HomeExclusivas

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El cerco tendido por la justicia de EE.UU. va asfixiando cada día al titular del Ejecutivo nacionalista, Juan Orlando Hernández, ya que el exdirector de la Policía Juan Carlos el Tigre Bonilla está dando información respecto a su papel en la estructura criminal que dirigió en su momento el exjefe narco Tony Hernández.

Aunque se daba por descontado que Bonilla se defendería en libertad, Radio Globo y ConfidencialHN fueron informados que el comisionado en condición de retiro se encuentra detenido en una prisión mientras se dirime la causa en su contra; a pesar de su encierro, ha estado colaborando de manera activa con la fiscalía federal de Nueva York que le implicaría varios beneficios a futuro como una sustancial reducción de la condena.

Los relatos del Tigre, más la entrega de evidencias de un sujeto que procesó la droga a Tony y su agrupación mafiosa, incluyendo las narcolibretas del fallecido Magdaleno Meza, así como el papel jugado por el exjefe policial Ramón Sabillón (que será considerado como un testigo estrella) en la desarticulación del cártel de los hermanos Valle Valle, sería el clímax de varios años de investigación que desembocarían en el inminente pedido de extradición contra Hernández, quien se resiste a dejar Casa Presidencial porque tiene conciencia que sus últimos días podría pasarlos en la cárcel.

Sin embargo, esa solicitud enfrentará un escollo, en el sentido que el líder nacionalista goza de inmunidad por su investidura de gobernante, lo que impediría que se pudiera presentar ante las autoridades judiciales norteamericanas mientras ejerza la titularidad del Ejecutivo.

Uno de los informantes vinculados a la DEA confió a ambos medios que el fiscal Geoffrey Berman describió a Bonilla como un sicario que estuvo al servicio de los Hernández y los Valle Valle, por lo que ya tiene todo listo para acusar criminalmente al jefe de Estado y solicitar al tribunal federal de Manhattan su extradición ya que conspiró para introducir droga a EE.UU., facilitó medios sobre el trasiego de estupefacientes y puso a diposición de los cárteles a las fuerzas de seguridad y defensa con la finalidad de permitir que toneladas de cocaína pudieran llegar el país del norte.

Cabe recordar que el exjefe policial decidió entregarse de manera voluntaria a la justicia norteamericana luego que Berman le imputara cargos de narcotráfico, aunque negó hasta el último momento tener vinculación con el exparlamentario nacionalista, quien espera ser sentenciado en septiembre próximo por el juez Kevin Castel.

Los apoderados del ex alto oficial negaron que su cliente se hubiera marchado a EE.UU. a pesar de que nunca lo presentaron al público para desvirtuar las investigaciones de Radio Globo ConfidencialHN sobre su salida hacia aquel país; personas familiarizadas con el tema dijeron que Bonilla fue extraído de su vivienda ubicada en la periferia sur capitalina través de varios vehículos blindados, en una operación secreta, siendo trasladado hacia Nicaragua y posteriormente a Nueva York.

En aquel momento, el exjefe policial supo que era sujeto de vigilancia por los aparatos de inteligencia del Estado y temía ser capturado o liquidado por la información que tiene en sus manos y cuya revelación pondrá en jaque a la clase política en sus relaciones con los cárteles de la droga.

Las últimas comparecencias que realizó Bonilla fueron en varios noticieros locales y aseveró en sus intervenciones que «esto va a retumbar, voy a decir la verdad con relación al narcotráfico» y añadió que «nunca fui mandadero de un político».

«No tengo ni he tenido relación alguna, con el fin de delinquir, con el narcotraficante convicto Juan Antonio Hernández, ni con su hermano u otros delincuentes mencionados en los testimonios y alegatos de la Corte Federal de Estados Unidos», aclaró en un boletín.

Advirtió en esas ocasiones que “voy a decir todo lo que sé sobre el narcotráfico en el país, no puede ser que un narcotraficante lo acuse a uno, pero hay que enfrentarse y demostrar los hechos”.

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

(Por Brayan Flores) El surgimiento de precandidaturas outsider como la presidenta del Colegio Médico Suyapa Figueroa y del empresario de la comida Roberto Contreras, así como la alianza entre el titular del Legislativo Mauricio Oliva con el número dos del Ejecutivo nacionalista Ricardo Álvarez ocuparon una amplia aceptación en las redes sociales durante la semana anterior, según una encuesta efectuada por un equipo de inteligencia política.

Esta encuesta, a la que accedieron de manera exclusiva Radio Globo y ConfidencialHN -que tiene un total de 345 mil 450 reacciones y con un margen de 50 mil personas por unidad-, muestran cómo durante la segunda y tercera semana de mayo marcaron estos eventos en las redes sociales como Twitter y Facebook, por lo que de manera tímida, pero a pasos avanzados se va despejando el camino y cuál será la tendencia política durante estos meses previos a la convocatoria de las elecciones primarias e internas que deberá efectuar en septiembre próximo el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Asimismo, refleja una recomposición de las fuerzas políticas de cara al venidero proceso electoral -a pesar de la emergencia global del coronavirus- y cómo otras de oposición están siendo influenciadas por el régimen que dirige Juan Orlando Hernández para ir forzando escenarios que lo llevarían a un tercer mandato, ya que comprende que una eventual salida del palacio José Cecilio del Valle le equivaldrá una dura persecución de la justicia de EE.UU. por sus vínculos con el narcotráfico y delincuencia organizada.

Se tenía previsto que estos resultados serían enviados a los dirigentes de todas las fuerzas políticas, no obstante, el equipo que realizó este trabajo decidió cederlo a Radio Globo ConfidencialHN a fin de evitar manipulaciones o malas interpretaciones de los resultados y que cualquiera pudiera sacar partido con estos datos para su propio beneficio.

Llama la atención cómo Oliva y Álvarez se posicionaron en las redes -sin utilizar bots, sino a través de seguidores auténticos- luego que anunciaran una alianza política, que engloba a una gran parte del ala tradicional y cuya masa crítica de votantes pone al jefe del Congreso en una postura, si bien cómoda, pero que deberá ir atrayendo a la base que aún es leal al orlandismo a fin de obtener una holgada victoria en los comicios primarios e internos de marzo de 2021.

Al respecto, los gráficos que tienen en sus manos ambos medios indican que los dos dirigentes nacionalistas llegaron a tener un promedio semanal de 15 mil 260 menciones; antes de esa unión Álvarez reportaba apenas cinco mil 654 y Oliva dos mil 027 menciones, por lo que llegaron a tener un 50.33 por ciento de likes (me gusta) en Facebook y retuits en Twitter, respectivamente.

Después de que sellaran la integración de Salvemos Honduras y Juntos Podemos, Oliva subió hasta las cinco mil 181 unidades, lo que demuestra que la estrategia le resultó efectiva y que fortalece su aspiración para convertirse en el candidato oficial para las elecciones generales del último domingo de noviembre del año venidero.

Los técnicos de inteligencia política explicaron que tras una intensa tabulación de resultados y una toma de muestra del universo de los cibernautas concluyeron que eran orgánicos, es decir, usuarios auténticos y no bots, por lo que llama la atención que hubo un movimiento de usuarios identificados con el oficialismo en respaldo a ambos líderes.

Estas menciones, según las fuentes que proporcionaron la encuesta, dejan en una clara desventaja al alcalde capitalino y precandidato del denominado movimiento sin cabeza, Nasry Asfura, quien se quedó en una lejana posición con apenas tres mil 440 menciones (aunque después se elevó a siete mil 826), lo que evidencia que Hernández estaría dejándolo solo mientras afina su estrategia para una eventual reelección ya que tiene de su lado a la institucionalidad que domina mediante chantajes o a golpe de chequeras y control de lealtades de algunos cuadros díscolos del partido de la estrella solitaria.

En un FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) que produjeron los responsables del estudio hallaron que Oliva está trayendo a su órbita nacionalistas o cachurecos de tradición, lo que supone una opción para asegurar una masa de votantes que podrán satisfacer sus opciones de triunfo. Asimismo, otra ventaja a su favor es que estos cuadros -a pesar de que alegan lealtad y verticalidad al partido- tomaron una respetable distancia de Hernández por lo que se convierten en un disidentes moderados, que buscan mantener la fiesta en paz con su adversario interno a modo de rescatar el partido que podría desaparecer en un posible continuismo del controvertido líder.

Otro factor del que podría echar mano Oliva es del expresidente Porfirio Lobo, quien se declaró un rancio adversario de Hernández y que está pidiendo su renuncia por corrupción, si bien esa posibilidad podría ser remota ya que el exgobernante ha propuesto una alianza con actores políticos y sociales para lograr un cambio en la conducción del Estado, mientras que su hijo, el congresista Jorge Lobo dijo la semana anterior que iría en una candidatura independiente o sellar un pacto con el bando opositor para lograr el retorno de la institucionalidad.

En cuanto a las aspiraciones de Figueroa y Contreras, ha causado furor en las redes sociales, en el sentido que han tenido una espectacular aceptación. La cabeza visible del gremio médico alcanzó un total de 14 mil 395 reacciones mientras que el también exregidor de la alcaldía de San Pedro Sula llegó a 10 mil 705.

Estos números, en teoría, se convierten en capital político provenientes de un público que está harto del tradicionalismo político, aunque en el caso de Figueroa podría ser ambiguo, pues su protagonismo no necesariamente está relacionado con temas partidarios, sino por sus enérgicas críticas al Ejecutivo por la falta de insumos en el sistema hospitalario para el combate del coronavirus; las personas que realizaron el estudio hicieron esta advertencia, aunque llegaron a la conclusión que la postura de la galena tiene una respetada aceptación en las redes sociales.

A partir de este resultado y si Figueroa, quien confesó tener tendencias liberales, llega ser admitida por la autoridad partidaria que dirige Luis Zelaya (quien sale muy mal evaluado con 90 y 261 menciones), sería una formidable competidora para las venideras elecciones, pero podría sortear algunos escollos para que se haga realidad su pretensión de aspirar a la presidencia.

En tanto, Contreras, muy popular por sus denuncias y medidas de presión un poco ortodoxas confirma una posible candidatura, tendría que llegar a consensos y componendas con los líderes de la oposición a fin de liderar una posible alianza; su temperamento volátil y sanguíneo podría jugarle malos momentos que lo podrían mandar al ostracismo, según indicaron los responsables de la encuesta.

Otro líder político que tuvo un espectacular repunte en las menciones en Facebook y Twitter -las redes más utilizadas por los hondureños- fue el popular presentador de televisión Salvador Nasralla, quien pasó de tener en la segunda semana de mayo 773 reacciones a nueve mil 642 en la tercera semana, lo que evidencia que a pesar de sus constantes contradicciones sigue siendo un líder de opinión y, en cierta medida, un candidato a los comicios generales, pero podría acudir a unas elecciones diezmado de importantes apoyos como Libre (que lo llevó como su candidato en 2017 mediante alianza con el Pinu) y que resta más de un año para que se dé la contienda.

Entre las aclaraciones que realizó el equipo de inteligencia política que estos escenarios son cambiantes, pero van marcando algunas tendencias que se irán viendo con el paso de los meses mientras el CNE da el pistoletazo para la campaña política, por lo que estos líderes políticos podrían ir haciendo ajustes a su hoja de ruta o ir consolidando otras alianzas que les permitiría acumular capital político.

¿Por qué Libre no aparece en esta medición de resultados, siendo el principal partido de oposición que puede aglutinar otras fuerzas que podrían generar desequilibrios en la política hondureña? El equipo de inteligencia política tomó la decisión de exceptuar de esta medición al partido de corte progresista porque detectaron una masiva infiltración de bots procedentes de las cuentas de Juan Orlando Hernández y el parlamentario David Chávez Madison, a fin de apuntalar una candidatura presidencial de la ex primera dama Xiomara Castro que, en los escenarios previstos por el régimen, sería la competidora ideal para vencerla en las urnas.

Al ser consultados del porqué no se agregó tanto a Castro como al coordinador general de Libre en el sondeo, uno de los responsables contestó que tal infiltración modificaría resultados, creando falsas percepciones en el público respecto al liderazgo de la esposa del exmandatario.

Esta persona, quien pidió mantenerse en el anonimato porque la finalidad del equipo que lidera es realizar sondeos imparciales y no verse involucrado ni atraído hacia la derecha o izquierda dentro del espectro político, dejó entrever que, en efecto, hay un respaldo desde el orlandismo hacia la excandidata presidencial y cuyo ganador será Hernández y el movimiento sin cabeza lo que dificultaría una posibilidad de que haya una alianza política.

También resulta hasta curioso que esta evaluación que arroja el primer sondeo -que da generalidades contundentes y va allanando el camino para la formulación de tesis que serán evacuadas en los próximos meses- coincida con un documento preparado por el estratega venezolano JJ Rendón en el sentido que se busca apuntalar el liderazgo de Zelaya en Libre y que sea visto «como la verdadera oposición al gobierno» y no a Salvador Nasralla o Luis Zelaya.

Aunque Mel y varios de sus asesores ha pretendido restar importancia al informe, concuerda con los datos proporcionados por los autores del sondeo de que está recibiendo una ayuda desde el Ejecutivo para ningunear los liderazgos de Nasralla y Zelaya, así como dar ese espaldarazo que requiere Castro para convertirse en la candidata.

Cabe recordar los apartados del documento referentes a Libre, en el sentido que «Manuel Zelaya se encuentra en perfil bajo. Mantiene lo recomendado en el informe anterior. Poca presencia y especifica para hablar de cuestiones del COVID-19 y no hablar de política o decisiones del gobierno. Recomendar continúe en la misma línea con una presencia algo más activa, se debe ver como la verdadera oposición al gobierno y no Salvador Nasralla o Luis Zelaya».

«La invisibilidad recomendada en informes anteriores para Asfura se ha cumplido de forma efectiva ya que podría hacer competencia al presidente. Facilitaría las cosas en Libre, donde se impondría Xiomara Castro, la candidata más débil de los precandidatos, y el gobierno mantendría niveles de interlocución con Manuel Zelaya como hasta el momento».

A pesar que los responsables del informe tienen discrepancias en cuanto a la autenticidad del documento de JJ Rendón, pero los referidos apartados tienen un ciento por ciento de coincidencia, lo que refleja del porqué cesó el fuego cruzado que hubo en algún momento entre Zelaya y Hernández, que por ahora se redujeron en un «que se vaya a casa», como dijo en cierta ocasión el exgobernante a Radio Globo. 

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El exjefe policial Juan Carlos el Tigre Bonilla se entregó la semana anterior a la justicia de EE.UU. a fin de esclarecer las imputaciones en su contra tras ser acusado formalmente ante un tribunal federal de Nueva York por delitos de narcotráfico.

De hecho, el exfuncionario ya tuvo los primeros acercamientos con la fiscalía, por lo que programó una primera reunión para el próximo viernes 15 de mayo, según informaciones que pudieron recabar Radio Globo ConfidencialHN, mediante fuentes familiarizadas con la causa.

Por ahora, el Tigre no permanecerá en prisión ya que se acogerá al programa de testigos protegidos del Departamento de Justicia de EE.UU., en el sentido que pudo negociar algunos acuerdos en los primeros acercamientos que tuvo con las autoridades judiciales, que le permitirán ser un colaborador eficaz; tampoco tendrá necesidad de contar con un abogado que lo represente en el proceso por su posición de informante estrella.

El beneficio para el comisionado en condición en retiro se basa en que posee vasta información sobre cómo opera el narcotráfico en Honduras, las rutas por donde transita la droga, quiénes colaboraron con él en el trasiego de toneladas de cocaína hacia el país del norte y cómo esta estructura ha venido operando al amparo de reconocidos líderes políticos y funcionarios de las fuerzas de seguridad y defensa.

En caso que la información sea de utilidad para el fiscal federal Geoffrey Berman, se prevén futuras imputaciones contra reconocidos personajes hondureños que podrían alcanzar al mismo titular del Ejecutivo nacionalista Juan Orlando Hernández, señalado en la acusación contra Bonilla por el agente especial de la DEA Brian Fairbanks y plasmado en una declaración jurada que fue entregada al tribunal neoyorquino.

Una de las condiciones que está negociando Bonilla es la salida de Honduras de su núcleo familiar para evitar cualquier atentado. Todo apunta a que los parientes del acusado podrían salir o, en el mejor de los casos, ya lo habrían hecho sin que existan más detalles. Guardias dijeron desconocer el paradero del ex alto jerarca y en la vivienda apenas quedó una persona al cuidado del menaje.

Asimismo, las fuentes que consultaron periodistas de Radio Globo y ConfidencialHN confirmaron que el encausado se vio obligado a salir del país a través de Nicaragua, ya que supo que era sujeto de vigilancia por los aparatos de inteligencia del Estado y temía ser capturado o liquidado por la  información que tiene en sus manos y cuya revelación pondría en jaque a la clase política y a los responsables de los aparatos de defensa y seguridad pública en sus relaciones con los cárteles de la droga.

Acerca de la salida de Honduras del exservidor policial, se pudo constatar que fue sustraído de su vivienda ubicada en una residencial de la periferia sur capitalina a través de varios vehículos blindados, en una operación secreta y posteriormente fue trasladado hacia la referida nación centroamericana.

Cabe recordar que otra fuente vinculada con las agencias estadounidenses de aplicación de la ley dijo en condición de anonimato a ambos medios que la estrategia de el Tigre de salir por aquel país sería una cortina de humo para entregarse sin complicaciones a la fiscalía federal de Nueva York, aunque sus abogados insistieron en algunos medios locales que su cliente aún seguía en Honduras, sin presentar evidencias fehacientes.

Bonilla tenía previsto una comparecencia pública en la que presentaría pruebas que lo desmarcan de las acusaciones formuladas por Berman y la DEA sobre presuntos vínculos con el exjefe narco Tony Hernández, quien espera ser sentenciado por el juez Kevin Castel a una larga pena de prisión.

El comisionado en retiro emitió el lunes anterior un comunicado en el que negó las acusaciones, al tiempo que sostuvo que “no tengo ni he tenido relación alguna, con el fin de delinquir, con el narcotraficante convicto Juan Antonio Hernández, ni con su hermano u otros delincuentes mencionados en los testimonios y alegatos de la Corte Federal de Estados Unidos».

Señaló en ese momento que tiene copia de todos los informes girados a sus superiores mientras fungió la dirección de la Policía Nacional entre 2012 y 2013, así como al Ministerio Público, Comisionado Nacional de Derechos Humanos y la Comisión Depuradora a fin dejar constancia sobre los resultados de su gestión.

Las últimas comparecencias que realizó Bonilla fueron en varios noticieros; aseveró en sus intervenciones que «esto va a retumbar, voy a decir la verdad con relación al narcotráfico» y añadió que «nunca fui mandadero de un político».

Advirtió en esas ocasiones que “voy a decir todo lo que sé sobre el narcotráfico en el país, no puede ser que un narcotraficante lo acuse a uno, pero hay que enfrentarse y demostrar los hechos”.

Tras la imputación de cargos por narcoactividad hechos por la justicia de EE.UU., el Ministerio Público de Honduras anunció que se estaba preparando para emitir requerimiento fiscal contra el Tigre porque habría incurrido en blanqueo de capitales por 20 millones de lempiras.

En tanto, Casa Presidencial salió al paso de las afirmaciones de la DEA y la fiscalía de Nueva York, en el sentido que hay «una venganza» contra el jefe de Estado porque él se encargó de desarticular las narcomafias.

“En la acusación criminal contra el exjefe de la Policía Nacional, las referencias al presidente de Honduras son 100 % falsas, como lo demuestran los hechos en el registro público que muestran una vez más que las acusaciones provenientes de narcotraficantes confesos no son creíbles”, señala uno de los tuits escritos por el equipo de prensa de Hernández.

Los colaboradores del cuestionado líder aseguraron que «han logrado resultados sin precedentes en la reducción del tráfico de drogas. Los falsos testimonios de criminales confesos se basan en la venganza contra el presidente que los persiguió y sus esperanzas de negociar una sentencia reducida. En el caso actual, las acusaciones falsas se originan en un narcotraficante confeso que probablemente se ofende con el presidente Hernández por bloquear su inclusión en la lista de candidatos de su partido, evitar su reelección como alcalde y luego despedir a su hermano de su trabajo en el gobierno».

Confidencial HN