HomePosts Tagged "Portada" (Page 1152)

MONTEVIDEO, URUGUAY

(Spútnik Mundo) El Gobierno de Uruguay lleva adelante el proceso de compra de un avión presidencial, equipamiento del que el país carece, en medio de críticas a las que se sumó el expresidente José Mujica, quien lo considera innecesario.

«Uruguay no necesita un avión y es bueno que siga siendo así, históricamente fue siempre así», dijo durante el debate parlamentario sobre la cuestión el ahora senador Mujica, perteneciente al gobernante Frente Amplio (izquierda).

El Gobierno busca la adquisición de una aeronave multipropósito que serviría tanto para ser utilizada por el jefe del Estado como para el traslado de enfermos en situaciones especiales.

Los presidentes de Uruguay no disponen de avión propio, por lo cual suelen utilizar aviones de línea para sus viajes oficiales.

Durante su presidencia el extupamaro Mujica (2005-2010) varias veces se trasladó gracias a la gentileza de los gobiernos de Brasil, Venezuela o Argentina.

«Yo me las arreglé siempre como pude, no comparto que haya que comprar un avión», añadió Mujica, conocido por su estilo de vida austero.

En medio de una coyuntura económica menos favorable que el año pasado, el Gobierno de Uruguay ha decidido ajustar el presupuesto público, complicando la compra del avión, cuya licitación termina el próximo mes de septiembre.

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Un testigo protegido denominado «A-1», presentado por el Ministerio Publico en el proceso judicial por el asesinato de Alfredo Landaverde, asegura que la muerte del exasesor en materia de seguridad,  fue planificada por varios oficiales de la Policía Nacional en una casa de Tatumbla, unos 25 kilómetros al oriente de la capital.

En el acta de audiencia que se encuentra en el expediente No.33-2016, al que tuvo acceso en exclusiva ConfidencialHN, en la declaración realizada el pasado 2 de junio, está tipificada como «prueba anticipada del testigo ‘AB-1’ en contra de desconocidos por suponerlos responsables del asesinato de Alfredo Landaverde»; el testigo  abunda en detalles, nombres, lugares y momentos en el proceso de planificación para ejecutar al reconocido dirigente del Partido Demócrata Cristiano.

Si bien hay ciertas contradicciones, el interrogado asegura ante la juez Lisseth Vallecillo Banegas, que en mes de octubre de 2011 estaba asignado en Tegucigalpa, específicamente en la Jefatura Metropolitana uno, distrito siete, en la Colonia San Francisco de Comayagüela, al mando del subcomisario de Policía Dorian Sobalvarro (ejecutado por desconocidos el 6 de abril de 2014 a inmediaciones de la subdirección de Tránsito) quien, dijo «me asignó para su seguridad personal».

Relata en su testimonio, que a mediados de octubre de 2011, mientras conducía un carro picop Land Cruiser, con franjas rojas, se trasladaron a una residencia en Tatumbla y que logró escuchar las conversaciones de su jefe con otros oficiales de policía que -según dijo-, eran comisarios o subcomisarios.

«Yo iba con él (Sobalvarro) en el vehículo y escuchaba conversaciones con otros comisarios, decía mi comisionado, sub comisario y varios apellidos: Chamorro, Murillo, Moncada; comisario Soto y Merlo, que si iban ir a la reunión», luego agregó que escucho cuando su jefe dijo que » hay que callar ese viejo hijueputa (Landaverde), ese viejo chamero ya que los estaba hurgando y que la organización corría peligro».

Según declara el testigo, llegaron a Tatumbla a eso de las ocho de la noche a una residencia; dice que se estacionó fuera de la residencia de donde al abrir los portones salió una dama en una camioneta (Land Cruiser) Prado color blanco con gris» abrió el vidrio, era una dama y un niño, le entregó unas llaves, le dio un beso, cargó el niño y después ella se fue con rumbo desconocido», describe el testigo A-1.

Prosigue con su testimonio asegurando que su jefe (Sobalvarro) se introdujo a la casa y le dijo que se quedara cuidando el vehículo y escuchando música «a los 15 minutos  llegaron dos vehículos, una Land Cruiser blanca  camioneta y un pick-up doble cabina color  como gris», los vehículos, dijo, los estacionaron afuera.

«Recuerdo que andaban varios oficiales uniformados, en lo que yo pude reconocer al subcomisionado de policía Ricardo Murillo Matute, lo acompaña el subcomisionado Chamorro Gotay, el comisionado Kenneth Sabillon y un comisionado que decía en su fichero Videz «C» y, luego agregó que en el doble cabina «andaba el comisario  Constantino Zavala, el vehículo era conducido por un hombre de civil y atrás andaba el comisario de policía Moncada, jefe del distrito de la Granja 1-5».

Recuerda en su testimonio que todos se bajaron de los vehículos, menos uno, y  que personalmente saludó al comisionado Murillo quien le preguntó por Sobalvarro, indicándole, después de saludarlo, que éste se encontraba dentro de la casa «vino el comisario Zavala y le dijo a Flores Santos, el que andaba ropa de color, ‘que metiera los carros’, después de eso se cerro el portón eléctrico», confiesa.

Asegura que se fue atrás de la casa, la que describe como una residencia aislada, «que está al fondo, ventanas de vidrio, amplia, portón eléctrico, color marrón o anaranjado, muro alto, me fui por unos bloques, me trepé para escuchar», afirma.

El testigo protegido al declara ante la jueza de audiencia dice haber escuchado la siguiente conversación «ya que estamos reunidos el MAZCA está listo, tenemos la patrulla 105 coordinando y el elemento que la conduce es de confianza y vamos a matar a ese viejo cabrón de Landaverde, ya estamos planificando, pero hay un problema que es Salgado, en la ruta de escape, no puede ser por el anillo porque es jurisdicción de la Kennedy a caer a Villa Vieja».

Luego agrega: «después de esa conversación me retiro del muro al vehículo que me dejaron cuidando. La reunión, dijo, duró aproximadamente unos 50 minutos o una hora», señala que tanto la camioneta y el picop en que llegaron los oficiales se fueron con rumbo desconocido». Entonces prosiguió: «Dorian me ordenó que me fuera en la paila del vehículo regresando al lugar designado que es el distrito 1-7 de la San Francisco» .

Dice en su testimonio que luego de «haber visto todo lo que vio y para evitar problemas» pidió que lo trasladaran al distrito policial del Barrio La Granja de Comayagüela, «para ese entonces ya a todos los habían relevado por la muerte del hijo de la rectora (Julieta Castellanos), un policía de apellido Mendoza decía que a todos «los sapos los vamos a matar, por eso pedí mi traslado», asegura.

Finalmente el supuesto policía presentado como testigo protegido del Ministerio Público, asegura que por temor a su vida no pudo seguir en la Policía. «La verdad es que todos han sido matados, él Dorian (Sobalvarro) ya lo mataron», sentencia.