Estás aquí
Inicio > Exclusivas > Sin tener contrato suscrito con la ENEE, Semeh se agenció de 160 millones de lempiras

Sin tener contrato suscrito con la ENEE, Semeh se agenció de 160 millones de lempiras

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

Los socios de la empresa Servicios de Medición Eléctrica de Honduras (Semeh) aprovecharon sus ventajas de vender energía al Estado de Honduras o siendo directivos del sistema bancario y de empresas fuertemente cuestionadas para seguir cobrando fuertes sumas de dinero por un deficiente servicio y los usuarios pagaron las consecuencias.

Una investigación de este periódico constata de cómo Fredy Nasser Selman, Arturo Corrales, Guillermo Bueso, Reinaldo Chávez Sosa, Venancio Bueso y otros socios de Semeh aprovecharon la «amistad» con altos funcionarios para cobrar multimillonarias cantidades de dinero sin que existieran contratos que justificaran el servicio de medición.

Para el caso, la compañía privada cobró a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) alrededor de 160 millones de lempiras por los servicios prestados entre enero y junio de 2014 sin tener un contrato vigente; el extitular de la estatal Emil Hawit ordenó que se realizaran los trámites legales y administrativos para «soportar la documentación». Esta gestión se efectuó dos meses antes de que Hawit renunciara a la dirección de la entidad estatal.

El memorando DCCS-528-XI-2015 del 5 de noviembre de 2015, revela que Semeh -conformado, entre otros, por Ingeniería Gerencial, Empresa de Mantenimiento, Construcción y Electricidad (EMCE), Distribuidora Metropolitana, S.A. (Dimesa) y Banco Atlántida- habla sobre las extensiones de contrato hechos a Semeh mediante varios decretos y se alega que es la única empresa con infraestructura montada mientras no se «contratara» los servicios de otro operador.

El dossier que tiene en su poder ConfidencialHN revela cómo Semeh se aprovechó de la falta de un operador que lo sustituyera y agenciarse de alrededor de 160 millones de lempiras. La ENEE, de forma complaciente, aprobó los documentos.

Este hecho remarca la indiferencia que ha habido hacia la ENEE ya que en su momento contó con equipo y tecnología para efectuar el cobro por el servicio que le correspondió hacer a Semeh, pero las presiones de los poderosos hacia los funcionarios de los últimos dos gobiernos lograron que el flujo de dinero llegara a raudales.

El acta JD-EX-08-2014 del 28 y 30 de junio de 2014 en la que se afirma que Semeh «continuó prestando el servicio», según la opinión de uno de los asesores legales de la junta directiva de la estatal, tras responder a la pregunta del representante de la Secretaría de Infraestructura y Servicios Públicos (Insep), Jesús Mejía, de que si está vigente el contrato con Semeh y qué marco legal respalda la junta de la empresa pública.

«Aclara el señor gerente (Emil Hawit) que la honorable junta directiva no se está autorizando un contrato, ni que se pague, lo que se está solicitando es que se autorice a ésta, para enviar la documentación al comité técnico, que es un ente independiente y es quien debe tomar la decisión correspondiente porque esa es su facultad», expone el oficio y el asesor de la Secretaría de Finanzas, Hugo Castillo, indicó que «aquí lo que existe es un reconocimiento de la deuda por ser un servicio que fue prestado. El comité técnico es el que está facultado para autorizar el pago».

Por tanto, «para no interrumpir el flujo de dinero que ingresa al fideicomiso, esta empresa asumió la figura de ‘gestor oficioso’ (como un típico cuasicontrato)» y que la medidora de energía pidió a la ENEE que le pagara por los servicios prestados ya que, a juicio de ellos, «hemos cumplido con una enorme responsabilidad y esperamos que los recibos pendientes de pago sean honrados para alejar cualquier debilitamiento en la seguridad de la prestación de servicio de energía en el país que conlleve la imposibilidad de seguirlo prestando».

Por tanto, la ganadora fue Semeh por el cobro -según papeles de asesoría elegal de la ENEE- de 160 millones de lempiras porque de acuerdo al dictamen «supone como causa eficiente la existencia de un servicio prestado…ha quedado debidamente calificado a través de la certificación de las facturas que ha presentado la empresa Mediciones Eléctrica de Honduras a la ENEE al desconocer la obligación generada por la causa del servicio prestado repercutiría en consecuencias más graves para las finanzas del Estado».

Las justificaciones se basaron en que la empresa pública no había pagado a Semeh los servicios que se «dejaron de pagar» desde el 26 de enero de 2014 porque «no hay un contrato vigente firmado por ambas partes» y que «el jefe de la división de contratos de servicios ha certificado los montos de corresponden a los pagos por los servicios prestados mes a mes, declarando que efectivamente los valores contenidos en las facturas corresponden a lo ejecutado por la empresa».

En una certificación de pago correspondiente a febrero de 2014, la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) pagó a Semeh unos 25 millones de lempiras.

En una certificación firmada por el jefe de esta división, Rolando Alberto Castillo, detalla que entre el 27 de enero al 26 de enero de 2014, fueron trasferidos a Semeh 25 millones 988 mil 788 lempiras con 13 centavos por los servicios de lectura,  emisión de facturas y recaudación de valores y siete millones 564 mil por concepto de pago de cortes y reconexiones efectuadas durante el mes de febrero de 2014.  Por si fuera poco, un oficio de registro #GO-31-14 del 26 de marzo de 2014 establece que la ENEE le debía pagar siete millones 625 mil 809 lempiras con 56 centavos por «conciliar el ajuste por combustible y el Impuesto Sobre Ventas».

A pesar de que el gobierno cumplía a cabalidad las exigencias y presiones de Semeh, esta jamás cumplió con el contrato de prestación de servicios; jamás se cobraron deudas de los grandes empresarios o altos consumidores, se incrementaba de forma arbitraria la tarifa mensual por consumir energía, realizaban el corte del fluido y se olvidaban de la reconexión, a pesar que que tenían que obedecer cada apartado de la concesión hecha a finales de la década de 1990.

De hecho, Semeh jamás entregó a la ENEE la base de datos para que comenzara a funcionar el cuestionado sistema informático al consorcio Indra-SASA y que permanece inservible. Y es que uno de los apartados establece que la firma privada debió tener a disposición de la ENEE una plataforma computarizada que contenga capas de información, la red eléctrica de todoas los municipios de Honduras a donde llega el fluido eléctrico.

Ninguno de los dictámenes emitidos por la institución pública expresa de forma clara si se aplicaron sanciones a Semeh por el incumplimiento del contrato; asimismo, revela que la firma administrada por poderosos ha recibido cuantiosas ganancias sin necesidad de tener obligaciones contractuales con el Estado hondureño y siguen administrando fideicomisos de las empresas públicas que han sido desarticuladas por los dos gobiernos nacionalistas.

La directiva de la ENEE determinó que los pagos a la empresa privada de medición Semeh fuera trasladados a los comités del fideicomiso para hacer realidad la cancelación del servicio. 

Desde la aplicación de esta controvertida figura, se ha privilegiado a empresas vinculadas a poderosos grupos económicos y políticos; especialistas consultados por ConfidencialHN han explicado que la utilización del fideicomiso fomenta la opacidad de la gestión administrativa, se ampara a la sombra del secreto bancario y, por ende, es difícil penetrar a la información de quién es beneficiado con mutimillonarios proyectos que dejan cuantiosas ganancias.

Los fideicomisos ascienden a más de 10 mil millones de lempiras, según datos del Foro Social de la Deuda Externa de Honduras (Fosdeh) y cuya aportación hacen los contribuyentes al efectuar onerosos pagos por nefastos servicios que debería brindar el Estado a través de las empresas públicas.

Deja una respuesta

Top