Estás aquí
Inicio > Nacional > Subjefe de medicina forense fue reparado con 393 mil lempiras por no cumplir con sus tres trabajos

Subjefe de medicina forense fue reparado con 393 mil lempiras por no cumplir con sus tres trabajos

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El médico forense hondureño Gustavo Adolfo Roque Pacheco incurrió en traslape de horarios al tener varios empleos en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Ministerio Público y Secretaría de Defensa, según un informe de auditoría practicado en 2010 por el Tribunal Superior de Cuentas (TSC) y fue reparado (debe pagar al Estado) con 393 mil lempiras.

El informe de auditoría  060/2009-DCSD publicado en enero de 2010 da cuenta que el galeno se «multiplicó» en varios trabajos como docente y médico legal, por lo que incurrió en traslape (horarios montados), según la auditoría hecha por el organismo contralor con base a una denuncia ciudadana que se realizó en 2010 y que tiene en su poder este periódico.

De hecho, el informe explica que Roque Pacheco «fue nombrado por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), mediante Acuerdo Nº 2179-1999 como profesor titular III, a tiempo completo en el Departamento de Medicina Interna, dependiente de la Facultad de Ciencias Médicas a partir del 1 de marzo de1999, con un horario por la mañana de 7:00 a 10:00 y por la tarde de 4:00 a 5:00, según consta en Oficio Nº 121-2009 SCDYA de fecha 26 de marzo de 2009 firmado por la Abogada Danne Yakeline Chávez, Jefe de Personal de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras».

«En el año 2007, la Secretaría de Defensa le otorga el Acuerdo de Nombramiento EMH Nº 004, en base al Dictamen D=235(C-1)2007, emitido por la Dirección de Recursos Humanos (C-1) del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Honduras, de fecha 7 de diciembre de 2007, asignándolo a partir del 11 de diciembre 2007, con el grado de Capitán Auxiliar de Sanidad, con horario de lunes a viernes a partir de 9:00 am hasta la 1:00 pm», prosigue el informe.

Posteriormente -detalla la resolución-, es nombrado por el Ministerio Público mediante Acuerdo Nº 623- 2008 de fecha 2 de octubre de 2008, en el cargo de Patólogo Forense en la Dirección de Medicina Forense, «con vigencia a partir del 1 de noviembre de 2008, con un horario de seis (6) horas diarias comprendidas de 1:00 a 7:00 pm, según consta en Oficio Nº DP-73-2009 de fecha 9 de marzo de 2009».

El principal hallazgo hecho por el TSC radica que el acuerdo emitido por el Ministerio Público «es incompatible con el acuerdo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, debido a que se observa un traslape de una hora diaria de 4:00 a 5:00 pm y con el Acuerdo otorgado por la Secretaría de Defensa existe un traslape de una (1) hora diaria de 9:00 am a 10:00 am.

El cruce de horarios en que incurrió el galeno, provocó un perjuicio al Estado de Honduras de unos 393 mil 151 lempiras con 49 centavos. Significa que Roque fue reparado por el TSC ya que tuvo un traslape mensual de 20 horas, pues no podía cumplir a cabalidad las funciones para las que fue contratado en las tres instituciones.

A juicio del Tribunal de Cuentas, el cuestionado profesional tiene responsabilidades civiles por la cantidad de dinero que obtuvo en el ejercicio de sus empleos como médico forense y docente, aunque la ley le da preferencias por la función que le presta a la sociedad, mas no la de incumplir con todos los trabajos que ha venido ejerciendo. Con relación al reparo, el artículo 95 de la Ley Orgánica del Tribunal Superior de Cuentas ordena que al momento que el responsable del reparo devuelva el dinero al Estado, deberá pagar incluso intereses.

Una de las fuentes comentó a ConfidencialHN que por las manos del subjefe de la morgue del Ministerio Público pasan documentos sobre mala praxis médica, las que “son sujeto de manipulación”. Es decir que pueden ser trastocadas para evitar futuras responsabilidades legales. Todos estos incidentes han ocurrido con el conocimiento de Villanueva.

Pacheco, según la información, realizó autopsias de los reclusos del penal de Comayagua que fallecieron calcinados en 2012 que ascendieron a 358, en particular, a quienes “tenían elementos metálicos”. Los otros forenses sólo tuvieron acceso a los cadáveres de los reos que no tuvieran metales en su cuerpo y eran sometidos a un “filtro” cuando se les realizaba placas de rayos X.

En la actualidad, el también militar está asignado a la clínica del Cuartel General del Ejército que opera en la periferia sur de la capital.

Este medio reafirmó en su momento a las irregularidades que se registran en la morgue, en particular, con la cúpula que dirige Julissa Villanueva y un teniente coronel identificado como Roque Pacheco, que ejerce la subdirección y firma como especialista forense sin serlo.

Igual problema ocurre con la jefa forense, pues cuenta con ocho plazas de trabajo y tiene contrato con la UNAH, por lo que suele llegar durante la noche a marcar tarjeta como cualquier empleado, a pesar que permanece ocho horas diarias en la oficina encomendada por el organismo acusador.

OTROS MÉDICOS REPARADOS. Otro de los reparados por el TSC -y que laboró en el Ministerio Público- se encuentra Arturo Álvarez Rubio, pues fue nombrado por la UNAH como docente del departamento de medicina interna con un horario de 7:00 a 10:00 de la mañana y de 4:00 a 5:00 de la tarde. Posteriormente es nombrado en el Ministerio Público «mediante Acuerdo Nº 047-2005 del 11 de noviembre de 2005, en el cargo de Sub Director Nacional de Medicina Forense dependiente de la Dirección de Medicina Forense, con vigencia a partir del 17 de noviembre del 2005 con un horario de ocho (8) horas diarias de 8:00 am a 4:00 pm».

«Es importante hacer mención que el señor Álvarez Rubio debió haber renunciado al cargo de Sub Director Nacional de Medicina Forense nombrado por el Ministerio Público, porque anteriormente ya tenia un acuerdo en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, sin embargo no lo hizo, aun sabiendo que su horario era incompatible, percibiendo en forma indebida su salario. En relación al Acuerdo de Nombramiento otorgado por el Ministerio Público observamos que existe traslape de horario de dos (2) horas diarias, (8:00 a 10:00 am)», revela el informe elaborado en su momento por los auditores del TSC y añade que hubo un traslape de 40 horas mensuales que provocó una pérdida para el Estado de 467 mil 788 lempiras.

El Tribunal de Cuentas se basó en los reparos conforme a las prohibiciones a los médicos empleados ya que «no pueden celebrar contratos de trabajo o aceptar nombramientos implicando la prestación de servicios médicos para dos empleadores durante la misma jornada u horario; traslapar jornadas u horarios. Se entiende por traslape cuando el inicio de la jornada u horario siguiente esta comprendido antes de la hora de la conclusión de la jornada que antecede…Se podrán desempeñar dos (2) jornadas ordinarias de trabajo siempre y cuando no exista traslape de horario.

Además, el  Colegio Médico de Honduras a través de su Junta Directiva «llevará un registro de las jornadas para vigilar el exacto cumplimiento de esta ley…De igual manera contraviene con la Ley del Servicio Civil, Artículo 39 que establece: Las jornadas ordinarias de trabajo para los empleados del servicio público, no será menor de treinta y nueve (39) horas ni mayor a cuarenta y cuatro (44) horas laborables, durante una semana distribuida conforme lo determine el reglamento respectivo. Pero en ningún caso la jornada excederá de ocho (8) horas diarias».

 

 

Deja una respuesta

Top