Estás aquí
Inicio > Editorial > Opinion > ¡Presidente Bukele cumple su palabra…llegan vacunas a El Poy..!

¡Presidente Bukele cumple su palabra…llegan vacunas a El Poy..!

Por: Juan Alfaro Posadas

El Presidente de El Salvador, Nayib Bukele, cumplió su palabra de donar 34 mil vacunas anti COVID-19 a los siete alcaldes hondureños, en atención a la solicitud formulada por ellos, días atrás.

La entrega oficial la hizo la mañana de este jueves el propio ministro de Salud, Francisco Alabí, a los jefes edilicios en la frontera honduro-salvadoreña de El Poy, Ocotepeque, occidente del país.

El titular de Salud dijo que “sólo unidos y en equipo” podemos combatir la pandemia del coronavirus que afecta a los pueblos del mundo. Precisamente, ese slogan es puesto en vigor hoy en día en el vecino país.

Con esta acción, el gobierno del Presidente Bukele demuestra su interés en estrechar lazos de hermandad y solidaridad entre los pueblos centroamericanos, tomando en cuenta que compartimos la misma historia, los mismos problemas y el mismo idioma.

Los siete camiones transportando las vacunas se dirigieron a los municipios con sus respectivos titulares edilicios. Esos antídotos van debidamente protegidos, cumpliendo con la cadena de frío.

Indudablemente que es envidiable y a la vez digno de imitar, el ejemplo de solidaridad militante que nos transmite el gobernante Bukele.

¿Qué no daríamos los hondureños por tener a un mandatario de prestigio, capacidad, dinamismo, palabra, ética, moral y con el nivel de popularidad de Bukele, que se preocupa por la salud de su pueblo y con espíritu de hermandad?
Lo peor del caso es que por los vientos que soplan, estamos muy lejos de contar con un gobernante de ese alto nivel en nuestra sociedad, debido a la corrupción, al obsoleto sistema de votación, a la ignorancia de nuestros ciudadanos (as), pobreza y miseria en que subsistimos.

El jefe del Ejecutivo salvadoreño, desde un inicio, se preocupó por enfrentar con responsabilidad la pandemia del coronavirus, y para ello construyó un moderno hospital, con tecnología de punta, que es calificado como el mejor de las Américas, y paralelamente ha ido adquiriendo las vacunas necesarias para inmunizar a la población.

En cambio en Honduras, el régimen de Juan Orlando Hernández Alvarado aprovechó esa coyuntura para robar a más no poder, y extender las manos, con vistas a que la Organización Mundial de la Salud (OMS), a través del mecanismo Covax, le donara las vacunas necesarias, a expensas de nuestras vidas.

Sin lugar a dudas que el inquilino de la Presidencia de Honduras, es una vergüenza nacional e internacional, que siempre busca sorprendernos con falacias porque es un mitómano, además de corrupto y vinculado a los carteles internacionales de la droga.

Tratando de ocultar la realidad, busca ridiculizarnos, argumentando que un porcentaje de las personas no se vacunan por miedo a la aguja, cuando todos sabemos que no existen esos antídotos.

Precisamente, la joven doctora Iveth Zepeda murió el pasado miércoles por Covid-19 en el hospital “El Tórax”, al igual que más de ochenta profesionales de la medicina, por no haber recibido la vacuna contra el virus.

JOHA debería saber que no todos los hondureños (as) somos analfabetas y tontos para creerle sus estupideces, que lo retratan de cuerpo entero como un ser despreciable, no sólo para los catrachos, sino para el resto del mundo.

Top