HomeInternacionalPólvora navideña mata desde México hasta Uruguay

Pólvora navideña mata desde México hasta Uruguay

MONTEVIDEO, URUGUAY

(Spútnik Mundo) Cientos de muertos, heridos, quemados y mutilados es el reguero de la arraigada tradición de la pirotecnia, un sector que en América Latina se mueve entre normas débiles, trabajo precario, desinformación e indiferencia de las autoridades.

San Pablito, el más «seguro» El mercado pirotécnico de San Pablito (centro de México), arrasado el 20 de diciembre por una explosión en cadena, ya había sido reducido a cenizas dos veces, en 2006 y en 2007, pocos meses después de haber sido restaurado.

Es que San Pablito se encuentra en el municipio de Tultepec, la «capital nacional de la pirotecnia», pues concentra 40% de los permisos concedidos para fabricar, vender y transportar estos productos.

Tras el siniestro del martes (de momento 35 muertos y 59 heridos, varios de ellos graves), 22% de los habitantes de Tultepec se quedaron sin sustento.

Desde 1998, Tultepec ha vivido decenas de explosiones que mataron a 70 personas e hirieron a 206.

Sin embargo, el 8 de este mes, las autoridades del municipio y del estado de México donde se encuentra, certificaron la seguridad de San Pablito. El Instituto Mexiquense de la Pirotecnia, encargado de fiscalizarlo, sostuvo que se trata del «mercado de fuegos de artificio más seguro de Latinoamérica», según un comunicado que reseñaron esta semana los medios mexicanos.

La fiscalía investiga si en San Pablito se violaron las normas. Obtener un permiso para comprar, almacenar o fabricar estos productos requiere un trámite único, cuyo costo es de unos 92 dólares y demora unos 35 días. Unas cuatro horas más tarde del siniestro de San Pablito, una explosión en una fábrica de cohetes en Hidalgo (sudeste) dejó un muerto y tres lesionados.

CUATRO CALCINADOS EN URUGUAY. En octubre, cuatro jóvenes trabajadores murieron calcinados luego de una explosión en una empresa importadora de fuegos artificiales en Toledo, una ciudad situada a 20 kilómetros de la capital uruguaya.

Desde 2019, el sindicato venía advirtiendo que la empresa Trick Limitada no contaba con salidas de emergencia ni detectores de humo, tenía pocos extintores y mal distribuidos y sus trabajadores no realizaban el curso obligatorio de manipulación de fuego.

En Toledo, además de Trick Limitada, hay siete empresas mayoristas, ninguna con la habilitación legal.

COLOMBIA QUEMADA. En Colombia está prohibido el uso de fósforo blanco y la venta de fuegos artificiales a menores de edad, explicó a Spútnik el director de la Federación Nacional de Pirotecnia, Carlos Carvajal. La reglamentación es adecuada pero insuficiente, según Carvajal, puesto que no se cumple.

Entre 2007 y 2013 se reportaron 6.795 lesionados, según una investigación de la Revista de Pediatría, sobre todo en la temporada de las fiestas navideñas y la mayoría varones de cinco a 14 años de edad.

Las lesiones más comunes son quemaduras, laceraciones, daño ocular y amputaciones. Solo entre el 1 y el 20 de diciembre se reportaron 273 heridos, la mitad menores de edad.

El 18 de noviembre explotó una fábrica clandestina en el municipio de Sibate (centro) y dejó tres heridos, un empleado que se quemó las manos y dos trabajadores de gasolineras cercanas heridos por las esquirlas. Según Carvajal, «la informalidad es recurrente».

Carvajal citó como ejemplo a una familia de Antioquia (norte) «que lleva más de 100 años fabricando y comercializando productos detonantes, pero ellos nunca han recibido ninguna capacitación ni apoyo del Gobierno para que empiecen a desarrollar productos que estén en función de la seguridad de las personas».

Los controles no son permanentes ni de alcance nacional. Así, hay quienes compran pólvora en municipios permisivos cercanos a las grandes ciudades y la transportan camuflada a los centros urbanos, mientras en Bogotá está apareciendo la compra por Internet con entrega a domicilio.

DECENAS DE MUERTES POR AÑO EN ECUADOR.  Ecuador pena con hasta 30 días de cárcel a quien «sin la debida autorización elabore o comercialice material pirotécnico», y también hay multas y días de reclusión para quienes revienten petardos sin permiso.

Eso no impidió que el lunes 19 perdiera la vida Carlos Martillo, de 22 años, cuando explotó una bodega llena de pirotecnia artesanal en la ciudad de Babahoyo (centro), generando una onda expansiva de 200 metros que destruyó 11 viviendas e hirió a otras tantas personas.

Desde hace 11 años el Gobierno lleva a cabo la campaña Pirotecnia Segura y gracias a ella disminuyeron las muertes: en 2005 fueron 180 y en lo que va de este año, 77. Casi toda la pirotecnia se vende en las calles y la mayoría es artesanal.

VENEZUELA Y SU PÓLVORA NEGRA. «Mata Suegra», «Bin Laden», «Martillito» Y «Tumba Rancho» son los fuegos artificiales más ruidosos y populares entre los venezolanos, a pesar de estar prohibidos desde 2013 porque se fabrican con la letal pólvora negra.

La legislación que regula la pirotecnia se adoptó en 2011, y un artículo de la ley de protección a la infancia prohíbe el expendio a menores de edad.

Los productos, importados de China, deberían tener fecha de caducidad e instrucciones de uso en español, pero apenas lucen una etiqueta en mandarín.

Está prohibida su venta en calles y mercados, pero es allí donde se los consigue; y para utilizarlos se debe pedir permiso a los bomberos, algo que casi nadie hace. Otro tanto pasa con la venta a menores de edad.

Así, cada 25 de diciembre y 1 de enero los hospitales deben atender a personas con dedos amputados o quemaduras en manos y rostro. El 13 de diciembre de 2015 una explosión seguida de incendio en un mercado de Navidad que vendía fuegos artificiales sin permiso en El Hatillo (este de Caracas) causó dos muertos por asfixia y varios vehículos quemados.

PIROTECNIA PROFESIONAL EN CHILE. Chile se puso a la avanzada en 2000, cuando decidió prohibir a la gente común usar fuegos artificiales, solo permitidos para espectáculos masivos y a cargo de empresas registradas. Estas hacen su negocio en el último mes del año, cuando la demanda aumenta 300% y las utilidades ascienden a 500 millones de dólares.

Un festival de siete minutos puede costar 9.000 dólares y un show de 20 minutos llega a los 15.000 dólares.

Con todo, los chilenos aún pueden comprar pirotecnia en el mercado ilegal. En noviembre, el Servicio de Aduanas requisó 320 paquetes con 96.000 unidades de petardos y 500 cajas de bengalas con 6.000 unidades que ingresaron de contrabando desde Brasil.

No hubo siniestros graves en los últimos años, si bien el uso profesional no está exento de fallas. El 1 de enero de 2001, en un show con unos 1.000 espectadores en el municipio capitalino de Maipú, un proyectil se salió de la zona de seguridad y cayó sobre el público, dejando tres personas muertas y alrededor de 60 heridas.

FOLLOW US ON:
Un hombre fue asesin
Revelan plan para at
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT