo que la gente dejara de temer al gobernante y a un gobierno respetado por unos y temido por otros».

«Al momento de las verdades, las cosas no salieron como se habían previsto. Es el momento, pero no de pensar en democracia porque no existe, sino de fortalecer el Estado de derecho; no es posible que aquí estén pensando en cerrar un canal de televisión como Globo Tv y una de las cosas que debería hacer Juan Orlando Hernández al momento de reasumir la presidencia son las reformas políticas, Ley de colaboración eficaz, derogar la Ley de secretos y abrir Globo Tv», explicó.

Detalló que llegó el momento en que el titular del Ejecutivo nacionalista «quite la presión a la olla». «Pero mientras mantenga esa actitud de una democracia imperial o una dictadura constitucional y el panorama se mantendrá crispado y el primer golpeado será el propio presidente».

El anhelo del analista es que retorne la paz y de inmediato el gobierno emprenda las reformas o se aplicará el refrán «el vivo a señas y el tonto a palos». «Está demostrado que no podrán parar a la gente en las calles. Aquí no se ha rebelado el 50 por ciento (de la población) y cuando uno ve las protestas y mira el entorno y la geopolítica inmediata, uno se da cuenta que los presidentes no tienen las facultades ni el poder que tenían antes».

«Los militares no están conformes -añadió Pineda- porque todavía tienen un problema en el tema de la autoridad bicéfala en el tema de la represión porque manda Fusina (Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional); manda el jefe del Estado Mayor y eso no puede pasar en una institución altamente jerarquizada como las FFAA y hay una inconformidad al punto que no se discutirá si hubo fraude, sino que haya paz a cualquier costo y si se tiene que ir el presidente, ¡que se vaya!, si se tiene que ir el grupo opositor, que también se vaya para que haya paz».

Si Hernández tomara la decisión de bajar la tensión y emprender reformas, analizó, «podría mejorar su imagen. Pero no hay peor ciego que no quiera ver, y hay muchos turiferarios (lisonjeros) diciéndole que todo está bien, pero puede cambiar por la otra vía de la presión e incomodidad».

«Sorprende ver en los mercados a la gente haciendo sopa de churros o comprando huesos de pollo para hacer sopas o comiendo vísceras que en el pasado eran despreciadas y ese tipo de cosas no se miraban antes, al igual que la violencia, exclusión. Al menos, somos la generación que pudo cumplir sus aspiraciones pero nuestros hijos no la tendrán porque nadie quiere invertir en el país», alertó.

CONTROL NACIONALISTA. El también jurista cuestionó la componenda hecha por la Alianza Patriótica con el Partido Nacional para conformar la nueva directiva del Parlamento ya que «en el pasado eran cuatro votos rabiosamente antiorlandistas y con la negociación que hicieron tienen la mayoría para el nuevo Congreso.

«Eso es antidemocrático. Hay que negociar con los que tenga una masa crítica representativa y creo que Libre debe participar en el gobierno o por lo menos deben recibir una oferta. Parece que la inteligencia le dio la espalda a los nacionalistas y este problema se hubiera resuelto si existiera una alianza plena con el Partido Liberal y la coalición; si a Nasralla no lo hubieran sacado de su partido, fuera la cuarta fuerza política, pero lo atropellaron y lo convirtieron en la primera o la segunda (fuerza)», precisó.

En el caso del popular presentador de televisión «es una persona inestable, temperamental y que tiene en su aval la lucha anticorrupción. Si fuera asesorado por los mejores hombres podría tener un gobierno bueno».

Deja una respuesta

Top