Estás aquí
Inicio > Internacional > Senadores visitan a expresidente brasileño Lula en la cárcel y critican su aislamiento

Senadores visitan a expresidente brasileño Lula en la cárcel y critican su aislamiento

RÍO DE JANEIRO, BRASIL

(Spútnik) Un grupo de 11 senadores de la Comisión de Derechos Humanos del Senado visitó el martes al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) en la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba (estado de Paraná, sur) donde está preso, y criticaron su aislamiento.

«El presidente Lula está bien, dándonos ánimos, pero la indignación es muy grande: un presidente de la República como preso político, en una celda solitaria… La sala es simple, pero el problema no son las instalaciones, el problema es el aislamiento», dijo el senador del Partido de los Trabajadores (PT) Lindbergh Farias, según recoge la formación en un comunicado.

La senadora Regina Sousa afirmó que las condiciones del lugar en que se encuentra Lula son «razonables», con un baño limpio, una mesa, libros y muchas cartas por leer.

«El problema es que el presidente está aislado, es la tercera visita que recibe, y tiene la necesidad de conversar», explicó, y remarcó que Lula pidió que el pueblo no desista y continúe luchando por la democracia.

La semana pasada un grupo de nueve gobernadores de estados del noreste de Brasil intentaron visitar al expresidente, pero se vieron impedidos de hacerlo dado que la justicia solo permite visitas de familiares, amigos y de su abogado, Cristiano Zanin Martins, con quien mantiene contacto diario.

La visita de los senadores fue posible porque la Justicia consideró que no se trataba de una visita política, sino de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, que pretendía evaluar si las condiciones en que se encuentran los presos en ese lugar son adecuadas.

El expresidente se encuentra en una sala especial en la cuarta planta de la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba que antiguamente usaban policías federales de otras ciudades.

Está aislada de otras salas, por lo que no hay contacto posible con otros presos; tiene 15 metros cuadrados, una cama, un baño, una mesa y una televisión.

El exmandatario fue condenado a 12 años y un mes de prisión por presuntos delitos de corrupción y blanqueo de dinero relacionados con la trama corrupta destapada por la Operación Lava Jato.

Lula asegura que es víctima de una persecución mediática y judicial que pretende evitar que participe en las elecciones de octubre, para las que parte como favorito a pesar de estar encarcelado.

Deja una respuesta

Top