20.8 C
Tegucigalpa
martes, julio 23, 2024
spot_img

Carta de JOH al pueblo hondureño, previo a su juicio: “Soy inocente, soy víctima de una venganza”

spot_img

El expresidente hondureño, Juan Orlando Hernández, acusado de narcotráfico por el gobierno de los Estados Unidos de América, previo a su juicio programado para el próximo martes 20 de febrero, ha enviado una carta al pueblo hondureño reiterando su inocencia y señalando que altos funcionarios estadounidenses saben de su lucha.

La carta fue leída por su esposa la exprimera dama, Ana García de Hernández, quien también insistió que su esposo es víctima de acusaciones falsas.

En el escrito el exmandatario hace varias reflexiones, pero destaca que altos funcionarios estadounidense como el actual presidente Joe Biden, conocieron de acuerdos para realizar operaciones contra el narcotráfico en Honduras.

“Cada día, estoy más convencido que estas terribles acusaciones que hoy de manera injusta me tienen recluido en una cárcel en Estados Unidos, lejos de mi familia, mi patria, se originaron en una venganza de narcotraficantes que vieron sus imperios de terror destruidos con nuestras acciones. A su vez, estas acusaciones fueron aprovechadas por políticos tanto en Honduras, como en Estados Unidos, para impulsar sus agendas ideológicas utilizando a La fiscalía de Nueva York como un instrumento de asesinato político a mi persona, que destruye el nombre y la imagen de las instituciones hondureñas”, insiste la carta enviada por Hernández.

Aquí la Carta integra:

CARTA PÚBLICA AL PUEBLO HONDUREÑO

JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ

HAGO un llamado al pueblo de Honduras.

REITERO a mi nación, así como al mundo entero: soy inocente, soy víctima de una venganza y una conspiración por parte de los grupos del crimen organizado y enemigos políticos.

MANIFIESTO que los altos funcionarios de Estados Unidos que sirvieron en la época en que yo me desempeñé como Presidente del Congreso Nacional (2010- 2014) y Presidente de Honduras (2014-2022), son conocedores de nuestra lucha y nuestras acciones contra el narcotráfico, crimen organizado y la violencia que desangraba a Honduras y generaban luto y dolor como nunca a nuestro pueblo. Esta misma lucha y acciones son prueba contundente que contradice totalmente la teoría de las acusaciones formuladas contra mí en el Distrito Sur de Nueva York en lo que se me acusa de proteger y apoyar al narcotráfico.

SEÑALO Esas acusaciones son falsas e injustas, llenas de mentiras construidas de manera novelesca en base al testimonio de testigos colaboradores todos narcotraficantes confesos con acuerdos de negociación con la Fiscalía del Distrito Sur, quienes son capaces de decir cualquier mentira con tal de lograr su venganza contra mí y la reducción de sus penas, no pagar por sus crímenes contra cientos de hondureños y tener nuevas identidades para sus familias.

El pueblo hondureño, al igual que las agencias e instituciones de Estados Unidos, saben que junto a otros hondureños comprometidos impulsamos y logramos un sistema de instrumentos contra el narcotráfico, en los que se destacan la reforma constitucional para la extradición, la ley de incautación de bienes de origen ilícito, ley contra el lavado de activos, la reforma policial, la ley de protección a los espacios aéreos, la creación de la policía militar del orden público, la creación de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), y la Ley de Seguridad Poblacional, que creo un impuesto especial para fortalecer las instituciones de seguridad y justicia en Honduras; además la designación de Maras y Pandillas como organizaciones terroristas, la ejecución de las primeras extradiciones, el trabajo conjunto con el Gobierno de los Estados Unidos en el Plan de la Alianza para la Prosperidad, entre muchas otras. Todas estas acciones fueron producto de un trabajo conjunto y coordinado de operaciones y acuerdos de entendimiento, planes, que fueron conocidos al más alto nivel del Gobierno de los Estados Unidos, como ser el actual Presidente de Estados Unidos Joe Biden, antes Vicepresidente, los altos funcionarios del Departamento de Estado, Embajadores y funcionarios de USA en Honduras. Los altos mandos Generales y Almirantes del Comando Sur, el alto liderazgo de la CIA, altos funcionarios del departamento de Defensa, del Departamento de Justicia de la DEA, INL, DHS, entre otros.

APROVECHO también para hacer un llamado a la reflexión a los funcionarios y agentes de Estados Unidos y hondureños que acompañaron nuestra lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, que vieron y reportaron mis actuaciones de cerca, por las que en reiteradas ocasiones fue felicitado en privado y en público, para que defiendan estos acuerdos, operaciones y acciones que resultaron en logros extraordinarios en beneficio de los dos pueblos soberanos que lucharon por proteger a sus ciudadanos y fueron exitosos.

CADA DÍA, estoy más convencido que estas terribles acusaciones que hoy de manera injusta me tienen recluido en una cárcel en Estados Unidos, lejos de mi familia, mi patria, se originaron en una venganza de narcotraficantes que vieron sus imperios de terror destruidos con nuestras acciones. A su vez, estas acusaciones fueron aprovechadas por políticos tanto en Honduras, como en Estados Unidos, para impulsar sus agendas ideológicas utilizando a La fiscalía de Nueva York como un instrumento de asesinato político a mi persona, que destruye el nombre y la imagen de las instituciones hondureñas.

REFLEXIONO: De no haber ejecutado estas grandes y valientes acciones que beneficiaron a millones de hondureños, acciones contra el narcotráfico, crimen organizado para destruir sus imperios del mal, yo no hubiera sido acusado, ni extraditado, ni hubiera sido sacado de la peor manera de mi país negociado y perseguido por sectores políticos; seguramente el narcotráfico seguiría de fiesta, sus imperios florecientes. Honduras, probablemente seguiría siendo el país más violento del mundo y ocupando el primer lugar en el paso de la droga de Sur a Norte

Con este MANIFIESTO declaro que lucharé por esta verdad hasta las últimas consecuencias. Porque de por medio, no solo está mi vida, mi nombre y mi libertad, sino el de mi familia, el de mi equipo y compañeros que acuerparon esta lucha, el nombre de Honduras que ha sido dañado por todas estas mentiras.

POR ELLO, humildemente, pero con contundencia, valentía y un alto sentido de responsabilidad, pido a los buenos hondureños que me acompañen y me ayuden a defender ESTA VERDAD.

LES ASEGURO que a pesar de lo que nos han hecho, me han quitado nuestra libertad, nuestro patrimonio, nos han separado, nos han humillado, escarnecido, exhibido como trofeo y tratado como un prisionero de guerra, han dicho las peores mentiras sobre nosotros, las más horribles campañas de odio, nos han tratado de la peor manera, nos han causado un tremendo daño emocional, moral y psicológico, a mi esposa, mis hijos, mi madre, mi familia, a pesar de todo lo que han hecho y que no acabaría de contar, a todo lo que nos han sometido, todo el sufrimiento a pesar de todo eso, le digo a mi PATRIA, A MIS COMPATRIOTAS, si me tocara hacerlo, si me tocara tomar las mismas decisiones las volvería a tomar, lo volvería a hacer, porque el luto, el temor y la venganza y la desesperanza ya no eran tolerables en Honduras. Por eso concluyo, lo volvería a hacer. Lo que hicimos ha sido bueno para HONDURAS y para los Estados Unidos, por eso LES PIDO acompáñeme a defender LA VERDAD, que no es solamente MI VERDAD y la de mi equipo, sino también la VERDAD DE HONDURAS.

LES HAGO UN LLAMADO a los buenos políticos, funcionarios, periodistas, académicos y ciudadanos en general en Honduras, en Estados Unidos y otros países que investiguen la terrible conspiración que han hecho ciertos sectores oscuros contra mí, quien, siendo un amigo de USA sin distingos políticos, siendo inocente hoy estoy encerrado en una prisión; ¡que no callen la verdad!

Después de casi dos años de estar injustamente detenido, a lo largo de este tiempo se ha puesto en evidencia la conspiración geopolítica y el complot que ha existido en mi contra, al grado de pactar asesinarme a mí y a mi familia, como me he dado cuenta en un informe del FBI que nunca me fue informado y que puse en conocimiento al Juez, ¿Cómo es posible que se haya ocultado en la investigación esta información?, ¿cómo es posible que la misma DEA haya infiltrado a un informante y colaborador quien haciéndose pasar como rabino busco en todo momento perjudicarme, manipular la defensa? Esto con conocimiento de la DEA y los Fiscales.

A estos escenarios, me estoy enfrentando, como la entrega tardía de la información fuera de los plazos establecidos por el Juez Castel, la entrega de un discovery infectado con malware como lo dijo la Abogada Enma Greenwood designada por el Tribunal, la negación de la programación de la audiencia y del cambio de abogado, aun a sabiendas de que la fiscalía ha pocos días del juicio continúo entregando información. Además de ello, la Defensa solicitó al Juez POR TRES VECES un aplazamiento de al menos 90 a 180 días para proteger mis derechos al debido proceso y a la asistencia efectiva de un abogado porque exprese al Juez la falta de confianza en mi equipo de defensa, petición que fue denegada por el Juez conociendo que el Abogado Renato Stabile había sido nombrado recientemente y requiere un plazo mayor para prepararse efectivamente y proteger mis derechos. También, todas las restricciones impuestas para usar información de mis propios recuerdos, mis propias vivencias como presidente del congreso nacional y presidente de Honduras, que ahora el gobierno considera información clasificada y quieren limitar su uso por ser información que comprueba todas mis actuaciones exitosas de combate al narcotráfico que de manera soberana emprendimos en conjunto con diferentes actores del gobierno de los USA.

Todo esto me causa un enorme perjuicio, una indefensión porque no estoy siendo sometido a un juicio justo, sino que a un juicio donde la fiscalía tiene un innumerable equipo de personas y cantidades de recursos ilimitados para trabajar esta acusación y, en cambio, los infiltrados en mi defensa junto a otros colaboradores de la DEA bloquearon toda posibilidad para que mis familias en Honduras pudiesen recolectar fondos para pagar los gastos mi defensa. Una enorme indefensión.

Edmund Burke que dice: Lo único que se necesita para que el mal triunfe es que los hombres buenos no hagan nada.

Pero yo Tengo fe que la justicia prevalecerá, porque como dice la Biblia en Santiago 1:12 y Juan 8:32: “Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que el Señor ha prometido a los que le aman.”

“y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.”

¡Les ruego que oren por mí para que la verdad prevalezca porque estoy preso siendo inocente!

New York, Febrero 2024

https://www.facebook.com/confidencialhn/videos/925323408855456?locale=es_LA

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img