Tuesday, Jun 25, 2019
HomeNacional

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

La Policía Militar justificó hoy su ilegal ingreso a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) para tirotearon a un grupo de estudiantes que protestaban por la salud y educación gratuita.

Mediante un comunicado, el cuerpo armado aseguró que se «vieron obligados» a disparar a bala viva contra la muchedumbre que se encontraba protestando frente al campus de Ciudad Universitaria ya que «les habían secuestrado» a uno de sus agentes.

Según el comunicado «los miembros de las fuerzas del orden ingresaron a los predios de la UNAH en persecución ante la comision flagrante del delito de privación de la libertad de un miembro de la autoridad quien con violencia e intimidación fue sometido e ingresado abruptamente por parte de encapuchados al interior de la máxima casa de estudio».

Sin embargo, estudiantes dijeron a este periódico que ese extremo jamás ocurrió, por lo que desmintieron tal versión.

Lea el comunicado… 

La Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), referente un incidente suscitado en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), a la opinión pública nacional e internacional comunica:

1. Durante un operativo ejecutado para reestablecer el orden en la parte externa de la máxima casa de estudios se registró un enfrentamiento entre manifestantes y entes de seguridad del Estado .

2. Los encapuchados al percatarse de la presencia policial en las afueras de la UNAH, atacaron con bombas molotov modificadas para hacerlas más letales (ya han causado la muerte de un miembro de la fuerza del orden), cañones masaya, piedras, palos y otros objetos, que ponían en peligro la integridad física y la vida de los uniformados, miembros de la comunidad universitaria y los transeúntes, por tal motivo se procedió a hacer uso proporcional de la fuerza como método persuasivo y para repeler el ataque.

3. Los miembros de las fuerzas del orden ingresaron a los predios de la UNAH en persecución ante la comision flagrante del delito de privación de la libertad de un miembro de la autoridad quien con violencia e intimidación fue sometido e ingresado abruptamente por parte de encapuchados al interior de la máxima casa de estudio

4. Resultado del enfrentamiento seis personas resultaron heridas, cuatro supuestos estudiantes producto de supuestas armas de fuego y dos soldados con quemaduras de explosión de las bombas Molotov. Los heridos fueron trasladados de inmediato al principal centro asistencial del país con lesiones en sus piernas; según el reporte médico se e encuentra en condición estable.

5. Los entes del Estado ya iniciaron las investigaciones del caso para esclarecer los hechos.

Fusina reafirma el compromiso permanente de cumplir y hacer cumplir la Ley.

Tegucigalpa, M.D.C, 24 de junio de 2019. 

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) Francisco Herrera, denunció hoy ante el Ministerio Público la agresión contra los estudiantes por la Policía Militar.

En una breve alocución, el funcionario condenó la carga desproporcionada contra los manifestantes que dejó alrededor de siete personas heridas, quienes están siendo atendidos en un centro asistencial.

Repudió el ingreso de militares al campus de Ciudad Universitaria  que culminó en la cruenta represión.

‘Vamos a esperar las investigaciones y no caeremos en la especulación’, externó.

‘No estamos aprendiendo de los errores del pasado, hace dos años ingresaron cuerpos de seguridad y nosotros no hemos cometido esos fallos, no nos lavaremos las manos, pero no es reprimiendo ni metiendo a la policía como resolveremos eso’, señaló Herrera.

Explicó que el Consejo Universitario estará en sesión permanente para dar seguimiento al conflicto surgido por la agresión a la comunidad estudiantil.

La reacción del rector unviersirario ocurre luego del incidente registrado hoy cuando un pelotón de policías militares ingresaron para aplastar una protesta organizada por estudiantes que defienden la salud y educación.

En menos de una semana, fuerzas de defensa han asesinado a unas cuatro personas y con esta nueva escalada se abre otro frente contra el régimen de Juan Orlando Hernández, quien ordenó la salida de tropas a las calles para contener las manifestaciones que buscan la renuncia inmediata del gobernante.

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

Luego de que una rebelión dentro de la unidad antidisturbios de la Policía Nacional de Honduras provocara una crisis sin precedentes dentro del cuerpo, el jefe de la Dirección Nacional de Fuerzas Especiales, Javier Díaz Herrera, fue destituido del cargo y sustituido por el comisionado Héctor Ruiz Martínez.

Y es que tras el conato que puso contra las cuerdas al régimen de Juan Orlando Hernández, se inició una purga que alcanzó a Díaz Herrera, quien asumió el cargo tras la primera crisis de diciembre de 2017,  pero perdió la confianza de sus superiores y la tropa por el incidente ocurrido la semana anterior.

La salida del actual funcionario busca sentar precedente dentro del bando que se sublevó de los acuerdos suscritos el viernes ante el comisionado de DDHH Roberto Herrera Cáceres no tienen validez, por lo que se prevé una inminente persecución penal contra los instigadores, así como quienes se sumaron al movimiento que demandaba varias condiciones para cumplir con su trabajo.

Se suma la amenaza del titular del Ejecutivo nacionalista Juan Orlando Hernández de que profundizará la purga en la fuerza pública, la profundización de la militarización de la seguridad, sumado a la advertencia hecha por el responsable de la Dirección de Asuntos Disciplinarios Policiales (Didadpol), Allan Argeñal, de que enviará al Ministerio Público para su respectiva judicialización.

Los cambios dentro de Fuerzas Especiales comenzaron este día con el desalojo de su sede; se informó preliminarmente que sería asignado a un batallón de la Policía Militar, pero el portavoz de Seguridad Jair Meza negó tal afirmación ya que indicó que se realizará una remodelación, así como un inventario de las armas ya que temen que algunas hayan sido extraviadas.

Sostuvo que el acuerdo sólo es de carácter interno, sin perjuicio de la acción penal que se pueda entablar en el futuro y dependerá de los resultados que arrojen las investigaciones que iniciaron tras la capitulación de los rebeldes.