HomePosts Tagged "Exclusivas"

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El presidente Juan Orlando Hernández se toma muy en serio su seguridad personal. Cada vez que acude a inaugurar un puente, un proyecto de agua potable o brinda declaraciones conjuntas con alcaldes, diputados o altos funcionarios, camina fuertemente escoltado para evitar ser sujeto de agresiones o atentados contra su vida.

El mandatario no quiere vivir la vergüenza del jefe de gobierno español Mariano Rajoy que recibió en 2015 un severo puñetazo en el rostro por un joven indignado que le botó incluso sus lentes, provocando opiniones encontradas: unos a favor del golpe en venganza por las medidas tomadas por Rajoy y otros en contra porque lo consideraron una ofensa. Un fallo en la seguridad apenas costó unos moretones en la cara del dignatario.

Hernández no está dispuesto verse envuelto en esos escándalos y ha preferido portar un “escudo antibalas” en caso de un ataque armado. ConfidencialHN ha descubierto que Hernández se ha preparado para cualquier ataque, ya que los escoltas podrán desplegar el maletín blindado que lo protegerá de agresiones con armas de fuego.

La empresa colombiana “Blindaje portátil” es una contratista de seguridad personal y en su página web  destaca que son especialistas en  “blindajes personalizados y todo lo relacionado con blindajes fuera de lo común”.

“Todos los diseños, son desarrollados para lograr ofrecer máxima calidad, excelentes terminados y protección garantizada. En nuestra línea de productos ofrecemos escudos para la policía, escudos móviles en acero balístico para el ejército, chalecos antibalas, chaquetas antibalas, maletines blindados, escudos para bases fijas y demás desarrollos que permiten solucionar puntos débiles de protección”, destaca la multinacional, aunque no necesariamente provee servicios al gobierno de Honduras, esta compañía es una de las referentes el rubro de la seguridad personal.

Por fortuna, los escoltas presidenciales no se han visto obligados a utilizar el novedoso artefacto de protección personal, ni los complejos anillos de seguridad han reportado conato de agresiones. En este extremo, la última “agresión” que padeció el mandatario durante las marchas de las antorchas encabezadas por indignados por la corrupción en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) que asciende a unos siete mil millones de lempiras.

En esa ocasión, los enardecidos protestantes gritaron a la cara de Hernández –quien se encontraba a menos de un kilómetro de distancia–  y este se vio obligado a huir de la multitudinaria movilización que, hasta la fecha, sigue pidiendo su cabeza.

El guardia presidencial no utilizará el maletín blindado por muchos años y deberá portarla obligatoriamente a cada lugar que se desplace el gobernante.

Hernández, quien preside una de las naciones más violentas del mundo según estadísticas de organismos internacionales, se ha visto obligado a tomarse muy en serio su seguridad personal. Mientras el mandatario se blinda, la tasa de muertos (si bien ha bajado hasta los 57 muertos por cada 100 mil habitantes, según la secretaría de Seguridad) sigue siendo una de las más altas.

Esta tasa, en comparación a Chile que hasta 2015 presentó un estimado de 3.6 homicidios por cada 100 mil habitantes y es la más baja del mundo, sigue siendo elevada y es considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “epidémico”.

El gobernante no deberá preocuparse por mucho tiempo por su seguridad personal ya que, tanto él como los demás expresidentes, gozan de seguridad permanente proporcionada por la Policía Nacional y Fuerzas Armadas y la protección se extiende al entorno familiar. Los hondureños no pueden acceder a esos privilegios que da ser huésped de Casa Presidencial.

 

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El expresidente hondureño, Rafael Callejas, siempre añoró el «sueño americano», tanto, que cuando el gobierno de EE.UU. le quitó la visa, criticó con furia la decisión de Washington porque lo consideró corrupto.

En la actualidad, Callejas «vive» en Miami, acusado de haber dado sobornos en el megaescándalo de la FIFA, que lo tiene con un pie en la cárcel. Pidió al juez que le cambiara el domicilio para estar más cerca de su familia y amigos.

Por ahora, el exjefe de Estado debe vivir como cualquier otro ciudadano en la nación del norte; un grillete electrónico vigila sus pasos y advierte al oficial de libertad condicional por cualquier movimiento anómalo que dé el exgobernante.

Cibernautas han enviado a la redacción de ConfidencialHN imágenes tomados en fecha no determinada del otrora presidente de Honduras, mientras esperaba a un conocido en el aeropuerto Internacional de Miami.

Se puede apreciar en la pierna izquierda que del calcetín brota un grillete electrónico, controlado vía satélite, y envía una alarma en caso que salga del perímetro asignado por la corte que lo juzga.

Mientras llega el juicio que lo puede absolver o condenarlo a una larga pena de cárcel, Callejas es otro ciudadano más en la urbe más famosa del mundo.

 

 

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Mientras el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, promueve la transparencia en la administración pública, los fideicomisos se convirtieron en el mecanismo para el enriquecimiento ilícito y la corrupción.

Desde la aplicación de esta controvertida figura, se ha privilegiado a empresas fantasmas vinculadas a poderosos grupos económicos y políticos que son aliados del titular del Ejecutivo y que tienen acceso a casi todos los privilegios.

Especialistas consultados por ConfidencialHN han explicado que la utilización del fideicomiso fomenta la opacidad de la gestión administrativa, se ampara a la sombra del secreto bancario y, por ende, es difícil penetrar a la información de quién es beneficiado con mutimillonarios proyectos que dejan cuantiosas ganancias.

Por ejemplo, citan los especialistas, los proyectos que se entregan a los responsables de los fideicomisos suelen consistir en alquiler de bienes inmuebles y vehículos, por lo que incumplen con la Ley de Contratación del Estado respecto a las licitaciones y se hacen de manera directa; evitan los engorrosos trámites que exige la burocracia.

Los fideicomisos ascienden a más de 10 mil millones de lempiras, según datos del Foro Social de la Deuda Externa de Honduras (Fosdeh) y se encuentran distribuidos en los programas presidenciales Vida Mejor,  Bono 10 mil y el cuestionado Fondo de Seguridad Poblacional o «Tasa de Seguridad» (administrado por un Comité Técnico) que recauda cada año unos dos mil millones que provienen de los contribuyentes.

En la mayoría de las ocasiones, señala el Fosdeh, no se cuenta con los recursos para financiar la pesada carga de estos programas promovidos desde el gobierno anterior y deben recurrir al sistema financiero para solicitar préstamos que son administrados vía fideicomiso. En este entramado, la entidad gana un 10 por ciento: cinco por ciento por la administración de los recursos y el otro cinco por ciento por la tasa de interés (valor del dinero) por el préstamo.

SECRETOS BIEN GUARDADOS. Hasta el momento, la población no puede saber cómo se utilizan estos recursos; la magistrada del Tribunal Superior de Cuentas (TSC) Daisy de Anchecta, lamentó que el Comité del «tasón» le negara información sobre el alquiler de patrullas a la Policía Nacional por empresas arrendadoras de vehículos.

Añadió la funcionaria que le negaron la información por mandato expreso de la Ley de Secretos Oficiales de 2013, que manda a guardar hasta por 25 años cualquier dato que pueda comprometer la seguridad del Estado.

NADIE SABE Y TODOS CALLAN. El proyecto del Centro Cívico Gubernamental, cedido por el gobierno nacionalista -a través de Coalianza- al banco Lafise, es un claro ejemplo de los negocios secretos. Las normas se imponen, nadie sabe y todos callan sobre la forma de cómo se deben administrar los recursos.

En el caso de Lafise, no tiene voz  ni voto para decidir a quién se le otorga el proyecto de infraestructura, ni a quién se le va alquilar un edificio para que funcione un secretaría de Estado o una institución desconcentrada o descentralizada del Poder Ejecutivo. A fin de cuentas, es Casa Presidencial quien determina a quién se lo adjudica. Es la ley del silencio y basta ser cuadro de confianza del presidente Hernández o un furibundo activista azul.

Con relación al tema, al secretario ejecutivo del Instituto de la Propiedad (IP) y reconocido dirigente del Partido Nacional, José Noé Cortés, se le rentó el edificio donde opera una oficina tramitadora para el registro de placas vehiculares, se limitó a decir que lo hizo a través del fideicomiso ordenado por el gobierno, que establece que cualquier arrendamiento de oficina en Tegucigalpa o Comayagüela se hará mediante esta figura.

VUELVEN «LOS TETOS». ConfidencialHN ha obtenido información exclusiva sobre el edificio que rentó el  que ese edificio que rentó el IP pertenece a los «Tetos», vinculados al monumental latrocinio contra el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) a través de la empresa Comapañía de Servicios Múltiples (Cosem) dedicada a la digitalizacion de la información de los derechohabientes, quien el Ministerio Publico los ha privilegiado con la figura de «testigos protegidos» por la estrecha amistad con el presidente Juan Orlando Hernandez.

Fideicomiso_ilustracion