Estás aquí
Inicio > Política > Presentan ante el CN reforma que impide legalizar el aborto en Honduras

Presentan ante el CN reforma que impide legalizar el aborto en Honduras

 

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El vicepresidente del Congreso Nacional (CN) Mario Alonso Pérez, presentó ante el pleno del  Congreso Nacional de la República (CN) un proyecto  de ley orientado a impedir la legalización del aborto en Honduras.

La iniciativa es  con base al principio fundamental del respeto a la vida, asimismo  que el Estado es signatario de la Convención Americana de los Derechos Humanos (CADH), donde toda persona tiene derecho a que se respete su vida.

“Todo ser humano tiene derecho a la vida desde el momento de su concepción. El Estado protegerá este derecho mediante la adopción de las medidas que sean necesarias para que la gestación, el nacimiento y el desarrollo ulterior de la persona se realicen en condiciones compatibles con la dignidad humana” justificó.

El proyecto consiste en una reforma al Artículo 67 de la Constitución de la República contenida en el decreto legislativo No. 132-82, de fecha 11 de enero de 1982 y con vigencia desde el 20 de enero del mismo año.

A continuación el proyecto de Ley:

                               EXPOSICION DE MOTIVOS

 

CONGRESO NACIONAL DE LA REPUBLICA:

 El principio de libre determinación de los pueblos se encuentra contenido en el Artículo 1 de la Carta de las Naciones Unidas; y, se encuentra concebido como un derecho en el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, al señalar en su Artículo 1 que “1. Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación. En virtud de este derecho establecen libremente su condición política y proveen asimismo a su desarrollo económico, social y cultural”.

El Estado de Honduras como Estado de Derecho es signatario de la Convención Americana de los Derechos Humanos (CADH), donde se establece que toda persona tiene derecho a que se respete su vida, particularmente este derecho estará protegido por la Ley y en general, a partir del momento de la concepción, sujetándose a lo descrito en el artículo 4.1 de la Convención.

 De la exégesis de la convención, se deja claro que existe un nivel de protección especial en el ámbito jurídico de la persona que está por nacer (nasciturus), como sujeto de derecho. Siguiendo con la descripción convencional, la Constitución de la República de Honduras en el artículo 67 expresa que: “Al que está por nacer se le considerará nacido para todo lo que le favorezca dentro de los límites establecidos por la Ley.”

 La Declaración Universidad sobre el genoma humano y los derechos humanos, establece en su artículo 1 que “El genoma humano es la base de la unidad fundamental de todos los miembros de la familia humana y del reconocimiento de su dignidad y diversidad intrínsecas. En sentido simbólico, el genoma humano es el patrimonio de la humanidad”.

 Al tener una codificación genética, un sistema inmunológico y por encontrarse en una etapa embrionaria, el nasciturus es una persona que debe poseer los mismos derechos como sujeto titular de éstos, al igual que todos los seres humanos ya nacidos, esto es el respeto a la vida.

 Una noción al respecto, fue concebida por la codificación romana específicamente por Justiniano, “Infans conceptus pro nato habetur, quoties de commodis ejus agitur’’ es decir ‘’El concebido se tiene por nacido para lo que le sea favorable’’, también desarrollado por el derecho indiano en las 7 Partidas de Alfonso el Sabio.

 De forma coherente con lo anterior, el Código de la Niñez y Adolescencia en su Artículo 12, describe: “Todo ser humano tiene derecho a la vida desde el momento de su concepción. El Estado protegerá este derecho mediante la adopción de las medidas que sean necesarias para que la gestación, el nacimiento y el desarrollo ulterior de la persona se realicen en condiciones compatibles con la dignidad humana”.

 Nuestra legislación en su descripción normativa supralegal protege la vida del que está por nacer, que como bien jurídicamente tutelado, goza de protección constitucional y por su relevancia jurídica en caso de lesión, de protección o tutela penal al constituir una acción delictiva ante cualquier tipo de lesión causada al nasciturus.

 Honduras tiene una legislación restrictiva que imposibilita la interrupción de la vida por parte de la madre o un tercero, en el feto durante esa fase embrionaria, reafirmando con ello el apego irrestricto al reconocimiento jurídico como persona del que está por nacer. No obstante, lo anterior, existe un pequeño grupo de países como Puerto Rico, Cuba, Uruguay y últimamente Argentina que han legalizado y permitido el aborto sin ningún tipo de condición durante las primeras semanas del embarazo. Esas modificaciones legislativas, parten del presupuesto de la negación absoluta de la personalidad del nasciturus y de su derecho a la vida; que el embrión pese a estar vivo no tiene derecho a la vida, reservándose únicamente este derecho para los ya nacidos; que el derecho de la madre a su cuerpo está por encima del derecho del feto a nacer; entre una serie de justificantes discordantes, inconsecuentes e ilógicas desprovistas de todo razonamiento jurídico válido y apartándose de la misma naturaleza humana.

En ese sentido, compañeros Diputados y Diputadas, como sociedad nos enfrentamos en los tiempos actuales a una serie de desafíos, más allá de los cambios que trae la tecnología, de las nuevas técnicas de investigación científica y del pensamiento crítico de algunos sectores reducidos, que de forma disonante intentan replicar esas voces extranjeras en nuestro territorio, frente al nuevo centenario barrera que cruzaremos el 15 de septiembre de 2021, es oportuno reafirmar nuestro compromiso con el respeto a la vida del que está por nacer.

En razón de lo antes expuesto, haciendo uso de las atribuciones que me otorga la Constitución de la República en su Artículo 213, presento a este Congreso Nacional, iniciativa de ley, que contiene la reforma del artículo 67 del Decreto No. 132-82, de fecha once (11) de enero de 1982 y con vigencia desde el veinte (20) de enero de 1982, contentivo de la Constitución de la República, con el objetivo de reafirmar nuestro compromiso con el respeto a la vida del que está por nacer, creando un blindaje constitucional que imposibilite legalizar la práctica del aborto, por considerar que práctica de este tipo van en contra de la naturaleza humana….

Adjunto proyecto en mención.

Tegucigalpa, M. D. C., a los            días del mes de enero de 2021.

 

  1. D. Mario Alonso Pérez López

Diputado por el Departamento de Santa Bárbara

 

DECRETO NO.

EL CONGRESO NACIONAL:

CONSIDERANDO: Que el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, en su Artículo 1 señala que “1. Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación. En virtud de este derecho establecen libremente su condición política y proveen asimismo a su desarrollo económico, social y cultural”.

CONSIDERANDO: Que el Estado de Honduras es signatario de la Convención Americana de los Derechos Humanos (CADH), donde se establece en el artículo 4.1. Que toda persona tiene derecho a que se respete su vida, particularmente este derecho estará protegido por la Ley y en general, a partir del momento de la concepción.

CONSIDERANDO: Que la Declaración Universidad sobre el genoma humano y los derechos humanos, establece en su Artículo 1 que “El genoma humano es la base de la unidad fundamental de todos los miembros de la familia humana y del reconocimiento de su dignidad y diversidad intrínsecas. En sentido simbólico, el genoma humano es el patrimonio de la humanidad”.

CONSIDERANDO: Que si bien, la Constitución de la República de Honduras en el Artículo 67 expresa que: “Al que está por nacer se le considerará nacido para todo lo que le favorezca dentro de los límites establecidos por la Ley”, reconociendo el respeto a la vida del nasciturus, como sujeto de derechos inherente a su condición humana, es preciso dar mayor claridad a dicha disposición constitucional para garantizar el Derecho a la vida del que está por nacer.

CONSIDERANDO: Que el Código de la Niñez y Adolescencia en su Artículo 12, describe: “Todo ser humano tiene derecho a la vida desde el momento de su concepción. El Estado protegerá este derecho mediante la adopción de las medidas que sean necesarias para que la gestación, el nacimiento y el desarrollo ulterior de la persona se realicen en condiciones compatibles con la dignidad humana”.

CONSIDERANDO: Que nuestro objetivo como sociedad democrática frente al Bicentenario debe ser reafirmar nuestro compromiso con el respeto a la vida del que está por nacer, creando mecanismos de protección normativos que imposibiliten la interrupción de la vida en el momento de su gestión, por considerar estas prácticas contrarias a la naturaleza humana.

CONSIDERANDO: Que es atribución del Congreso Nacional, reformar la Constitución de la República, mediante el mecanismo descrito en ella.

 

POR TANTO;

DECRETA:

Artículo 1.- Reformar el Artículo 67 de la Constitución de la República, contenida en Decreto No. 132-82, de fecha once de enero de 1982 y con vigencia desde el veinte de enero de 1982, el que debe leerse de la forma siguiente:

 ARTÍCULO 67.- Al que está por nacer….

Se considera prohibida e ilegal la práctica de cualquier forma de interrupción de la vida del que está por nacer, a quien debe respetársele la vida en todo momento. Serán nulas e inválidas las disposiciones legales que establezcan lo contrario.

Lo dispuesto en el presente Artículo sólo podrá reformarse por una mayoría de tres cuartas partes de los miembros del Pleno del Congreso Nacional, sus disposiciones no perderán vigencia o dejarán de cumplirse cuando sea supuestamente derogado o modificado por otro precepto constitucional. En caso de aprobarse una nueva Constitución sus disposiciones serán incorporadas a la misma, salvo que por unanimidad de la asamblea Constituyente se establezca lo contrario.

 

Artículo 2. El presente Decreto debe publicarse en el Diario Oficial La Gaceta y ratificarse en la subsiguiente legislatura.

Dado en el Salón de sesiones del Congreso Nacional, en la Ciudad de Tegucigalpa M. D. C., Departamento de Francisco Morazán, a los      días del mes de enero del año 2021.

 

 

MAURICIO OLIVA HERRERA

Presidente

 

 

JOSÉ TOMÁS ZAMBRANO MOLINA               SALVADOR VALERIANO

Secretario                                                           Secretario

Top