Estás aquí
Inicio > Nacional > “Tasa de Seguridad sirve para escoltar funcionarios, no para proteger al dueño de una pulpería del cobro de extorsión”, señala abogado

“Tasa de Seguridad sirve para escoltar funcionarios, no para proteger al dueño de una pulpería del cobro de extorsión”, señala abogado

TEGUCIGALPA, HONDURAS.

Se prevé que el Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la Nación para el año fiscal 2022 aumente en unos 20 mil millones de lempiras, y como siempre vuelva a favorecerse a las Fuerzas Armadas y a la Secretaría de Seguridad, con significantes asignaciones.

Al respecto, los profesionales del derecho cuestionan que se le vaya a asignar más presupuesto a los órganos de seguridad del Estado y a la institución castrense, cuando en la práctica no justifican las partidas económicas que les conceden.

“Vemos la tendencia de un fuerte incremento del presupuesto general del país, pero lo triste es que se observa un aumento en el área de seguridad y hacia las Fuerzas Armadas”, cuestionó el abogado Elvin Carrillo.

¿Cómo es posible que se pretenda incrementar el presupuesto en seguridad y hacia las Fuerzas Armadas, cuando existe un “tasón” específico para ese tema?, se preguntó el profesional del derecho.

Carrillo dijo que existen una serie de cuestionamientos  por la “secretividad” en el manejo de los fondos de la Tasa de Seguridad, porque lo correcto es que haya transparencia y rendición de cuentas sobre los recursos que provienen de la población.

Tras destacar que en el país nada debe ser oculto o permanecer en la oscuridad, porque la misma Constitución de la República contempla la existencia de los órganos contralores, que deben velar por una administración sana y honesta de los impuestos que pagamos los hondureños.

El togado destacó que los dineros del “tasòn” no se ven reflejados en materia de seguridad, y por ende, se desconoce qué destino toman los mismos, porque la delincuencia sigue creciendo en forma alarmante a nivel nacional.

“Dicen que se pretende combatir la inseguridad, pero expulsaron a la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (MACCIH). Entonces, esa es una contradicción a la política de seguridad”, reflexionó.

Carrillo recomendó que en este tiempo de crisis por la pandemia de la Covid-19, se abstengan de seguir erogando presupuesto en gastos corrientes, para que esos fondos se inviertan en prioridades como la educación y salud.

“El “tasòn” es un derroche, pues sirve únicamente para que los altos funcionarios del Estado y sus amantes se transporten en lujosas camionetas blindadas y escoltadas por elementos militares o del orden público, pero no para proteger al pulpero cuando lo llegan a asaltar o extorsionar”, argumentó.

En consecuencia, el entrevistado es del criterio que el presupuesto de la nación, correspondiente al próximo año, se reasigne a las verdaderas prioridades del pueblo, y que paralelamente se elimine el denominado “tasòn” de seguridad, con vistas a corregir los errores cometidos por la presente administración cachureca.

Top