Estás aquí
Inicio > Nacional > ¿Salud Pública dejaría vencer vacunas donadas por El Salvador?

¿Salud Pública dejaría vencer vacunas donadas por El Salvador?

Por: Juan Alfaro Posadas

Las vacunas que donó el gobierno de El Salvador a siete alcaldes hondureños ya están en el país, pero ahora existe el temor de que las autoridades de la Secretaría de Salud las echen a perder, al no inocular de inmediato a la población más vulnerable de los respectivos municipios.

Esas vacunas deberán aplicarse en lo que resta de este mes, en virtud de que las mismas vencen el 1de junio próximo, según la respectiva documentación.

El alcalde de Ojojona, departamento de Francisco Morazán, José Armando García, dijo que las vacunas ya están en su comunidad, pero que desgraciadamente el personal de la Secretaría de Salud le confesó que hasta el lunes podrían comenzar a aplicarlas, porque sábado y domingo no trabajan.

Algunos personeros de Salud salieron al paso de la denuncia, manifestando que las mismas no se aplicarían por carecer de suficientes jeringas, pero al final, el problema se solventó y las inoculaciones se harán en el centro de salud de ese término municipal.

La verdad es que se ha querido politizar el tema de las vacunas Astra Zeneca donadas por el vecino país, solamente porque los ediles gestores pertenecen a los partidos Liberal y Libertad y Refundación, de la oposición.

Los señores del régimen de Juan Orlando Hernández Alvarado (JOHA) deben saber que, tanto la salud como el hambre no tienen color político, en ninguna parte del mundo. Tener acceso a medicamentos, a una vacuna o a la alimentación es un derecho de todo ser humano, y no un privilegio de unos pocos.

La misma Constitución de la República reza que es deber del Estado brindar salud de calidad a todos sus habitantes, pero desgraciadamente, en los últimos doce años es cuando más abandonados hemos estado en esa materia por parte de los gobiernos.

En tal sentido, esperamos que la administración de JOHA actúe con seriedad y responsabilidad, aplicando los antídotos que con sentido humanitario, de hermandad y solidaridad nos brindó el Presidente Bukele.

También deben saber los funcionarios de la Secretaría de Salud que el virus trabaja los 365 días del año, que diariamente hay nuevos contagios y muertes por la Covid-19.

En consecuencia, hay que sacrificarse permanentemente para contrarrestar la incidencia de la pandemia, tal y como se hace en las naciones vecinas y en el resto del mundo.

Y en Honduras, precisamente, debemos redoblar esfuerzos para inocular a la población porque a estas alturas no se ha cubierto ni el uno por ciento, mientras en otras naciones ya se aplicó la primera dosis y van por la segunda.

En cualquier país del mundo, donde sus autoridades son serias, responsables, tienen sensibilidad social y valoran la vida, invierten en la protección de la salud, educación, y a favor de un sistema alimentario balanceado, enfatizando en la niñez que es el presente y representa el futuro.

Este medio de comunicación social, el pueblo hondureño en general y los siete jefes edilicios, en particular, nos mantendremos a la expectativa sobre el destino que se le dé a las vacunas donadas por El Salvador, que a nuestro juicio, deben orientarse a inmunizar a las personas más vulnerables como los adultos mayores y a quienes presentan patologías de base.

Top