HomeEditorialOpinionPolíticos mediocres

Políticos mediocres

(Lenin Tupac Alfaro) Aprovechando la concurrencia a los desfiles que para celebrar la “independencia“ de Honduras en este mes de septiembre se realizan por todo el país, un par de jóvenes en Tegucigalpa con cámara y micrófono en mano, se dispusieron a entrevistar a Mundo y Raimundo, hasta que tuvieron la “suerte” de encontrar a una aspirante a diputada por Francisco Morazán, dicha candidata se presentó como abogada y además es “heredera“ de un “liderazgo” político dentro del Partido Liberal (bebesauria).

Dicho vídeo ya se volvió “viral “ en las redes sociales en internet y ya apareció en algunos espacios de radio y televisión en el ámbito nacional. Una simple entrevista que más parecía una especie de “en broma y en serio” pero que viene por enésima vez a retratar a los políticos en esta mediocre fábrica de politiquería que es la democracia hondureña.

Cuanta pregunta le hizo el entrevistador a la abogada y aspirante a ser representante del pueblo en el Poder Legislativo fue contestada de manera incorrecta; obviamente, si a usted o a este que aquí escribe nos acribillaran a preguntas sobre el origen del universo y de las leyes de la física que lo rigen, pues a lo mejor no saldríamos bien parados, ¿cierto?, pero cuando le preguntan a un ciudadano con estudios académicos superiores algo tan sencillo como la extensión superficial de Honduras o donde murió Francisco Morazán -¡hombre!- realmente fue triste y lamentable escuchar las respuestas de la “diputable”.

Los políticos en nuestro país son gente sin principios y sin vocación, que en un 90 por ciento sólo buscan enchambarse en el gobierno y desde ahí enchambar a su parentela y a sus amigos y del 10 por ciento restante, salen las élites que se apoderan de los recursos y las  riquezas nacionales y, tal vez, “dos que tres” ciudadanos participen porque quieren sinceramente “arreglar“ las cosas.

Que dicha abogada y candidata a ser “madre” de la patria, no sepa ni «papa» de historia de Honduras, es solo la punta de un inmenso y putrefacto “iceberg“. Ya tuvimos un presidente que durante 30 años de carrera política lo conocimos como poseedor de un título universitario, pero que después de tres décadas de engaño se vio en la necesidad de “aclarar” que solo cursó doce clases de ingeniería en la “U”.

Hace unos años atrás tuvimos un presidente que en plena comparecencia pública, no supo decir cuál es la extensión territorial de Honduras y, a manera de changoneta, le preguntó a los lambiscones que lo rodeaban y ninguno supo dar una respuesta correcta y todo esto bajo la complacencia de la distinguida prensa “palaciega”.

El año pasado, en un espacio de entrevistas por televisión de la corporación con más tentáculos en el mundo político, de gobierno, militar, policial, religioso, deportivo y de entretenimiento en Honduras, una abogada y actualmente magistrada a la Corte Suprema de Justicia, que para esas fechas acababa de presentar supuestamente muchos exámenes para poder “ganarse” tal distinción, fue avergonzada “sin querer queriendo» por el presentador del programa al preguntarle por el número de artículos que tiene la Constitución de la República y su respuesta campante fue “no sé “ y después para poner el toque humorístico dijo “demasiados».

“La política es el campo de trabajo para ciertos cerebros mediocres”: Friedrich Nietzsche.

Los líderes políticos, o mejor dicho, todo ese ejército de chamberos que se disfrazan de redentores y patriotas de hombres y mujeres de bien, que juran y perjuran que ese “sacrificio“ lo hacen por el pueblo y por las bases de sus partidos, en realidad son personas sin escrúpulos, sin verdadera formación académica, sin principios éticos, sin principios  ideológicos, simplemente son una manada de histriones representando un personaje, ávidos de cobrar los cheques del gobierno -¿y por qué no?, de tocarla «bajo bajo»- con las coimas de la corrupción gubernamental.

FOLLOW US ON:
Asume fiscal brasile
JOH asegura que reco
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT