Friday, Jul 19, 2019
HomeExclusivasRed de mentiras: Institucionalidad conspira para dejar impune acoso de Ebal contra joven

Red de mentiras: Institucionalidad conspira para dejar impune acoso de Ebal contra joven

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

Las pláticas que sostuvo el secretario de la Presidencia, Ebal Díaz, con Xiomara, su maltratada asistente personal, pasaron de ser de asuntos meramente de trabajo a las insinuaciones que concluyeron en una accidentada noche de excesos y agresiones por el alto funcionario.

Luego de las denuncias interpuestas por la víctima a través de Radio Globo ConfidencialHN el mediático colaborador del titular del Ejecutivo nacionalista Juan Orlando Hernández ha procurado ser un personaje de muy bajo perfil. Probablemente, para ver pasar el aciago momento que vive. Huye de las preguntas incómodas y acude a foros donde sabe que puede impresionar y presionar para que no se le increpe su conducta lasciva.

La noche que le tocó vivir a Xiomara, quien tuvo que ir acompañada de otra amiga a la misteriosa reunión que la convocó su exjefe, acabó con golpes, insultos, llamadas a influyentes políticos para abogar ante un ensoberbecido funcionario que soltara a la víctima y su esposo; a la fecha, la afectada no ha recibido el pago de sus sueldos atrasados mientras laboró para el Instituto de la Propiedad.

Y es que la dama y su cónyuge se están enfrentando a un macabro poder dirigido por Juan Orlando Hernández y su principal operador político, o sea Ebal Díaz, ya que las denuncias interpuestas ante el Ministerio Público por hostigamiento sexual y privación injusta de la libertad han sido desestimadas.

O sea, que la causa 1548435671 fue cerrada administrativamente porque, según información extraoficial, las partes habrían llegado a una conciliación.

El hecho de archivar la denuncia criminal contra el controvertido personaje evidencia la manipulación del Ejecutivo en la independencia judicial y libertad de criterio que deberían tener los operadores de justicia.

Según un auto motivado (pronunciamiento) de la Fiscalía Especial de la Mujer, el argumento de denegar el proceso fue porque «no hallaron indicios» de delitos que habría cometido el secretario de la Presidencia cuando -según el testimonio de la afectada- fue retenida por varias horas en la lujosa Torre Morazán, donde Díaz tiene su oficina y organiza fiestas privadas.

A pesar de las abrumadoras pruebas que comprometen el caso, este fue enviado al olvido; las fiscales Ghina Calderón, Patricia Rivera y la responsable de la unidad María Mercedes Bustillo pasaron por alto el cruce de comunicaciones entre el agresor y su víctima.

Un punto clave donde inició el asedio fue el 11 de noviembre de 2017, cuando Díaz le dijo a su interlocutora que  «no tiene por qué sentirse así, usted tiene algo muy poderoso, poderosisimo que obra en favor y que debe aprender a manejar».

Xiomara respondió que apreciaba sus palabras, pero la respuesta la desconcertó: «¿Está consciente de su arma poderosa? …Su mirada, es profunda, penetrante, aunque usted lo quiera evitar, pero a la vez su mirada está acompañada de su belleza, el uniforme color de su piel, el tamaño de sus ojos que hacen juego con su rostro, eso es muy poderoso porque ud es inteligente y atrevida».

 

No obstante, estos fragmentos de las conversaciones entre ambos y su desenlace no le importaron a las tres operadoras de justicia, sumado a la supuesta conciliación que habría sido alcanzada en fecha no precisada. El esposo de la afectada negó que haya existido un acuerdo al respecto y reafirmó la denuncia interpuesta a mediados de 2018 ante el organismo acusador.

Las pláticas y capturas de la red de mensajería WhatsApp evidencian la otra cara del funcionario, conocido por su conducta arrogante y autoritaria, que se transforma en un refinado libidinoso: «¿Sabe que su mirada se siente…? ¿Pero no la molesto con mis comentarios…? ¡Procuraré no decile esas cosas entonces…! Pero no se lo prometo, será complicado evitar la fuerza de la tentación de decírselo…».

Por las agresiones que recibió el matrimonio, se vieron obligados acudir al Comisionado Nacional de Derechos Humanos para dejar constancia del altercado que tuvieron con el personaje, de acuerdo al expediente 0801-2019-1-17-09 y que fue procesado por Daniel Salcedo, así como las certificaciones emitidas por el Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (Ciprodeh) de que la dama «interpuso denuncia por haber sido objeto de acoso y despido injustificado por parte del señor Ebal Díaz, denuncia que se encuentra registrada en el libro que se lleva en esta unidad, bajo número 057-2018».

Además, este periódico tiene en su poder varios oficios de la Dirección de Medicina Forense, en la cual se solicita a la fiscal Calderón que proceda a enviar a la víctima y su marido a una evaluación siquiátrica a fin de determinar el trauma emocional que recibió por parte del secretario de la Presidencia y que están firmadas por Karen Molina, responsable del área especializada.

Aunque el incidente ha pasado los límites de lo posible, hasta la fecha, Ebal Díaz no ha querido dar una declaración para desmentir las acusaciones en su contra y ha optado por evadir las preguntas de Radio Globo y ConfidencialHN sobre el señalamiento.

Estimado lector, las pruebas son creíbles y confiables porque están certificadas por el mismo Ministerio Público y han sido respaldadas por la defensoría del pueblo y Ciprodeh, por lo que resulta hasta inverosímil que a la fecha ningún funcionario del orlandismo, ni el propio Hernández hayan proferido comentarios o, en el extremo de los casos, se le pida a Díaz su renuncia para someterse a las investigaciones a fin de dilucidad el entuerto.

Al respecto, el esposo de Xiomara declaró ante la fiscalía de la mujer los hechos que ocurrieron en el despacho privado del secretario Díaz:

FOLLOW US ON:
Ultiman a dos person
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT