Estás aquí
Inicio > Internacional > Rusia propone la primer vacuna comestible del mundo contra la COVID-19

Rusia propone la primer vacuna comestible del mundo contra la COVID-19

RUSIA

El Instituto de Medicina Experimental de San Petersburgo, en Rusia, afirmó que su programa durará un año y ofrecerá al mundo la primera vacuna comestible contra el COVID-19.

El Director del Instituto, Alexánder Dmítriev, indicó que los estudios van en marcha y pretenden inmunizar en menor tiempo a más gente.

El costo del proyecto asciende los 200 millones de rublos, hoy día se buscan fuentes extrapresupuestarias de financiación.

Aunque garantizan un buen margen de efectividad, los expertos piden que no sea considerada como una respuesta salvavidas o milagrosa contra la pandemia.

Alexánder Suvórov, Jefe del Departamento de Microbiología Molecular y Laboratorio de Genética Molecular de patógenos del mismo Instituto, indica que esta presentación tiene un fragmento sintetizado del virus en una bacteria, esto se vertió en un contenedor con leche para que a las 24 horas esté listo sólo para empaquetar.

Este tipo de presentación está circulando para inmmunizar contra el neumococo, gripe y estreptococo.

En varios lugares están siendo desarrolladas nuevas maneras de tratamiento e inmunización.

La Universidad de Birmingham desarrolló un aerosol nasal que protege contra el COVID-19; el equipo del Healthcare Technologies Institute de la Universidad creó un aerosol con elementos probados en humanos para proteger las fosas nasales.

En España, el virólogo Luis Enjuanes, del CSIC, desarrolla una vacuna intranasal y de una sola dosis, afirma que esta propuesta es efectiva contra las variantes brasileña, sudafricana y británica.

La empresa Rokote Laboratories Finland tiene en desarrollo una vacuna nasal contra el COVID-19 basada en las investigaciones previas de la Universidad de Helsinki y la Universidad de Finlandia Oriental, cuenta con un adenovirus como portador de ADN clonado directamente del SARS CoV-2.

Top