HomeEditorialOpinion¿Qué hacer con los hospitales móviles y los responsables de su compra?

¿Qué hacer con los hospitales móviles y los responsables de su compra?

(Por Filiberto Guevara Juárez) Debido a que los primeros dos hospitales móviles vinieron muy tardíamente para ser utilizados durante el impacto en salud por la pandemia COVID-19; se les debe dar una nueva orientación en su uso e integrarlos a la estructura permanente de servicio de los hospitales públicos ya existentes, lo mismo debe hacerse con los cinco restantes hospitales.

Debido al diseño de esos hospitales, para ser utilizados en la especialidad de medicina interna con adaptación fácil al servicio de unidad de cuidados intensivos (UCI); lo mejor es trasladar a esos hospitales el servicio de emergencia de medicina interna; para lograr más espacio físico en los hospitales públicos, con el objetivo de evitar que los pacientes estén en camillas duras en los pasillos de dichos hospitales. Lo menos que se le debe brindar a los pacientes en nuestros hospitales públicos, es una cama limpia y confortable.

Es bueno que se sepa también, que dichos hospitales, en su versión de mayor tamaño, son de 91 camas, y ya por ejemplo, en el cuarto piso del Hospital Mario C. Rivas, hay un espacio para 92 camas, debidamente climatizado y con infraestructura para toma de oxígeno de pared y, con un ascensor para dicha sala, la cual puede habilitarse en una semana. Además, en el triage de Expocentro de San Pedro Sula, hay una sala de hospitalización con 200 camas modernas con movilidad eléctrica, que pueden ser utilizadas para equipar dicha sala. El gobierno no debe apresurarse en instalar inadecuadamente los hospitales móviles, resultando mejor adaptarlos a la infraestructura hospitalaria permanente de los hospitales públicos de nuestro país. No se deben seguir cometiendo más errores.

Es bueno que se sepa también, que el Colegio de Arquitectos de Honduras, presentó una buena propuesta al gobierno a inicio de la pandemia, la cual se desconoce los motivos, por qué el actual gobierno la rechazó. Dicha propuesta contenida en 86 páginas, fue desarrollada por 5 arquitectos y un equipo de consulta médica de 5 personas en distintas especialidades, más una colaboración técnica de un ingeniero de la Organización Panamericana de Salud (OPS), y 4 arquitectos más; todo fue debidamente autorizado por la actual junta directiva del Colegio de Arquitectos de Honduras.

Ellos ofrecieron al gobierno, construir centros hospitalarios temporales para atender a pacientes afectados por la COVID-19 en Tegucigalpa, San Pedro Sula y la Ceiba, en diversos sitios plenamente identificados para tal efecto, incluyendo para Tegucigalpa, el Centro Cívico Gubernamental. Todo ello en el menor tiempo posible.

Ya no hay tiempo para seguir improvisando y cometer más errores, a los que lo cometieron por la compra irregular de los hospitales móviles, se les debe poner a la orden del sistema de justicia de nuestro país, para que se les aplique todo el rigor de la ley. En un Estado de derecho, es lo pertinente. En un país donde nos han hecho creer que existe una forma de gobierno democrática y republicana, eso debe hacerse.

Al respecto, el expresidente estadounidense, Abraham Lincoln, dijo que: “La Democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.”. No obstante, para que ese gobierno responda a los intereses del pueblo ,deben actuar las instituciones de la forma republicana de gobierno, para deducirle responsabilidades legales, al Sr. Marco Antonio Bográn Corrales, al resto de la junta directiva de Invest-H en ese momento, por haber faltado a sus deberes como funcionarios públicos; así como a la cabeza intelectual a la cual tuvo que haber obedecido el Sr. Marco Antonio Bográn Corrales, porque la nación hondureña en plena pandemia ,ha sido afectada en centenares de millones de lempiras. Por eso, toda la nación hondureña tiene derecho a preguntar: ¿dónde está el dinero?

FOLLOW US ON:
Exsecretario de Fina
Cálix increpa al Mi
Rate This Article:
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.