Estás aquí
Inicio > Nacional > Venta del territorio nacional versus independencia y soberanía

Venta del territorio nacional versus independencia y soberanía

Por: Juan Alfaro Posadas

El régimen “cachureco” de Juan Orlando Hernández Alvarado (JOHA) celebró este miércoles con bombos y platillos el día de la Bandera Nacional, marcando el inicio de las “fiestas patrias”.

Pero, ¿con qué autoridad ética y moral, el señor Hernández Alvarado podrá celebrar la fecha dedicada a nuestro brillante pabellón de las cinco estrellas, en el marco de la independencia nacional, cuando él es el padre y promotor de la creación de las Zonas Especiales de “Empleo” y “Desarrollo” Económico (ZEDE)?

De todos es conocido que el proyecto malévolo y perverso de las ZEDE busca segregar el territorio nacional para crear Ciudades-Estado (enclaves), dentro del suelo hondureño, con autonomía, su propia legislación, órganos de justicia, seguridad, sistema tributario, financiero y otras entidades..

Esas ZEDE o Ciudades-Estado serán compradas por empresarios nacionales y extranjeros, con antecedentes ligados al narcotráfico, lavado de activos y delitos comunes, para esconderse y blindarse, ante cualquier extradición o persecución judicial.

Obviamente, que la inmensa mayoría de los hondureños no estamos de acuerdo con esa decisión, porque atropella la autonomía municipal, expulsa de sus territorios a miles de compatriotas, transgrede la cultura, enajena las riquezas de esas zonas, y lesiona la soberanía e integridad territorial.

Esos planes concebidos por Juan Orlando Hernández Alvarado y Porfirio “Pepe” Lobo Sosa desde 2013, violan la Constitución de la República, en tanto las Fuerzas Armadas devienen obligadas a actuar a favor de los intereses nacionales, pero los altos oficiales de esa institución se han convertido en activistas del Partido Nacional y en defensores de los capos de la droga.
Como vemos, el hombre que detenta el poder de la nación no puede llenarse la boca con palabras huecas preñadas de ironía, maldad, hipocresía e ignominia, al decir que el 15 de septiembre vamos a festejar el bicentenario de la independencia nacional y centroamericana.

Hoy más que nunca, la patria está en peligro, porque ha sido secuestrada por un grupo de mafiosos con ambiciones desmedidas, sin precedentes en nuestra triste y negra historia.

Hemos perdido la libertad, somos más dependientes, menos soberanos y estamos sometidos a la esclavitud moderna, por culpa de los delincuentes que mantienen secuestrado el Estado hondureño.

En consecuencia, no tiene lógica que el usurpador nos venga con el viejo cuento, la cantaleta o la frase trillada que vamos a celebrar la independencia, y que en honor a ello se emitió y puso en circulación un billete de doscientos lempiras, que en la práctica viene a estimular la inflación y devaluación de la moneda nacional, el Lempira.

Así que no podemos celebrar la independencia en los momentos en que un grupo de bandoleros, al margen de la norma de normas, vende la patria a delincuentes nacionales y extranjeros. Eso es parecido a que en el seno de una familia, un mal nacido opte por ponerle precio a su madre, sin consultar y en perjuicio de sus demás hermanos.

¡JOHA y su pandilla podrán vender a sus respectivas madres, si sus hermanos se los permiten, pero jamás, nunca, podrán subastar la patria hondureña que nos legaron nuestros próceres, porque no lo permitiremos, por ningún punto..¡

Esos antisociales no son los propietarios o dueños de la Honduras de 112 mil 492 kilómetros cuadrados. La patria corresponde o pertenece a todos los hombres y mujeres con dignidad, honestidad, de corazón robusto y trabajadores, que nacieron en su santo seno.
La lucha tenaz, de principios y arraigada a la memoria de quienes construyeron la nacionalidad hondureña, continuará en las calles, avenidas, plazas públicas y parques de la geografía nacional, hasta parar a los bandoleros, piratas y bucaneros del siglo XXI y nuevo milenio, que buscan apropiarse de nuestro sagrado territorio.

El último paso lo daremos el domingo 28 de noviembre de este año, cuando los ciudadanos abocados a las urnas, desde muy temprano, le digamos ¡NOOO! a los corruptos cachurecos vende patria, que pretenden aferrarse al poder, para adueñarse del territorio y de nuestras vidas.

Top