Estás aquí
Inicio > Editorial > Opinion > Senadores no apoyan “carnicería” de JOHA y fuerzas de seguridad contra hondureños

Senadores no apoyan “carnicería” de JOHA y fuerzas de seguridad contra hondureños

Por: Juan Alfaro Posadas 

El senador estadounidense Jeff Merkley, de Oregón, denunció este jueves en la cadena internacional CNN en Español que el régimen de Juan Orlando Hernández Alvarado (JOHA) y las fuerzas de seguridad llevan a cabo una “carnicería” en Honduras.
Como se recordará, el demócrata Merkley, junto a siete legisladores presentó recientemente el proyecto de Ley de Derechos Humanos y Anticorrupción de Honduras 2021, que busca disminuir el respaldo económico y militar de Estados Unidos hacia el gobierno de JOHA, además de suspenderle la visa de entrada a ese país.
Merkley dijo que como miembro del Senado estadounidense, le preocupa la corrupción desarrollada en Honduras en las últimas décadas, lo mismo que la libertad con que operan los carteles de la droga, su influencia y vínculos con el gobierno y las fuerzas de seguridad del Estado.
Obviamente, que el pueblo hondureño ve con beneplácito el papel que desempeña ese grupo de senadores, afines al Presidente Joe Biden, porque ya no soportamos la imparable ola de violencia, crisis económica, injusticia, carencia de salud, educación, democracia y oportunidades para todos.
Esas desigualdades son las que empujan a miles de hondureños a abandonar la patria que los vio nacer. Nadie quiere dejar su tierra – quizá para siempre-, pero la necesidad los obliga a hacerlo.
A todas luces, esa complicidad entre los grupos criminales y los funcionarios del régimen “cachureco” le provoca un incalculable daño al país, sin precedentes en su historia.
Huelga decir que más de doscientos defensores del ambiente y de derechos humanos han sido asesinados en los últimos doce años; ciento veinte profesionales del derecho; alrededor de ciento ochenta mujeres; unos setenta y ocho periodistas, y por lo menos, ciento treinta luchadores sociales, entre campesinos, obreros, dirigentes de patronatos, garífunas y pueblos originarios.
Últimamente, han derramado su sangre ex policías, empresarios, trabajadores de la construcción, del transporte, una estudiante universitaria de enfermería en el marco del toque de queda.
El jueves anterior fue asesinado un reconocido profesional del derecho, identificado como Melvin Edgardo Bonilla Mejía – amigo entrañable del narcotraficante Juan Antonio “Tony” Hernández Alvarado -, preso en Estados Unidos, y hermano de JOHA.
Todas esas muertes ocasionadas por sicarios, están en la impunidad, porque en Honduras no hay justicia, y el Ministerio Público como ente acusador del Estado, no cumple con la misión que le señala la ley.
El titular de la institución encargada de velar por los intereses de la sociedad, Oscar Fernando Chinchilla, avala las actuaciones del sujeto que detenta el poder ilegal e inconstitucionalmente en el país.
Como muy bien lo estableció el senador Merkley, Estados Unidos no debe ser un socio para apoyar al gobierno y las fuerzas de seguridad que ejecutan la “carnicería” humana en este país centroamericano, sino para impulsar la paz, el progreso y el desarrollo económico y social.
Abrigamos esperanzas porque el proyecto de decreto introducido por el senador Jeff Merkley – orientado a sancionar a Juan Orlando Hernández Alvarado bajo la ley “Kingpin”, como un cabecilla del narcotráfico -, surta los efectos esperados.
De aprobarse esa iniciativa de ley, se prohibiría la entrada del gobernante hondureño a los Estados Unidos, y se congelarían todos sus activos, además de prohibir la exportación de implementos de defensa y municiones a la policía y el ejército hondureños, entre otras disposiciones.
Mientras eso ocurre en la nación del norte, los hondureños patriotas y honestos debemos continuar con acciones en las calles, para presionar la salida del dictador, y comenzar a escribir la nueva historia.

Top