Estás aquí
Inicio > Nacional > Sorprendidos habitantes de San Marcos de Colón, Choluteca, con construcción de “Zede”

Sorprendidos habitantes de San Marcos de Colón, Choluteca, con construcción de “Zede”

Sin avisar e irrespetando la autonomía municipal, supuestos inversionistas de la denominada empresa “Agroalpha” comenzaron a impulsar un proyecto agrícola en San Marcos de Colón, Choluteca, según denunciaron ciudadanos que se consideran afectados.

El mismo alcalde de San Marcos de Colón, Douglas Ordóñez, declaró que él ignoraba que en su jurisdicción se está instalando una Zona Especial Económica de Desarrollo (Zede), que se dedicará al supuesto cultivo de hortalizas para exportación.

Ordóñez aseguró que se enteró hace algunos días de ese proyecto al escuchar hablar a Juan Orlando Hernández Alvarado, y referirse a esa inversión millonaria, que no viene a beneficiar al pueblo, sino a particulares.

El alcalde Ordóñez sostuvo que a la Corporación Municipal de San Marcos de Colón no se le tomó en cuenta a la hora de comenzar esos trabajos de infraestructura, pues “ni siquiera nos dábamos cuenta que aquí se construiría una Zede. Nosotros fuimos los primeros sorprendidos”.

El jefe edilicio dijo que es una burla y engaño para los habitantes de San Marcos de Colón, una violación a la Constitución de la República, a la Ley de Municipalidades y a otras normativas que inversionistas como Agroalpha vengan a instalarse como cualquier empresa, y luego adopten la modalidad de Zede.

Agroalpha operará, según se sabe, en el lugar de Las Tapias, jurisdicción de San Marcos de Colón. Los predios se sitúan a unos ocho kilómetros, aproximadamente, del casco urbano del término municipal, en una superficie plana sobre la carretera que conduce a Duyure, en el mismo departamento de Choluteca.

.El titular de la comuna de San Marcos de Colón insistió que a él nadie le comunicó que se trata de una Zede, pues sólo nos amparamos en lo expresado por el señor Hernández Alvarado en “varias intervenciones”, destacando en ese sentido a San Marcos de Colón.

También se instala en San Marcos de Colón otra empresa, conocida como “Vallyfresh”, que hasta el momento no se ha declarado bajo la modalidad de Zede, pero ya comenzó a preocupar a los propietarios de predios cercanos.

Como se sabe, el Congreso Nacional aprobó recientemente reformas a la Ley de las Zede, mediante iniciativa del poder Ejecutivo, para darles incentivos fiscales y otros privilegios, a los inversionistas de las mismas.

La respectiva normativa inconstitucional, data de 2013, cuando el señor Juan Orlando Hernández Alvarado se desempeñaba como presidente del Legislativo.

En la actualidad se habla de la instalación de Zede en Choloma, Cortés; y Roatán, Islas de la Bahía; situación que ha incomodado a sus alcaldes y pobladores, porque esos proyectos atentan contra la soberanía e integridad territorial, y despojan de sus propiedades a los originarios de esas jurisdicciones.

El rector de la comuna de San Marcos de Colón, expresó asimismo, que le preocupa qué tipo de inversionistas llegarán, porque el gobierno central no ha sido muy claro, todo se maneja en la oscuridad o en la incógnita para tomar por sorpresa a los pueblos, sin que tengan la oportunidad de defender lo que jurídica, histórica y geográficamente les pertenece.

En las tierras que presuntamente ahora corresponden a la Zede Agroalpha está asentado un grupo campesino, desde tiempos del general Oswaldo López Arellano, mediante el decreto-Ley número 8, de la Reforma Agraria.

Esta compañía inició sus trabajos de infraestructura hace unos cinco meses, pero desde hace ocho años operan otras empresas agrícolas como Agripac y Caribean, en la producción de calabazas y chile para la exportación, en tanto que los labriegos se dedican a sembrar maíz, frijoles y otros cultivos.

Agroalpha tiene unos 200 trabajadores hondureños, que son supervisados por ocho guatemaltecos. Actualmente construyen un invernadero de gran tamaño, donde cultivarán hortalizas, como chiles de color, para venderlos fuera de Honduras.

Si en verdad, al gobierno de Honduras le interesara el desarrollo de la agricultura, ya hubiese financiado al grupo campesino que está asentado en dicho sector de San Marcos de Colón.

Ahí estuviesen trabajando muchos militares con los 4 mil millones de lempiras que el señor Hernández Alvarado le entregó a la cúpula de las Fuerzas Armadas en noviembre de 2019, supuestamente para desarrollar el agro nacional.

En la práctica se ve que esos recursos únicamente sirvieron para engrosar las cuentas de la cúpula de la institución castrense, a cambio de darle protección y seguridad al mandatario nacionalista.

Esta compañía tiene registrado en la Alcaldía de San Marcos de Colón unas 300 manzanas de tierra, y tiene previsto destinar unas 170 para el cultivo de hortalizas, además de la construcción de una planta procesadora.

El alcalde aseguró que esa empresa pagó en la comuna de San Marcos de Colón la tasa ambiental y el permiso de construcción, pero adeuda la cancelación del permiso de operación.

Lo peor del caso, es que el anuncio de Hernández Alvarado, sobre la instalación de una Zede en San Marcos de Colón, vino a dividir a los miembros de la Corporación Municipal: unos a favor y otros en contra, pero no así a los propietarios de terrenos, que se pronuncian por el retiro de esos proyectos que significan el “despojo y la burla para los hondureños bien nacidos”.

Lo peor del caso, es que esas Zede representan un Estado dentro del Estado originario de Honduras. Las mismas tendrán su propia legislación, sus bancos, fuerzas de seguridad, sus jueces y magistrados, policías, educación, salud y cultura, sin la injerencia de las municipalidades y del propio gobierno hondureño.

En la comunidad de Las Tapias de San Marcos de Colón la mayoría de sus habitantes no tiene mucha información sobre las Zede, porque ninguna autoridad los ha ilustrado sobre ese proyecto atentatorio contra la soberanía, integridad territorial y dignidad de los hondureños.

Top