Estás aquí
Inicio > Nacional > Protegido de magistrado Pineda Valle venía defraudando al fisco desde hace 14 años

Protegido de magistrado Pineda Valle venía defraudando al fisco desde hace 14 años

TEGUCIGALPA, HONDURAS

(Segunda parte) El testigo clave del Ministerio Público en una causa de defraudación fiscal, más conocido como Barton u Óscar Daniel Discua Vega, se convirtió en un protegido del magistrado de la Sala Laboral del Poder Judicial Miguel Alberto Pineda Valle, a pesar de ser investigado por blanqueo de capitales y defraudación fiscal a través de la venta de teléfonos móviles importados desde EE.UU. y un extinto negocio aduanero.

Esa protección le trajo problemas a la jueza Mélida Estrada, quien tuvo que ser convocada de emergencia al despacho del presidente de la Corte Suprema de Justicia, Rolando Argueta, a fin de dar explicaciones sobre el tráfico de influencias que estaría efectuando el magistrado de filiación nacionalista para salvar de la cárcel a su amigo de muchos años.

Con relación a las denuncias, este periódico recibió información que Discua Vega estuvo incurriendo durante unos 14 años en defraudación fiscal y lavado a través de la empresa Searcargo, cuyos socios eran Geovanni Díaz, de origen cubano y la colombiana Natalia Díaz.

Otra de las personas que estaría involucrada en esta acción es Sergio Cruz; una fuente familiarizada con el incidente informó que el sindicado vivía en la pobreza y desde hace unos años se convirtió en un potentado, por lo que también es sujeto de investigación por las autoridades.

Aunque Discua Vega dijo en una audiencia de prueba anticipada que él, junto a otro socio se dedicaban a la atención al cliente y la entrega de encomiendas procedentes del exterior, un testimonio de escritura pública, con registro 180 y autenticado por el notario Gerardo Enrique Gómez Cobos el 20 de febrero de 2017, confirma que él fue el creador de 24/7 junto a Alexander Rafael Muyshondt Rápalo con un capital de cinco mil lempiras y era el presidente de la asamblea de socios, en consecuencia, sí tuvo conocimiento de los movimientos de capital y las irregularidades que despertaron las alarmas en los organismos de investigación, según los datos recabados.

Posteriormente, se emitió otro testimonio de escritura pública en la cual Muyshondt Rápalo vendió sus acciones a su socio y a Carmen Virginia Madrid Mancía, por lo que ambos pasaron a tomar el ciento por ciento del control de la empresa.

Respecto a las denuncias por presuntos delitos fiscales, Discua Vega continúa con la administración de una tienda de telefonía llamada El Amigo, que opera en San Pedro Sula, pues habría introducido aparatos móviles desde EE.UU. sin ser declarados en las aduanas, lo que generó cuantiosas ganancias. A la fecha sigue utilizando el Registro Tributario Nacional (RTN) de 24/7 a -pesar de que esta cerró operaciones- y el de terceros para cobrar impuesto por la venta de celulares, como la empresa de bienes y raíces Johnson. Curiosamente, esa sociedad mercantil fue denunciada por el acusado ante el Ministerio Público y días después fue allanada para encontrar evidencias de la posible comisión de delitos relacionados con el pago de impuestos.

Asimismo, el protegido del magistrado Pineda Valle habría engañado a una considerable cantidad de clientes ya que compraron productos en línea y jamás llegaron a sus manos; un informante explicó que el empresario aduanero tiene retenido desde hace unos dos años varios contenedores en Puerto Cortés y que no pueden ser liberados por falta de pago de los impuestos de introducción.

Según la fiscalía de delitos tributarios, Barton y de la red que formaría parte, eran investigados desde hace un año por su modus operandi tanto en EE.UU. como en Centroamérica.

La unidad especializada aseguró ante la jueza Estrada que «hemos investigado y descubierto que efectivamente en la organización se encuentran diferentes estratos y personas que participan, desde funcionarios públicos en los diferentes países de Centroamérica como empresas y demás intervinientes que de manera ilícita ingresaron mercadería» a Honduras.

«Cuando inició la empresa tenía otro socio manejábamos administrativamente, pero a mi compañero (Alex Muyshondt) le dio cáncer y la tuvo que abandonar y me quedé solo manejándola. Dicha empresa había comenzado operaciones y agarramos una empresa en marcha, los casilleros ya existían y la agarramos con varios clientes, entonces nosotros la buscamos por no tener control ya que no conozco el trámite aduanero», declaró Discua Vega ante la jueza.

Alegó que la compañía tenía «varias fugas» de capital y se limitó a decir que ellos «se dedicaban a la atención al cliente» porque no tenían la comprensión de cómo se creaba y administraba una agencia aduanera, que no contaban con la logística y bodegas para el almacenamiento de productos importados.

Hasta el momento, el magistrado Pineda Valle no se ha referido a los nexos que tendría con el individuo que está en la mira de la fiscalía y que sigue gozando de libertad.

Deja una respuesta

Top