Estás aquí
Inicio > Política > ¿Temor?: Se desintegra tribunal partidario que conocería denuncias contra Luis

¿Temor?: Se desintegra tribunal partidario que conocería denuncias contra Luis

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El tribunal disciplinario que debía conocer la denuncia contra el presidente del Partido Liberal de Honduras, Luis Zelaya, fue desintegrado a fin de tener relación con el caso que podría haber llevado a quitarlo de la conducción del ente político, según un documento al que tuvo acceso este periódico.

El expediente TDPLH-02-2018 del 9 de octubre de 2018, firmado por Karlo David Chávez y Napoleón Andrade Castro, en su parte resolutiva acuerda que «queda suspendido el presente proceso hasta tanto no se tenga integrado el tribunal disciplinario».

Y es que la mayoría de los ‘jueces’ dieron pretextos para mantenerse al margen de cualquier juzgamiento contra el también excandidato presidencial. Las excusas van desde renuncias por inhabilidad expresa en los estatutos hasta recusaciones al alegar que son «juez y parte».

La denuncia interpuesta por el integrante de la juventud liberal José Eguigurens contra Zelaya por nepotismo, autoritarismo, atentar contra la legalidad, entre otros, provocó una suerte de estampida de los miembros del flamante órgano de justicia partidaria, presidido por Jair López, quien decidió abstenerse de ir contra su jefe, al alegar que «actúa como apoderado legar del señor Luis Orlando Zelaya Medrano en otro caso, quien a su vez es parte denunciada».

Asimismo, Lilian Rosario López, secretaria del ente colegiado «se encontrará fuera del país del 14 al 30 de octubre y por tanto no podrá integrar el tribunal en este periodo de tiempo». Otro de los ausentes será Carlos Humberto Arita, pues aseguró que «se encuentra inhabilitado por aplicación del artículo 15 inciso b del reglamento interno del Tribunal Disciplinario del Partido Liberal».

Con estas misteriosas deserciones, se desarticula el equipo que daría proceso a una posible salida de Luis de la formación opositora, en un momento cuando ha abierto muchos frentes contra sus propios compañeros, en particular, contra el bando leal al jefe de bancada Elvin Santos, a quienes les montó procesos sumarísimos para expulsarlos, aunque tuvo que recular y trasladar la responsabilidad al tribunal presidido por su mejor amigo y que concluyó en una decisión que «no agradó» al bando que tomó distancia del entonces candidato.

Luego de este hecho, es poco probable que leales a la causa liberal pretendan ir contra Luis, quien tomó mañas y prácticas de la política tradicional para convertir a la centenaria formación -conocida por sus contradicciones entre facciones progresistas y conservadoras- en un partido de corte vertical, donde su palabra sea la única e indiscutible.

El novel político ha tenido que echar mano de un manual confeccionado por una consultora española orientado a sacar de circulación a los cuadros incómodos y prominentes figuras que tienen influencia y caudal político al punto de desequilibrar cualquier correlación de fuerzas que se pudiera construir para dirigir el partido hacia la toma del gobierno.

Deja una respuesta

Top