HomeEditorialOpinion¿Política Limpia?

¿Política Limpia?

(Por Lenin Alfaro) Hace una semana, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) emitió el acuerdo 007-2017, en el cual se establecieron los topes para los gastos de campaña electoral, para las elecciones generales de Noviembre de este año, para los tres niveles electivos, como ser : Presidente y tres Designados, 128  Diputados propietarios y 128 suplentes al Congreso Nacional, Alcaldes y vicealcaldes con sus respectivos regidores para 298 corporaciones municipales.

Todo esto en el marco de la recientemente aprobada Ley de Financiamiento, Transparencia y Fiscalización de los Partidos Políticos y Candidatos, conocida también como Ley de Política Limpia, misma que maliciosamente no entró en vigencia para las elecciones internas y primarias en marzo de este año y que además hubo señalamientos de “manoseo” en su publicación en el diario oficial La Gaceta.

Hay algunos números de los  montos de dinero para financiar las campañas electorales – que me gustaría revisar con ustedes amigos lectores –  proselitismo que según la ley electoral vigente, tiene una duración de 90 días; comencemos con el nivel presidencial: Casi 500 millones para hacer campaña por cada uno de los presidenciables, suena a locura ¿verdad?

En el nivel de alcaldías municipales, dichos montos pueden llegar a más de 66 millones (Tegucigalpa ) y hasta 40 millones (SPS) por candidato ¡increíble!  – qué decir de los que quieren  ser “padres” de la patria – más de 4 millones por aspirante en departamentos como: Ocotepeque, Colón, Cortés, El Paraíso,Olancho; y para los candidatos más “pobres“ de departamentos como: Atlántida, Comayagua, La Paz, Intibucá, Islas de la Bahía, Lempira, Yoro, Francisco Morazán, apenas tres pinches millones y medio de desplumados.

Pero no crea usted que todo esto va ser a la zumba marumba, además de la ley de Política Limpia, se creó el respectivo ente auditor, o sea que se nombraron tres comisionados de la Unidad de Fiscalización de Campañas y Partidos Políticos, uno del Partido Nacional, otro del Partido Liberal y el tercero de Libertad y Refundación, el chiste se cuenta solo.

“Los pueblos débiles y flojos, sin voluntad y sin conciencia, son los que se complacen en ser mal gobernados»: Jacinto Benavente.

Es innegable que la cooperación internacional y la Misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) contra la corrupción y la impunidad en Honduras (MACCIH) han tenido las mejores intenciones, pero la infame clase política en Honduras, pierde el pelo pero nunca las mañas.

FOLLOW US ON:
Piden que el Estado
Sectores oficialista
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT