Estás aquí
Inicio > Nacional > Se escribe nuevo capítulo del “show” sobre justicia en caso de saqueo al Seguro Social

Se escribe nuevo capítulo del “show” sobre justicia en caso de saqueo al Seguro Social

Por : Juan Alfaro Posadas

El gobierno “cachureco” a través del elefante blanco, conocido como Ministerio Público, ha comenzado a escribir un nuevo capítulo sobre el “show” montado en relación con la justicia sobre el caso del saqueo al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

A todas luces, eso se enmarca en la campaña política que realiza Juan Orlando Hernández Alvarado (JOHA), con vistas a los comicios generales de noviembre próximo.

Hasta el menos inteligente entiende que las cosas así funcionan, a sabiendas que el Ministerio Público es un organismo inoperante que manipula a su antojo el señor Hernández Alvarado.

En el fondo, quien detenta el poder de la nación no está interesado en atacar a los autores materiales e intelectuales de los saqueos a las instituciones públicas, porque precisamente su administración es la “más corrupta de toda la historia de Honduras”, según lo ha afirmado el ex mandatario Porfirio “Pepe” Lobo Sosa.

En el atraco al Seguro Social, siendo titular del poder Ejecutivo, Lobo Sosa, y a la sazón Hernández Alvarado presidente del Congreso Nacional, participaron más de quinientas personas, entre empresarios, politiqueros y funcionarios públicos del Partido Nacional.

Sin embargo, son pocos los que han caído presos por ese monstruoso saqueo, que asciende a más de 7 mil 300 millones de lempiras. La mayoría de ellos están prófugos y otros se arropan con el manto de la impunidad.

Casi sólo sardinas materiales han estado tras las rejas, y muchas de ellas habían sido liberadas, pero en las últimas horas se les ha incoado un nuevo proceso, para llamar la atención de la opinión pública nacional e internacional.

Los peces gordos de la quiebra al Seguro Social siguen en libertad burlándose del pueblo, e incluso muchos de ellos, ocupan importantes posiciones en la administración pública. Eso ya es normal en Honduras.

También, sucede lo mismo con el robo de 48 millones de dólares para la compra de los siete hospitales móviles basura, con los 35 millones de dólares para adquirir vacunas anti Covid-19, y los 230 millones de dólares que supuestamente se destinarían para atender a los afectados por las tormentas tropicales “Eta” e “Iota”, que golpearon el país en noviembre de 2020.

Asimismo, la corrupción en el manejo de los 80 millones de dólares que se invertirían en la restauración de los centros educativos; préstamos destinados a la reparación y pavimentación de carreteras; a la construcción de hospitales públicos; compra e instalación de13 quirófanos en el Hospital Escuela; 61 millones de dólares para distribuir agua potable en las ciudades y apoyar a los pequeños productores del agro nacional.

Además, sobresale la suma de 4 mil millones de lempiras que Hernández Alvarado le entregó a la cúpula militar a finales de 2019, bajo el falso argumento que sería orientada al desarrollo de la agricultura y ganadería, como si los “chafarotes” fuesen técnicos agrícolas y pecuarios.

Otro robo descarado es el que cometió el alcalde capitalino y candidato presidencial nacionalista, Nasry Juan “Tito” Asfura Zablah, por el orden de unos 28 millones de lempiras, en complicidad con la regidora Nilvia Castillo.

No se nos olvida tampoco los 283 millones de lempiras que un grupo de politiqueros mafiosos de los partidos Liberal y Nacional se robaron de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), que estaban reservados para los grupos de mujeres campesinas diseminados en diversos puntos del país.

Como vemos, el tal Ministerio Público se ha quedado corto o se ha hecho el de la vista gorda en todas esas investigaciones, porque el titular de esa institución, Oscar Fernando Chinchilla, es un títere de JOHA. Él no vela por los intereses generales de la sociedad, sino por los de su amo y la respectiva pandilla.

Chinchilla y JOHA operan en forma sincronizada, tratando de desviar la atención de la población, sobre los rosarios de corrupción cometidos en los doce años de “cachurequismo”.

Si la Fiscalía General del Estado actuara en apego a la Constitución de la República y a su ley orgánica, todos los involucrados en los robos multimillonarios de los fondos públicos, estarían guardando prisión, pero lamentablemente en Honduras sólo delinquen los descalzos y hambrientos.

El poder Judicial, bajo la rectoría de Rolando Argueta Pérez, también es manipulado a su antojo por el usurpador del Ejecutivo, irrespetando el artículo 4 y otros preceptos de la norma de normas que nos habla de la independencia de poderes, y de la alternabilidad en el ejercicio de la Presidencia de la República.

Sin lugar a dudas que el show montado por JOHA y sus lacayos, continuará hasta que se celebren las elecciones del 28 de noviembre de este año.

Ellos aprovechan el proceso de vacunación anti Covid-19, el retorno parcial a las jornadas escolares, el show sobre el robo descarado al Seguro Social y cuantas otras cortinas de humo se inventen, para dar a entender al pueblo que el gobernante es una excelente persona que ama a su patria, cuando sabemos que es todo lo contrario.

El propósito de todo, es levantar el perfil del usurpador, que se vino abajo con sus rosarios de corrupción, los vínculos con el narcotráfico internacional y el encarcelamiento de su hermano Juan Antonio “Tony” Hernández Alvarado.
También destacan, la venta del país a pedazos con las tales Zonas Especiales de “Empleo” y “Desarrollo” Económico (ZEDE), el desprecio por el pueblo hondureño al no comprar las vacunas anti Covid-19 en tiempo y forma y la carencia de educación y oportunidades laborales.

JOHA, quiere lavarse rápidamente el sucio del desfigurado rostro, porque pretende continuar en el poder durante cuatro años más, mediante elecciones fraudulentas, como las de 2013 y 2017, o a través de una Asamblea Nacional Constituyente.

El fin primordial de todo, es evadir la justicia estadounidense, y la hondureña, con un nuevo gobierno justo, democrático y patriota.

La solución, amigos lectores, es que los ciudadanos acudamos en masa a las urnas en las próximas elecciones, y votemos en contra de los saqueadores de los fondos públicos y vende patria, del Partido Nacional. ¡Esta es la gran oportunidad, que no debemos desperdiciar..!

Top