Estás aquí
Inicio > Editorial > Opinion > ¿Y las vacunas contra la Covid-19..?

¿Y las vacunas contra la Covid-19..?

Por: Juan Alfaro Posadas

La gran pregunta cotidiana de la población hondureña es cuándo llegan las vacunas contra la Covid-19, o si por el contrario, nunca llegarán, porque el gobierno de la República a través de la Secretaría de Salud se hace el desentendido.

El régimen de Juan Orlando Hernández Alvarado (JOHA) nos ha mentido reiteradamente sobre la llegada de las tales vacunas, así como sobre otros temas de interés nacional, y es por esa razón que a estas alturas, ya nadie le cree nada.

En cadena nacional de radio y televisión se aseguró que esos recursos inmunizantes llegarían en enero de 2021, luego que en febrero, después en marzo, y ahora ya no hayan qué decir.

Lo más seguro es que las llevadas y traídas vacunas nunca llegarán, porque el presupuesto que tenían destinado para ello lo convirtieron en un cheque de viajero o lo desviaron para la campaña política del Partido Nacional.

Lo malo no sólo es que desaparezcan los fondos destinados a combatir la pandemia, sino que pretendan seguir mintiéndole a la población, a sabiendas que nadie les cree absolutamente nada.

Desde que se inició la pandemia el gobierno no ha comprado ni una tan sola vacuna, porque las adquiridas en pequeñas cantidades han sido donaciones, y están destinadas a inocular al personal de salud que está en la primera línea de batalla.

De repente, siguen a la espera de que la Organización Mundial de la Salud (OMS), o cualquier país amigo les obsequie determinada cantidad de vacunas, para después pretender hacer creer a la opinión pública nacional que fueron compradas mediante préstamos. De la administración de JOHA cualquier cosa puede esperarse..

Cómo es posible que el resto de países de Centroamérica ya hayan comprado millones de vacunas para inmunizar a sus habitantes, y a estas alturas vayan por la segunda dosis, mientras nosotros seguimos con las manos extendidas para que nos hagan donaciones..?

Eso demuestra el desprecio que el régimen cachureco siente por el pueblo hondureño, como queriendo dar a entender que prefiere que perezcan por el virus, antes que hacer las respectivas adquisiciones.

De todos es sabido que la Constitución de la República, en vigor, nos dice que es deber del Estado brindar de manera gratuita – la debida atención en materia de salud a todos sus habitantes -, porque ese es un derecho de todos y no un privilegio de unos pocos.

La salida inteligente del gobierno cachureco debe ser permitir cuanto antes que los laboratorios privados, hospitales e institutos de previsión social adquieran la vacuna para inocular a los hondureños de ambos sexos, de todas las edades y diversos estratos sociales.

Al fin y al cabo, que el recurso terapéutico se ofrezca al público a un precio módico, para que pueda fortalecer sus defensas, y evitar ser víctima del coronavirus, que ya ha cobrado miles de muertes.

En toda la historia de Honduras este es el gobierno más incapaz, mentiroso, negligente, corrupto y ligado a los cárteles internacionales de la droga, que ha visto con mayor indiferencia a sus habitantes, a sabiendas que el aparato estatal con toda su burocracia improductiva se sostiene con el pago de nuestros impuestos.

Sin embargo, abrigamos esperanzas en que el pueblo tome conciencia patriótica y se sacuda a esta nefasta administración nacionalista en las elecciones generales de noviembre próximo, votando por caras nuevas y decentes de otras fuerzas políticas.

Top