HomeView All Posts – Whole Post (Page 4)

MOSCÚ, RUSIA

(Sputnik) Los expertos de derechos humanos de la ONU instaron al Gobierno estadounidense a reducir la población penitenciaria para prevenir grandes brotes de COVID-19, dice un comunicado en la página web de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (Acnudh).

«Se debe identificar inmediatamente a los que están en mayor riesgo, teniendo en cuenta las situaciones de vulnerabilidad, y se deben tomar medidas para su liberación», dijeron los expertos citados en el texto al referirse a los reclusos.

Destacaron que «a pesar de algunos pasos a nivel federal y estatal para reducir la población carcelaria, la respuesta del Gobierno ha sido insuficiente».

En este contexto los expertos de la ONU llamaron a EEUU a dar pasos inmediatos, apelando que la falta de medidas oportunas puede tener consecuencias de largo alcance.

Se explica que las personas en prisión son especialmente vulnerables para el COVID-19 porque «en estos espacios cerrados, y a menudo hacinados, es imposible cumplir con las medidas básicas de protección como el distanciamiento físico y las normas de higiene».

Se agrega que para muchos encarcelados las condiciones médicas preexistentes aún aumentan el riesgo de muerte.

En particular, la ONU pidió que se utilicen «las alternativas disponibles a la detención para los migrantes encarcelados en los centros administrativos superpoblados e insalubres a fin de contrarrestar el riesgo de un brote del COVID-19».

Además, llamó a las autoridades estadounidenses a suspender deportaciones, expulsiones y otras formas de retornos forzados.

De acuerdo con las normas internacionales, cualquier Estado debe garantizar que los detenidos tengan acceso al mismo nivel de atención médica que está disponible en la comunidad, independientemente de su ciudadanía, nacionalidad o estado migratorio.

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Las intensas lluvias que han caído en la capital y la saturación del suelo, provocó que colapsara un muro perimetral de la colonia Mayangle.

El derrumbe representa un peligro para transeúntes y vehículos que circulan por el lugar situadio a inmediaciones del Instituto San Francisco.

También genera riesgo los tres transformadores de energía que están colocados sobre una plataforma de madera y están a punto de caer y provocar una tragedia.

Los vecinos del lugar hicieron un llamado a las autoridades de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) y de la Empresa Nacional de Energia Eléctrica (ENEE), para que intervengan ante la emergencia.

Los socorristas del Cuerpo de Bomberos reportaron en horas de la noche del caída de árboles y viviendas inundadas por la fuerte correntada de agua tras saturaciones de tragantes.

El Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos), las lluvias continuarán este viernes en varias regiones del país, por lo que el organismo de protección civil, ha emitido una alerta verde para cuatro departamentos.

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Unos tres corredores alimentarios abrirá el Programa Mundial de Alimentos (PMA), para ampliar su asistencia ante la crisis del nuevo coronavirus en América Latina.

Esta disposición, fue creada para enfrentar la pandemia del Covid19, ya que se espera que el número de personas en inseguridad alimentaria grave crezca este año en 10 millones.

Cabe señalar, que un corredor tendrá su base en Honduras para apoyar las necesidades en Centroamérica, otro en República Dominicana para asistir a Haití y el suramericano, centrado en ayudar especialmente a migrantes y refugiados venezolanos, se basará en Colombia, según declaraciones de la portavoz del PMA, Elisabeth Byrs.

Agregó que el principal centro regional del PMA en Panamá, que también ha participado estos meses en la entrega de equipamiento médico contra el SARS CoV2 en países en varios países de la región, lo que ayudará a coordinar estas actividades.

Además, el órgano especializado de la ONU ya ayuda con raciones de alimentos y subsidios a unos 400 mil migrantes en vulnerabilidad en Colombia y Ecuador, así como a 29 mil familias afectadas por la crisis de coronavirus en Honduras y otras 3 mil en el Salvador, entre otras campañas, señaló Byrs.

Asimismo el PMA pronostica que debido a la pandemia el número de personas en inseguridad alimentaria grave en la región pase de los 3,4 millones de 2019 a casi 14 millones en 2020.

Concluyó que preocupa la situación de comunidades desfavorecidas en Haití, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, así como los migrantes venezolanos en Colombia, Peru y Ecuador.

Confidencial HN