HomeInternacional

WASHINGTON, EE.UU.

(Sputnik) Estados Unidos no ve indicios de que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, quiera negociar su salida, dijo el secretario de Estado de este país norteamericano, Michael Pompeo, en una entrevista.

«No hemos visto indicios de que (Maduro) esté preparado para permitir que haya elecciones libres y justas en Venezuela, ese es el estándar que exigimos», dijo Pompeo en una entrevista con El Nuevo Herald y Miami Herald.

Pompeo dijo que Estados Unidos continuará trabajando para lograr ese objetivo.

«No lo sabemos, al igual que no sabíamos la fecha precisa en que caería la Unión Soviética, no sabemos con precisión cuándo se irá el régimen de Maduro, pero sabemos que llegará ese día», dijo Pompeo.

La afirmación de Pompeo de que Estados Unidos está trabajando para derrocar al presidente electo de Venezuela demuestra que Washington está llevando a cabo una campaña deliberada para desestabilizar al país latinoamericano en violación de las normas internacionales, dijo una portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

En una entrevista con Caracol TV de Colombia, Pompeo dijo que lograr que Maduro se fuera era el resultado deseado del «proyecto» de Washington.

Describió el respaldo de EEUU a Juan Guaidó, el autoproclamado presidente de Venezuela, como una estrategia que está funcionando.

Pompeo también dijo que derrocar a Maduro es un esfuerzo colectivo de Estados Unidos y otros países, incluidos sus aliados en Europa.

Los esfuerzos de Estados Unidos para derrocar al gobierno de Maduro se hicieron pronunciados el año pasado después de que reconoció a Guaidó como presidente interino e impuso sanciones.

Funcionarios estadounidenses dijeron que las sanciones fueron diseñadas para exacerbar la crisis económica ya aguda de Venezuela.

WASHINGTON, EE.UU.

(Sputnik) El Gobierno de EEUU comenzará a negar visados a mujeres embarazadas que pretendan viajar al país norteamericano para dar a luz y así convertir a sus hijos de forma automática en ciudadanos, dijo el Departamento de Estado en una resolución que será publicada por el Registro Federal.

«El Departamento de Estado, Oficina de Asuntos Consulares (‘Departamento’), está enmendando su regulación que rige la emisión de visados en la clasificación ‘B’ de no inmigrantes para visitantes temporales por placer», dice el aviso.

El texto añade que «esta regla establece que viajar a EEUU con el propósito principal de obtener la ciudadanía estadounidense para un niño al dar a luz en EEUU es una base inadmisible para la emisión de un visado de no inmigrante B. En consecuencia, un funcionario consular deberá denegar un visado B no inmigrante a un extranjero cuando tenga razones para creer que tiene la intención de viajar con este propósito principal».

La nueva norma aborda el riesgo de la llamada industria del turismo de parto, incluida la actividad delictiva en conjunto «como se refleja en los enjuiciamientos federales de personas y entidades involucradas en esa industria», dijo el Departamento de Estado en una publicación separada en el Registro Federal.

Redes de personas cobran decenas de miles de dólares para organizar el transporte y las estadías en el hospital para las mujeres embarazadas que desean dar a luz en EEUU, donde los bebés nacidos en el país obtienen automáticamente la ciudadanía.

«Cerrar esta evidente laguna legal de inmigración combatirá estos abusos endémicos y, en última instancia, protegerá a Estados Unidos de los riesgos de seguridad nacional creados por esta práctica. También defenderá a los contribuyentes estadounidenses de que sus dólares ganados con tanto esfuerzo se desvíen para financiar los costos directos y posteriores asociados con turismo de nacimiento «, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

La Casa Blanca confirmó que el gobierno de EEUU dejaría de emitir los visados a partir del 24 de enero.

CARACAS, VENEZUELA

(Sputnik) El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que espera que la justicia de su país haga seguimiento a los llamados a intervención e imposición de sanciones que ha realizo el opositor Juan Guaidó en su gira internacional.

«Ahora se fue de viaje el «bobolongo mayor» (en referencia a Guaidó), a llevar su fracaso en Venezuela (y) hacerlo fracaso mundial; yo aspiro que la justicia venezolana esté haciendo seguimiento a todos los llamados a intervención militar y a sanciones contra Venezuela y se tomen las decisiones que hay que tomar para hacer justicia en Venezuela, aspiro como jefe de Estado que así sea», expresó el mandatario desde el Palacio de Miraflores (sede de Gobierno).

El jefe de Estado emitió un discurso ante la marcha de los seguidores de su Gobierno, en conmemoración del movimiento cívico-militar del 23 de enero de 1958, que derrocó dictador Marcos Pérez Jiménez (1953-1958).

Maduro aseguró que a un año de la autoproclamación de Guaidó como «presidente encargado» la oposición no tiene nada que celebrar, debido a que se encuentra dividida.

«Yo pregunto a los venezolanos: después de un año de intento de golpe de Estado en Venezuela, la oposición de extrema derecha proimperialista, ¿tiene algo que celebrar? ¿La oposición guaidosista, puede hoy después de un año celebrar algo? ¿Hoy están más unidos? ¿Hoy están más fuertes? Lo único que puede celebrar la oposición extremista es la corrupción y que se han enriquecido», afirmó Maduro.

El presidente recordó que hace un año Estados Unidos impulsó un golpe de Estado contra su Gobierno.

«Hace un año empezó una comedia tragicómica; hace un año pretendieron imponerle a nuestro pueblo un golpe de Estado y los gringos salieron a decir: «esto va a ser rápido y fácil». Y yo le dije al pueblo: «¿Fácil y rápido? ¿Es que no cuentan con el pueblo? ¿No cuentan con la unión cívico militar?», inquirió Maduro.

El 19 de enero Guaidó salió del país de forma clandestina a una gira que lo llevó a Colombia, y luego a Europa.