Tuesday, Aug 20, 2019
HomeInternacional (Page 329)

RÍO DE JANEIRO, BRASIL

(Spútnik) El nuevo ministro de la Casa Civil (equivalente al jefe de gabinete) de Brasil, Onyx Lorenzoni, aseguró que la principal misión del Gobierno de Jair Bolsonaro será poner fin a las ideas socialistas y comunistas.

En su opinión, los brasileños se expresaron en las urnas de forma clara, pidiendo un «basta a las ideas socialistas y comunistas» que predominaron en Brasil en los últimos 30 años y que derivaron en el actual «caos» que vive el país.

Lorenzoni dio esta respuesta al ser preguntado por el cese de muchos funcionarios públicos que trabajan en los ministerios, y que ahora pasarán por un filtro del nuevo equipo para evitar que personas con determinadas ideologías trabajen en el actual Gobierno.

El jefe de gabinete de Bolsonaro prometió el miércoles «despetetizar» (en referencia al izquierdista Partido de los Trabajadores) la Casa Civil, a pesar de que el partido no gobierna Brasil desde 2016, cuando asumió como presidente Michel Temer.

«Tenemos la valentía de hacer desde el principio lo que el otro Gobierno (en referencia a Temer) no hizo: limpiar la casa, porque es la única forma de hacer las cosas con nuestras ideas y nuestros conceptos», aseguró.

Lorenzoni hizo estas declaraciones tras la primera reunión de Bolsonaro con sus 22 nuevos ministros.

En ese encuentro se acordó hacer un censo de todos los inmuebles que tienen los ministerios en todas las capitales del país (se calcula que son casi 700.000).

La idea, según el ministro, es crear en cada capital de los estados del país una «Casa Brasil», que agruparía todas las oficinas regionales de los ministerios, ahorrando gastos y permitiendo alquilar o vender el resto de propiedades.

Antes de la reunión ministerial, Bolsonaro aseguró en la red social Twitter que su Gobierno atraerá inversiones por valor de 7.000 millones de reales (casi 1.900 millones de dólares) gracias a la privatización de líneas ferroviarias, 12 aeropuertos y cuatro puertos.

PEKÍN, CHINA

(Spútnik) La sonda china Chang’e-4 realizó con éxito el primer alunizaje de la historia en la cara oculta del satélite natural de la Tierra, informó la televisión central de China.

«El 3 de enero a las 10.26 hora china (2.26 GMT) la nave Chang’e-4 realizó con éxito un alunizaje en el lado oscuro de la Luna», dijo el medio.

La sonda lunar Chang’e 4 fue lanzada el pasado 7 de diciembre desde la base espacial de Xichang, en la provincial de Sichuan, y cinco días después entró en la órbita elíptica alrededor de la Luna.

En mayo de 2018, el país asiático puso en órbita el satélite de retransmisión Queqiao (puente de la urraca) para establecer un canal de enlace entre el Chang’e 4 y la Tierra, ya que la comunicación directa es imposible.

​El programa lunar chino consta de tres etapas: la rotación alrededor de la Luna (Chang’e 1 y Chang’e 2), el alunizaje (Chang’e 3 y Chang’e 4) y el retorno a la Tierra (Chang’e 5 y Chang’e 6).

China planea construir una base en la Luna hacia 2050.

LIMA, PERÚ

(Spútnik) Dos fiscales supremos de Perú exigieron la renuncia del titular del Ministerio Público, Pedro Chávarry, acusándolo de crear una crisis en la entidad tras separar a dos magistrados integrantes del equipo especial Lava Jato, que investiga casos de corrupción ligados a la empresa brasileña Odebrecht.

«Identificando que la crisis institucional que atraviesa el Ministerio Público (Fiscalía) no sostiene más la permanencia del fiscal de la Nación, quien evidentemente origina esa situación, le exigimos su irrevocable renuncia al cargo por el bien de la institución», expresaron en un comunicado público los fiscales supremos Zoraida Ávalos y Pablo Sánchez.

Ávalos y Sánchez son dos de los 5 magistrados que conforman la Junta de Fiscales Supremos, el órgano de mayor jerarquía del Ministerio Público, y que puede decidir, eventualmente y por mayoría, la salida del fiscal general.

En un anuncio sorpresivo, Chávarry decidió separar el 31 de diciembre a los fiscales Rafael Vela y José Domingo Pérez del equipo especial Lava Jato.

La decisión generó protestas de parte de la ciudadanía y el presidente Martín Vizcarra, quien consideró la medida como un «duro golpe» a la lucha contra la corrupción en Perú.

Frente a las protestas por la separación de los fiscales, el miércoles Chávarry decidió dar marcha atrás y reponer a los magistrados.

Sin embargo, los magistrados supremos afirmaron que pese a la rectificación de parte de Chávarry, la decisión de separar a los fiscales del equipo Lava Jato «ha afectado el desarrollo regular de las investigaciones, generando una situación de caos y desconcierto al interior de la institución».

Al pedido de los fiscales se sumó el del Partido Aprista Peruano, que considera la permanencia de Chávarry en el cargo como «insostenible».

Asimismo, la líder del partido opositor Fuerza Popular (derecha), Keiko Fujimori, llamó a que su grupo apoye de forma «prioritaria e inmediata» la declaratoria en emergencia del Ministerio Público; una medida que Vizcarra presentó como proyecto de ley ante el Congreso.

Ambos partidos habían apoyado la destitución de los fiscales del equipo Lava Jato.

El equipo Lava Jato ha logrado avances en sus investigaciones, incluyendo la próxima firma de un acuerdo de colaboración entre Odebrecht y la Fiscalía.

Según este acuerdo, la constructora brasileña se compromete a revelar toda la información sobre sobornos a políticos de Perú.

El repuesto fiscal José Domingo Pérez es quien lleva adelante las investigaciones sobre los nexos de Odebrecht con los expresidentes Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (1985-1990, 2006-2011) y Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018).

Pérez también está a cargo de la investigación sobre lavado de activos de Keiko Fujimori en relación con Odebrecht.

Chávarry, fuertemente cuestionado desde que asumió su cargo en julio de 2018 por su cercanía con los investigados en casos de Odebrecht, fue señalado en un informe de la Fiscalía como cabecilla de la organización criminal Los Cuellos Blancos del Puerto.

Esta mafia estaba infiltrada en el sistema político y judicial de Perú, dedicándose a delitos de tráfico de influencias, sobornos, lavado de activos, entre otros, y de la que formarían parte miembros de Fuerza Popular.