Estás aquí
Inicio > Nacional > Secretario de Defensa: “Honduras ya no es el país más violento del mundo, gracias a las FFAA y a sus instituciones de justicia”

Secretario de Defensa: “Honduras ya no es el país más violento del mundo, gracias a las FFAA y a sus instituciones de justicia”

TEGUCIGALPA, HONDURAS.

“Honduras ya no es el país más violento del mundo, gracias a sus instituciones de justicia”, afirmó este jueves el secretario de Defensa, Fredy Santiago Díaz Zelaya.

“Las Fuerzas Armadas (FFAA) en colaboración con el resto de operadores de justicia hacen que hoy Honduras no sea el país más violento del mundo, ni tiene las ciudades más violentas del planeta”, reiteró.

Asimismo, manifestó que la institución castrense apoya a toda costa al Ministerio Público, Poder Judicial y a la Policía Nacional en el combate a ese flagelo.

Díaz Zelaya indicó que al esfuerzo se ha sumado la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), así como otras instituciones que “hacen posible tener una mejor Honduras”.

Según Díaz Zelaya, las autoridades de seguridad del Estado vienen “trabajando fuerte” en todos los campos.

No obstante, dijo que este debería ser un momento especial para analizar “todo lo hecho hasta el día de hoy” en esa materia.

“Desde luego, siempre hay cosas que habrá de enmendarse y mejorar en el territorio nacional”, agregó.

Según cifras oficiales, en 2019 se registraron en el país 4 mil 51 homicidios, equivalente a una tasa de 44,24 por cada 100,000 habitantes. En la actualidad, las autoridades aseguran que estos indicadores han “mejorado” sustancialmente.

A pesar de las cifras oficiales y de lo afirmado por Díaz Zelaya, la violencia en las calles, en la campiña y en todas partes de Honduras nos indica todo lo contrario. Las matanzas están a la orden del día, y suman 33 en lo que va de 2021.

También se registra un promedio diario de 10 muertes violentas, la mayoría de las cuales son ejecutadas  por los carteles de la droga, las maras y pandillas que siguen operando libremente.

En el país tenemos alrededor de quince instituciones policiales, creadas por el régimen “cachureco” de Juan Orlando Hernández Alvarado, pero ninguna de ellas justifica su existencia, si tomamos en cuenta la creciente ola de violencia.

Sumado a la existencia de esos aparatos policiales, Hernández Alvarado creó el “tazón de seguridad”, que diariamente recibe 2 mil 500 millones de lempiras, según la Secretaría de Seguridad, pero no rinde cuentas a la nación sobre el destino que toman esos miles de millones de lempiras.

Hernández Alvarado ha dicho que “se les acabó la fiesta a los delincuentes” y que “Honduras está cambiando”, pero eso sólo existe en su estrecha mente, comentan los observadores del acontecer nacional.

La mayor parte de las fuerzas policiales y militares del país están ocupadas en cuidar a grandes narcotraficantes, a altos funcionarios públicos, diputados al Congreso Nacional,  generales y a coroneles, mientras el pueblo permanece sin protección, tanto en sus hogares como en el trabajo y la vía pública.         

Top