Estás aquí
Inicio > Nacional > Por negligencia de Medicina Forense, familia vela y entierra ‘cadáver equivocado’

Por negligencia de Medicina Forense, familia vela y entierra ‘cadáver equivocado’

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

Mientras la familia de Luis Alonzo Díaz (54) lloraba y enterraba la pérdida de su ser querido, éste permanece convaleciente en una de las salas del Hospital Escuela Universitario (HEU) producto de un accidente de tránsito y al desamparo por culpa de la Dirección de Medicina Forense del Ministerio Público.

Este caso enardeció a sus familiares, originarios de Langue en el sureño departamento de Valle, quienes se enteraron por terceras personas que Alonzo Díaz todavía se encuentra bajo atención médica por las fracturas que sufrió.

Y es que un vecino de los dolientes se llevó tremenda sorpresa al encontrarlo en el quinto piso del HEU y no perdió tiempo para avisar a los parientes del milagroso y peculiar hallazgo, extremo que generó sentimientos encontrados.

“Lo buscamos por colonia, nos dijeron que él había tenido un accidente y que lo habían traído al hospital, lo buscamos, pero no nos dieron un paradero de él”, contó a periodistas Encarnación Ramírez, suegra de Alonzo.

Ante la imposibilidad de que alguien diera referencia por el paradero del afectado, optaron por ir a la morgue y se llevaron semejante sorpresa: les dijeron que encontraron un cuerpo con similares características, por lo que fue entregado.

Y no sólo eso, la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) también falló porque «confirmó» los rasgos físicos de la persona y se autorizó el retiro del occiso.

Al cuerpo anónimo lo velaron, enterraron, le hicieron misas de novenario, pero nadie se imaginaba que el accidentado era atendido por cirujanos producto de los golpes que recibió.

No obstante, el susto se lo volvieron a llevar cuando les dijeron que se encontraba postrado en una cama, con varios clavos insertados en ambas piernas para restaurar los huesos fracturados, por lo que se preguntaron quién es la persona que enterraron y por el que gastaron miles de lempiras para darle una sepultura digna.

A pesar de los reclamos, la jefa forense Julissa Villanueva admitió el error y dijo que se ha repetido varias veces, pues tal «caso es un vivo ejemplo de lo que se debe hacer correctamente en la morgue, de ahora en adelante se deberá de hacer pruebas de ADN».

Deja una respuesta

Top