Estás aquí
Inicio > Nacional > Policía Nacional se sorprende con hallazgo de plantación de “coca” y narco laboratorio

Policía Nacional se sorprende con hallazgo de plantación de “coca” y narco laboratorio

Por: Juan Alfaro Posadas

Los cuerpos antidrogas de la Policía Nacional se sorprendieron el domingo anterior al encontrar una plantación de once manzanas de “coca” y un narco laboratorio en el municipio de Iriona, Colón, norte de Honduras.

Creemos que eso no debe sorprenderlos, pero sí preocuparlos para que combatan de frente al narcotráfico en Honduras, en todas sus formas y manifestaciones, porque perjudica la salud de las personas, genera violencia, desprestigio, corrupción y penetra en las estructuras del gobierno y de toda la sociedad.

Tal es el caso, que a Honduras se le conoce en los niveles más altos de la justicia estadounidense y en el mundo entero, como un narco Estado, rectorado por un supuesto narco dictador.

Según la Policía Nacional, se encontraron 88 mil plantas de coca, sembradas en un área de 11 manzanas de tierra fértil, y próximas a las costas del Litoral Atlántico, desde donde se exporta la droga hacia los Estados Unidos, considerado como el principal mercado a nivel mundial.

También, durante el operativo se capturó a seis individuos que ya fueron consignados a la orden del Ministerio Público, como ente acusador del Estado en representación de los intereses generales de la sociedad; se les decomisó armas y 29 mil 500 lempiras. A ellos se les acusará por el delito de tráfico de drogas.

Nuestro país, desgraciadamente, desde comienzos de los años dos mil es utilizado como puente del narcotráfico, y desde 2016 ya contaba con laboratorios de procesamiento de la hoja de coca, mediante insumos químicos.
Esos narco laboratorios, al igual que los sembradíos del alucinógeno, son protegidos por hombres armados, que también manejan grandes cantidades de dinero en lempiras y dólares.

No solamente en Colón, que es ruta del narcotráfico, se han encontrado laboratorios, sino que también operan en los departamentos de Lempira, Cortés, Gracias a Dios, Olancho, Yoro, Copán e Islas de la Bahía.

El mismo narcotraficante Juan Antonio “Tony” Hernández Alvarado – hermano de Juan Orlando Hernández Alvarado (JOHA) -, fue denunciado en su oportunidad que poseía un laboratorio en el occidente del país, pero las autoridades del Ministerio Público, Policía Nacional y Fuerzas Armadas se hacían de la vista gorda.

Pero como rezan los adagios populares: “no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista”, “cuando el río suena es que piedras trae” y “no hay nada oculto entre cielo y tierra, que no trascienda”.

Como consecuencia de sus malas actuaciones, “Tony”, hermano de JOHA, fue detenido en el aeropuerto internacional de Miami, La Florida, Estados Unidos, y sometido a la justicia, hasta ser vencido en juicio y condenado a cadena perpetua, más treinta años de prisión por narcotráfico y otros delitos.

“Tony” Hernández Alvarado operó libremente durante catorce años, desde 2004 a 2018, a “gran escala” en Centroamérica, como lo confirmó la propia Agencia Antidrogas (DEA), del país del norte.

Era tan poderoso “Tony” Hernández, que para todos los elementos policiales y uniformados de las Fuerzas Armadas resultó “invisible”.

“Nunca se dieron cuenta” o “no quisieron enterarse” que el hermano de JOHA era un capo de la droga, que hasta llegó a ocupar un escaño en el Congreso Nacional, manipulaba a su antojo los radares, aviones, helicópteros, camiones y efectivos de la institución castrense y entidad policial.

Creemos que todo es voluntad de querer hacer las cosas de manera transparente. Cuando se tiene poder y deseos de operar en el marco de la ley, sin rendirle pleitesía a nadie, se actúa, pensando en los altos intereses del pueblo y de la nación.

Recuerden señores militares y policías que la patria, las instituciones y el imperio de la ley son permanentes, no así los jefes de gobierno, que son transitorios.

Siempre deben tener presente – entre ceja y ceja -, que lo primero es primero, y ustedes se deben al pueblo y al país y no a regímenes corruptos, impopulares, traidores a la patria y ligados al narcotráfico internacional.

La tarea primordial, tesonera e indiscriminada debe ser combatir el narcotráfico por tierra, mar y aire las 24 horas del día y los 365 días del año, sin ver a que cartel favorecen o a cual perjudican.

¡La limpieza debe ser imparcial y profunda hasta convertir a Honduras en un territorio liberado de las drogas, para salud de las presentes y futuras generaciones. Que así sea..!

Top