HomeEditorialOpinionQue se privatice todo

Que se privatice todo

(Por Lenin Túpac Alfaro)  En Honduras, los políticos acostumbran a endulzar el oído de los votantes con regalos y promesas. Prácticamente se ofrecen en ofertas y descuentos, en ocasiones al dos por uno (recordemos las campañas de “votar por mí, es votar por tal o cual”) y pagan en “cash” los favores de los periodistas, que son los encargados de hacer de un rufián –un líder virtuoso e impoluto–  es así como, con dinero de la corrupción pública y del crimen organizado, se construyen falsos liderazgos, con base en amores y empatías de compra y venta, al mejor postor.

Ningún político se presenta al electorado tal como es, ni revela sus verdaderas intenciones; los politicastros acostumbran usar máscaras, filtros, maquillaje, poses y ademanes, para esconder su verdadero yo, son auténticos personajes de obra literaria El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde, (por poner un ejemplo alegórico), son una auténtica legión de “demonios “ en una sola persona.

Imaginemos por un momento, que la capacidad de mentir y de fingir, fuese algo ajeno e inexistente a la naturaleza del ser humano y que cada hombre y mujer en la tierra, se viera obligado por una superpoderosa fuerza interior, a decir la verdad cada vez que saliera de su boca, palabra alguna.

lenin6

Visualice a los gobernantes de turno diciendo por ejemplo: “Ciudadanos de mi patria, el endurecimiento de las penas en la nueva normativa penal y la reducción de la edad punible, obedece a una estrategia de privatización del sistema penitenciario nacional, con el objetivo obsceno del enriquecimiento ilícito”, imposible ¿verdad?, y para crear el ambiente propicio (problema- reacción-solución) , se organiza y se lleva a cabo a plena luz del día, una fuga masiva de reos y presos de la cárcel más emblemática del poder constituido.

¡Ah! antes que se me olvide, recuerde que del dinero suyo y mío, se construyeron pozos, se remodelaron y se están construyendo nuevos reclusorios,  todo con un objetivo previamente concebido ¡crear toda una red penitenciaria, con fines de lucro! ¡Privatizar las ergástulas!  ¡Privatizar  penas y  condenas! ¡Privatizar presos y reos! ¡Privatizar salidas y permisos! Y, como objetivo final, lo más infame… privatizar la libertad.

“Que se privatice todo… Y, metidos en esto, que se privatice también a la puta que los parió a todos”: José Saramago.                       

La masacre neoliberal; requiere de políticos doble cara, requiere de psicópatas sin escrúpulos, que prometan el bien y hagan el mal, hombres y mujeres perversos, capaces de privatizar a troche y moche y con fanfarria de roncos olifantes.

FOLLOW US ON:
Fracasan los "planto
Hernández asegura q
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT