HomeNacionalRenuncia del jefe de misión de OEA en Honduras deja al país sin esperanza

Renuncia del jefe de misión de OEA en Honduras deja al país sin esperanza

TEGUCIGALPA, HONDURAS

(Spútnik) La renuncia de Juan Jiménez Mayor como jefe de la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih) es preocupante porque su «intachable» trabajo daba esperanza al país, dijo a Spútnik el abogado y activista Paul Zepeda.

«Lamentamos profundamente la renuncia de Jiménez; su presencia en el país en los últimos meses, cuando presentaba los casos en los que estaba trabajando la Maccih, estaba llenando de esperanza Honduras, esperanza en que realmente en algún momento la clase corrupta que ha gobernado el país iba a pagar si cometía actos ilícitos», indicó Zepeda, líder del movimiento ciudadano de los indignados, que encabezó protestas anticorrupción en 2015.

Asimismo aseguró que «la hoja de vida de Jiménez es intachable» y que su renuncia se produce además en un momento de tensión y polarización en el país, donde semanas atrás se registraron hechos de violencia y manifestaciones debido a los polémicos comicios del pasado mes de noviembre, en los que la Alianza de Oposición denunció fraude.

Tras un escrutinio especial, el Tribunal Supremo Electoral proclamó finalmente ganador el 17 de diciembre al actual presidente Juan Orlando Hernández, candidato del Partido Nacional.

«Es penosa su renuncia en estos momentos en los que el país ha perdido la democracia, la única esperanza de Honduras se ha perdido en un momento muy desesperante», insistió el también miembro del Partido Liberal de Honduras.

Jiménez Mayor presentó el 15 de febrero su renuncia como jefe de la Maccih, creada por la Organización de los Estados Americanos (OEA), después de que el secretario general de ese organismo hemisférico, Luis Almagro, enviara una carta en la víspera al presidente de Honduras en la que reflejaba la necesidad de fortalecer la misión.

«Sería necesario fortalecer el funcionamiento de la Maccih dado que a pesar de haber tenido recursos y plena libertad de acción por parte de la Secretaría General no ha sido capaz de arrojar los resultados en cuanto a investigaciones y procesamientos por casos de corrupción que hubiéramos deseado y que le debemos al pueblo de Honduras», indicó Almagro en su carta que envió al mandatario sin comunicárselo a Jiménez Mayor.

Por su parte, el hasta ahora jefe de la Maccih y exministro peruano criticó la falta de comunicación por parte de Almagro, no solo en esta ocasión, sino «desde agosto de 2017» y lamentó que el pasado 30 de enero no se reuniera con él en un encuentro en el que pretendía informarle sobre la situación de la misión.

«La intención de la visita era hacer de su conocimiento los avances en las investigaciones y procesos de los casos (…), las presiones y amenazas que estaba recibiendo con motivo de ellos, la necesidad de contar con autonomía administrativa y los recursos material y humanos necesarios para realizar nuestro trabajo», indicó Jiménez Mayor en su carta.

Su renuncia también se produce después de que en enero la Maccih denunciara un «pacto de impunidad» entre el Congreso y la justicia para frenar investigaciones a funcionarios acusados de corrupción.

«El equipo de la misión se encuentra sumamente preocupado por la reacción de las autoridades del país frente al caso de la Red de Diputados, en donde en lugar de dejar que la justicia haga su trabajo, (…) se emitió el pasado 18 de enero una norma dentro de la ley de presupuesto que indica que no procede la apertura de juicios hasta que el Tribunal Superior de Cuentas concluya sus investigaciones contra los diputados que manejaron programas de ayuda social», añadió en su carta.

A partir de esa reforma, la Corte Suprema de Justicia decidió el pasado 24 de enero archivar el caso Red de Diputados, que investiga a más de 60 legisladores y exlegisladores por corrupción, incluyendo al propio presidente del Congreso y a otros funcionarios que fueron acusados en 2017 por la Maccih y la Unidad Fiscal Especial Contra la Impunidad de la Corrupción (Ufecic).

Jiménez Mayor aseguró en su carta de renuncia que, pese a todos los obstáculos, la Maccih generó resultados contra la corrupción consiguiendo condenas de políticos corruptos como la del exdirector ejecutivo del Seguro Social, Mario Zelaya, quien formó parte del desfalco millonario que se produjo en ese organismo.

La Maccih, que comenzó a operar en febrero de 2016, tiene un mandato de cuatro años, lo que dura el convenio firmado entre la OEA y el Gobierno de Honduras, y su funcionamiento se financia con aportes de la comunidad internacional.

Cualquiera de las dos partes puede darle fin con un preaviso de 60 días.

FOLLOW US ON:
Fuerzas Armadas real
Luis propone a la fi
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT