Estás aquí
Inicio > Nacional > ZEDEs son resultado del fracaso en resolver los problemas de desempleo y pobreza en Honduras

ZEDEs son resultado del fracaso en resolver los problemas de desempleo y pobreza en Honduras

TEGUCIGALPA, HONDURAS.

Las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) “son el ejemplo más claro de la inoperancia para resolver los problemas de desempleo y pobreza en Honduras”, declaró este lunes la ex presidenta del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), Juliette Handal.

La empresaria señaló que el país necesita generar fuentes de empleo para alcanzar el progreso, desarrollo, mejor calidad de vida de sus habitantes y mantener la paz social, pero “sin violar la Constitución dela República”.

Dijo que otros países generaron empleo, alcanzaron estadios de progreso y desarrollo en corto plazo, aplicando las leyes a los corruptos, con mucho trabajo y sin necesidad de vender el territorio nacional, como lo está haciendo Juan Orlando Hernández Alvarado (JOHA).

Handal recordó innumerables proyectos con la promesa de crear fuentes de empleo, y puso como ejemplo el 2020, que pretendía generar 600 mil puestos de trabajo.

“Como todo eso no les ha funcionado, se inventan cosas, pero esta última ‘creatividad’ de las  (ZEDEs), es un abuso e impunidad, porque violenta los artículos pétreos de la Constitución de la República, inherentes al territorio, y a la soberanía nacional”, cuestionó.

La ex titular de la más grande organización empresarial del país insistió en que las llamadas “ciudades – estado” dentro del Estado hondureño, representan el fracaso en la obligación de  resolver los problemas de desempleo y pobreza que nos agobian, y empujan a las familias hacia el exterior en busca de oportunidades económicas.

La entrevistada señaló que todas las personas que impulsan las ZEDEs – comenzando por Hernández Alvarado -, deberían ser investigadas y acusadas por la Fiscalía ante los juzgados correspondientes, por la comisión del delito de traición a la patria, que es imprescriptible.

Comentó que las Fuerzas Armadas de Honduras  (FFAA), que deben ser garantes de la soberanía nacional, la integridad territorial y la alternabilidad en el ejercicio de la presidencia de la República,  “están calladas”, porque saben que actúan fuera del marco de la ley primaria.

Esa institución ha perdido el camino y la misión para lo que fue creada, y en consecuencia, lo más correcto y saludable es que desaparezca, porque no nos presta ninguna utilidad. Simplemente representan un gasto, cuyo presupuesto debería destinarse a educación y salud, que son la piedra angular en el desarrollo nacional, concluyó.  

Top