Estás aquí
Inicio > Editorial > Opinion > Pueblo pierde esperanzas en compra de “cacareadas” vacunas anti COVID-19

Pueblo pierde esperanzas en compra de “cacareadas” vacunas anti COVID-19

Por: Juan Alfaro Posadas 

El pueblo de Honduras ya perdió las esperanzas en que el régimen de Juan Orlando Hernández Alvarado (JOHA), pueda comprar las vacunas anti COVID-19.
Casi un noventa y cinco por ciento de las personas consultadas al respecto por confidencialhn.com consideran que el presupuesto destinado para ese menester “ya se lo robaron” y el Partido Nacional lo invertirá en las dos campañas políticas de este año.
Como vemos a nuestro alrededor, todos los países centroamericanos ya adquirieron la vacuna para inmunizar a todos sus habitantes contra el mortal virus, y solamente Honduras va a la zaga en todo lo positivo, menos en corrupción, vínculos con el narcotráfico, incapacidad, abulia, negligencia, nepotismo e indiferencia ante la salud de la población.
Como se sabe, el régimen de JOHA adquirió la semana anterior unas cinco mil dosis de vacunas donadas por Israel, supuestamente destinadas a inmunizar a los médicos, enfermeras y demás personal que está en primera línea en los hospitales públicos y privados, atendiendo a los sospechosos y enfermos del COVID-19.
Sin embargo, según se ha denunciado por algunos de los mismos médicos, una cantidad de esas vacunas han sido destinadas a favorecer a dirigentes del partido de gobierno, a sus familiares, amigos cercanos y hasta amantes.
Este gobierno corrupto y ligado al narcotráfico nunca planificó para proteger la salud de los hondureños durante la presente pandemia, pero sí hizo sus proyecciones acerca de los millones que se robarían, como es el caso de la compra de los hospitales móviles, donde el monto del atraco ascendió a 48 millones de dólares, y por ese delito nadie guarda prisión.
Sin andar por las ramas, todos sabemos que Hernández Alvarado nunca se ha preocupado por servir al pueblo hondureño, sino en servirse a través de sus negocios ilícitos, para convertirse en el hombre más acaudalado de Centroamérica.
En ese sentido, siempre ha estado a la espera de recibir donaciones de instituciones y países amigos para después anunciar en cadena nacional de radio y televisión que esas contribuciones son producto de compras multimillonarias, hechas por el Estado. Precisamente, eso lo hemos visto y vivido con esta pandemia del coronavirus.
En consecuencia, el pueblo hondureño hoy más que nunca debe demandar en las calles la renuncia del tirano y de toda su pandilla, para que luego sean pedidos en extradición por los Estados Unidos, y de esa manera, paguen una parte de todo el rosario de delitos cometidos en contra de Honduras y de sus habitantes.
Asimismo, los ciudadanos (as) debemos prepararnos para castigar al Partido Nacional con nuestro voto, en los comicios primarios del 14 del presente y del último domingo de noviembre de este año, cuando se celebren las elecciones generales.
No debemos votar por ninguno de los nacionalistas que aspiran a cargos de elección popular como: Presidente, designados presidenciales, diputados y corporaciones municipales.
¡Basta ya de tanto latrocinio, de parte de los “cachurecos” que han saltado la tranca y figuran como los más corruptos a lo largo de la trágica historia de Honduras..! Recuerden que tenemos la obligación ciudadana de acudir a las urnas y votar con memoria histórica, teniendo presente el mayúsculo daño ocasionado por esa organización criminal, llamada Partido Nacional. Ellos han perdido el derecho a seguirnos “gobernando” porque no conocen la ética y la moral; son inescrupulosos y capaces de cometer cualquier daño..!

Top