Tasa de Seguridad quiso ocultar documentos por compra de lujoso avión de JOH

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

La compra del lujoso jet presidencial Embaer Legacy 600 se realizó de manera directa por el gobierno hondureño a la empresa irlandesa ECC, con los fondos que fueron aportados por el Comité Técnico del Fideicomiso de la Tasa de Seguridad y se pretendió mantenerlo oculto a fin de no hacer una rendición efectiva de cuentas sobre el uso de tales recursos.

Este periódico dio con el contrato de compraventa del aparato usado por Hernández para sus giras de trabajo y placer por el mundo, la cual fue firmada por el exsecretario de Defensa, Samuel Reyes y el representante de la empresa privada ante Tasón, Juan Ramón Molina por un monto de 14 millones 295 mil dólares que fueron pagados a ECC Leasing Company Limited.

El documento establece que el gobierno pagó por enganche un millón de dólares exactos, a fin de que el constructor aeronáutico dejara en reserva la aeronave fabricada en 2009 o como «carta de intenciones» de compra y, posteriormente, desembolsó 13 millones 295 mil dólares tras la realización de las pruebas técnicas que solicitó la Secretaría de Defensa Nacional y que el proveedor entregara las garantías correspondientes.

Sin embargo, el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad, pasó por alto las normas ya establecidas por la Ley de contratación del Estado.

La herramienta legal exige a todos los poderes públicos que para hacer contrataciones, tienen que establecer una convocatoria a proveedores, el proceso de precalificación, la apertura de ofertas y la selección de la empresa que debería proporcionar los servicios.

A fin de quedar bien con el jefe del Ejecutivo nacionalista, los miembros del consejo que dirige de manera personal Hernández, destinaron el dinero, según el oficio TSP-0693-2014, que emitido el 10 de octubre de 2014 y en la que se pidió al expresidente del Banco Central de Honduras (BCH), Marlon Tábora, que pagara a Embraer los 14 millones de dólares para comprar la aeronave Legacy 600, serie 14501091, matrícula N991EC y que fue aprobada por la resolución CNDS 101-2014.

Para la compra del aeroplano, se presentaron facturas emitidas por el Tasón, actas de recepción, el pago a la subsidiaria de la empresa brasileña y la respectiva prueba de pilotaje del avión, por lo que se procedió a pagar la fuerte suma de dinero a ECC a través del Citibank de Nueva York, según el documento que tiene este periódico en su poder.

Aunque la compra fue directa, tanto Molina como Reyes, colocaron cláusulas para aparentar que todo se hizo con base a la Ley de contratación del Estado; incluso, la referida norma ya establece las condiciones en las que se deberían realizar las adquisiciones directas a fin de procurar la transparencia en los procesos para acceder a bienes y servicios.

Los dos funcionarios, con el contubernio de Hernández, pasaron por alto el artículo 63 de la norma ya que señala de que las compras directas pueden ser menores a 240 mil lempiras mediante tres cotizaciones, mientras que para las que superan tal cantidad deberán ir a licitación privada y las que rebasan los 550 mil van a licitación pública. Sin embargo, el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad se tomó atribuciones que no le corresponden.

A la fecha, ningún miembro del régimen nacionalista ha dado una explicación al respecto, salvo el jefe del Tasón que se limitó a decir que la compra fue mediante una donación hecha por el gobierno de Taiwán. En cambio, Taipéi negó haber regalado dinero al Ejecutivo nacionalista para el avión que usa Hernández para movilizarse por el mundo.

 

Related

JOIN THE DISCUSSION