Presidente del Sitratelh ‘vendió’ a sus compañeros por 30 millones en limosnas

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El presidente del Sindicato de Trabajadores de la Empresa Hondureña de Telecomunicaciones (Sitratelh), Orlando Mejía Tercero traicionó sus compañeros al renunciar a una demanda interpuesta en los juzgados de trabajo por 177 millones de lempiras, a cambio de pírricos pagos que apenas llegan a los 30 millones.

Las dos demandas contra la estatal -que asciende a 560 millones de lempiras- fueron retiradas por el líder gremial a fin de impedir que la plantilla accediera a la indemnización en virtud de que se incumplió el contrato colectivo de trabajo suscrito entre las partes.

Una certificación que obtuvo ConfidencialHN revela que Mejía decidió aceptar una contrapropuesta hecha por la gerencia general de Hondutel, a cambio de que desistiera de seguir con la multimillonaria demanda, la cual se basó “en un escenario de 30 millones de lempiras pagaderos a los empleados de la empresa durante 2013-2017…a la entrega de dicha bonificación, el Sitratelh debía comprometerse a retirar las dos demandas incoadas por reajuste salarial”.

Uno de los afectados cuestionó la traición que cometió el líder sindical fue para terminar “beneficiando” los intereses de la estatal cuando su deber es, sobre todas las cosas, defender a los agremiados y consideró como pírrica la suma de 30 millones. La promesa, añadió el informante, es que se les ofreció un bono de 12 mil lempiras como “compensación”, pero a la fecha apenas les han dado seis mil.

“Es una picardía la que hizo Orlando Mejía, negociar algo que ya estaba ganado por un miserable bono”, denunció y aseguró que, probablemente, la compensación sea acreditada a cada cuenta de los empleados de Hondutel, aunque dejó en duda que tal cantidad se haya cancelado en su totalidad.

Y es que el cuestionado gremialista entró en contubernio con la alta gerencia telefónica, pues el documento dice que “hay un ambiente de buena fe y transparencia, en virtud de los acuerdos logrados y con base a las disposiciones legales correspondientes para los procedimientos de contratación colectiva”, extremo que fue aprovechado para tirar a la basura la fortísima indemnización a cambio de los 30 millones de lempiras, que mantiene molestos a una gran cantidad de empleados que afrontan penurias.

Pues resulta que la traición de Mejía se volvió en burla a los intereses del Sitratelh porque la demanda se volvió un “auxilio económico”, en otras palabras, recibieron la mitad de una limosna cuando ya habían avances en los juzgados contenciosos administrativos para que se emitiera una sentencia condenatoria contra la empresa y se procediera a realizar los pagos que exigieron sus empleados a través de los contratos colectivos.

No obstante, el secretario de la junta directiva de Hondutel, Melvin Maldonado, dejó claro en el acta que “cuando se estime oportuno y las finanzas de la empresa así lo permitan, realice los acercamientos correspondientes para arribar a un acuerdo conciliatorio con el Sitratelh respecto a la demanda.

De hecho, el apoderado del sindicato, Wilfredo Lanza, se abocó al juzgado de letras de trabajo para solicitar al juez que conoce la causa de que desista de proseguir con el proceso judicial “en virtud de haber llegado a un acuerdo conciliatorio con la parte demandada ante la autoridad competente, según el oficio CENS/31/2018 que el Comité Ejecutivo Nacional procediera a retirar la demanda” ante la instancia judicial.

Al cierre de este artículo, ningún miembro del sindicato de Hondutel se ha pronunciado en torno al retiro de la elevada demanda a cambio de 30 millones de lempiras.

Respecto a Mejía, fue denunciado en diciembre de 2008 ante el Ministerio Público por enriquecimiento ilícito y lavado contra la directiva del Sitratelh ya que tendría propiedades que no concuerdan con el salario que ha venido devengando.

El exmiembro del sindicato, Edilberto Robles, dijo a través de su representante Neptalí Rodezno que Mejía habría incurrido en lavado, por lo que pidió que se le aseguraran todos sus bienes. En la actualidad, el sindicalista devenga un salario superior a los 45 mil lempiras, pero no coincide con las posesiones que tiene.

About the author

Related

JOIN THE DISCUSSION