Estás aquí
Inicio > Editorial > Opinion > Presidentes de Poderes del Estado le mienten al pueblo

Presidentes de Poderes del Estado le mienten al pueblo

Los presidentes de los tres poderes del Estado, Juan Orlando Hernández Alvarado, del Ejecutivo; Rolando Argueta, Judicial, y Mauricio Oliva Herrera, del Legislativo, llegaron a mentir hoy en la ceremonia de instalación de la cuarta y última legislatura del Congreso Nacional, correspondiente al actual período de gobierno, que debe expirar el 27 de enero de 2022.
El primero en usar de la palabra, rindiendo su informe de labores del último año transcurrido, de acuerdo a lo prescrito en la Constitución de la República, fue Rolando Argueta, quien se limitó a hablar de la inversión que ha realizado en materia de equipos de bioseguridad, para la protección contra la pandemia de la Covid-19.
También informó que sólo un 79 por ciento del personal del Poder Judicial presta sus servicios a la población, en virtud de la pandemia del coronavirus, que comenzó a principios de marzo de 2020.
Habló en relación a algunas sentencias condenatorias dictadas en perjuicio de ciudadanos comunes y corrientes, pero no informó sobre algún caso de interés nacional que golpee a sectores poderosos política y económicamente.

Obviamente, él sabe que la población no ignora que en Honduras sólo se persigue a los descalzos y no a los de cuello blanco almidonado. En otras palabras, el Poder Judicial, de común acuerdo con el Ministerio Público, sólo trabajan en la cacería de sardinas y no en la persecución de los tiburones o peces gordos de la corrupción y el narcotráfico.

Con respecto a Juan Orlando Hernández Alvarado, quien es experto en materia de ironía, cinismo e hipocresía, se limitó a maquillar cifras de su gobierno con respecto a los efectos de las tormentas tropicales Eta e Iota que devastaron el país a finales del año pasado..
Hernández Alvarado, quien ejerce un dominio sobre los tres poderes del Estado y demás instituciones, a manera de dictadura, se vanaglorió diciendo que ha combatido el narcotráfico y la violencia común, pero no dijo que su hermano, Juan Antonio, nunca fue capturado como capo de la droga a gran escala en Centroamérica, durante catorce años, hasta que cayó en manos de la justicia estadounidense, cuando ingresó a la nación del norte por el aeropuerto de Miami, Florida.

Lo que no dijo JOHA, es que su administración ha fracasado en los distintos rubros o renglones de la vida nacional, y que el pueblo ya está harto de sus mentiras, abuso de poder, corrupción y continuismo, al margen de la Constitución y las leyes.
Entre tanto, Mauricio Oliva Herrera, que fue el último en dar a conocer su informe de labores del último año, afirmó que ha contribuido con el país, mediante la emisión de muchas leyes y la reforma de otras, que contribuyen a afianzar la paz y la democracia.
Oliva Herrera, quien es aspirante presidencial, aseguró que desde el Congreso Nacional ha contribuido a impulsar grandes transformaciones nacionales, que anteriormente no se habían visto.
El titular del Legislativo sostuvo que ha emitido leyes especiales y puesto su grano de arena en la reconstrucción nacional, luego de las dos tormentas tropicales que golpearon la nación a finales del año anterior, provocando muertes, miles de damnificados y cuantiosos daños materiales.
En resumidas cuentas, el rector del Poder Legislativo dijo que viene trabajando en un paquete de leyes para reforzar la institucionalidad y apoyar el próximo proceso electoral a través de la creación del Consejo Nacional Electoral y el Tribunal de Justicia Electoral.
Los tres altos funcionarios públicos se fueron por la tangente, pues obviaron tocar la realidad del país. Sus informes resultaron largos, tediosos y preñados de falacias, lo cual contribuyó a que muchos parlamentarios se durmieran, bostezaran constantemente, y para taparle el ojo al macho, aplaudieran una que otra vez.

Ni los mismos nacionalistas y los del lado oscuro del Partido Liberal resultaron convencidos de la sarta de mentiras que fueron a pronunciar dichos sujetos que conforman el gobierno de la República. Los tres protagonistas llegaron a cumplir con lo que dice la Constitución, y de esa manera salir del paso, pero ellos mismos deben estar conscientes que su labor no ha sido fructífera para el pueblo, pero sí en materia de corrupción, en el deterioro de la imagen del país y en lesionar la soberanía nacional.

Top