HomeInternacional (Page 10)

WASHINGTON, EE.UU.

(Sputnik) Más de dos millones de estadounidenses presentaron solicitudes de desempleo por primera vez la semana pasada, informó el Departamento de Trabajo, lo que eleva el número total de pérdidas de empleos en EEUU a causa de la pandemia de COVID-19, a alrededor de 41 millones de personas.

«En la semana que finalizó el 23 de mayo, la cifra anticipada para reclamos iniciales ajustados estacionalmente fue de 2.123.000», consignó el departamento en un comunicado de prensa.

Sin embargo, los reclamos de desempleo disminuyeron respecto a las 2,4 millones de solicitudes de la semana anterior.

El departamento publicó previamente datos que mostraban que alrededor de 36 millones de estadounidenses habían solicitado beneficios de desempleo por primera vez durante las últimas ocho semanas, ya que la mayoría de las empresas no esenciales en EEUU fueron cerradas para limitar el impacto del COVID-19.

Los mayores aumentos en las solicitudes iniciales de desempleo para la semana que finalizó el 23 de mayo se produjeron en California (suroeste), el estado más poblado de EEUU, que todavía tenía algunos sectores de su economía bajo cierre.

Esa zona del país vio un aumento de 31,764 solicitudes respecto a la semana anterior.

Con las últimas solicitudes, el desempleo en los EEUU se sitúa en 14,5%, 2,6 puntos porcentuales menos que la tasa revisada de la semana anterior, dijo el Departamento de Trabajo.

La compañía aérea estadounidense American Airlines informó que despedirá el 30% de sus empleados a causa de la crisis provocada por la pandemia de coronavirus, informó el canal de televisión CNN.

Según el medio, Elise Eberwein, la vicepresidenta ejecutiva de Recursos Humanos de la compañía, informó a los trabajadores que se prevé reducir la propia empresa, y «dirigir una aerolínea menor significa que se necesitará alrededor de un 30% menos de directivos y de empleados comunes».

La carta que está a disposición de la cadena indica que se exhorta a los propios empleados a presentar su renuncia.

Si el número de despidos voluntarios resulta insuficiente, la compañía procederá a despidos forzados, pero todos esos trabajadores seguirán recibiendo sus salarios hasta el 30 de septiembre.

Según datos de la revista Forbes, la compañía cuenta con una plantilla de 133.700 personas, es decir, los recortes podrían abarcar a más de 40.000 empleados.

Esta semana, el director general de Boeing, David Calhoun, aseguró que la compañía despedirá a más de 6.500 empleados en Estados Unidos.

MOSCÚ, RUSIA

(Sputnik) El número de recuperados de COVID-19 en El Salvador superó al de nuevos contagios por cuarto día consecutivo, según las autoridades.

El último resumen de casos, publicado por el Ministerio de Salud a primera hora de la madrugada, eleva a 2.194 el total de diagnósticos confirmados, entre ellos 85 positivos por COVID-19 en las más de de 2.500 pruebas hechas el 27 de mayo.

La cifra de fallecidos ascendió a 39 con dos más en 24 horas, y la de pacientes recuperados superó el millar (1.002), con 129 altas del 27 de mayo.

«El número de contagios subió. Pero el número de pacientes curados fue mayor. Por lo que el 27 de mayo es el cuarto día consecutivo con más pacientes curados, que nuevos contagios», resaltó el presidente salvadoreño, Nayib Bukele, en Twitter.

Desde el 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud califica como pandemia la enfermedad COVID-19 causada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

A lo largo del mundo se han detectado más de 5,69 millones de casos de infección por el patógeno, incluidos más de 355.700 decesos y unos 2,35 millones de recuperaciones, según la Universidad estadounidense Johns Hopkins.

WASHINGTON, EE.UU.

(Sputnik) El número de muertes en EEUU causadas por la enfermedad respiratoria COVID-19 superó los 100.000, mostraron datos recopilados por la Universidad Johns Hopkins.

Con esta cifra, el virus se ha cobrado la vida de más estadounidenses que las guerras de Vietnam y Corea en conjunto, de acuerdo con AP.

Así, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus en los Estados Unidos a primera hora de la noche del 27 de mayo alcanzó los 100.047 y los casos confirmados ahora son más de 1,69 millones, según los datos oficiales. De acuerdo a estas cifras, la letalidad alcanza el 5,9%, un porcentaje menor que el de otros países europeos.

El virus ha infectado a más de 5,6 millones de personas y ha matado a más de 350.000. El país norteamericano tiene, con una amplia ventaja, el mayor número de infecciones confirmadas y fallecimientos, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins. Europa ha registrado alrededor de 170.000 decesos, mientras que Estados Unidos rebasó los 100.000 en menos de cuatro meses.

Con estas cifras, prácticamente uno de cada tres fallecidos por esta enfermedad es de EEUU.

A finales de marzo, Estados Unidos rebasó a China con 3.500 decesos. Ahora, Estados Unidos no solo tiene una mayor cantidad de víctimas fatales, sino también la mayor cantidad de casos confirmados de COVID-19 en el mundo, con cerca de un 30% del total global.

Al comienzo del brote, el presidente Donald Trump minimizó la gravedad del SARS-CoV-2, virus responsable por la COVID-19, y afirmó que no era mucho peor que la influenza común.

Previamente, había pronosticado que el país no llegaría a esta cantidad de muertos. Sin embargo, Anthony Fauci, principal experto en enfermedades infecciosas del Gobierno, advertía que el COVID-19 podría cobrar más de 100.000 vidas en el país.

«Creo que estaremos muy por debajo de ese número», señaló el mandatario el 10 de abril. Diez días después, declaró: «vamos hacia las 50 o 60.000 personas». Otros 10 días más tarde: «probablemente tengamos entre 60.000 y 70.000».

Sus detractores han dicho que la cifra de fallecidos se disparó debido a la lenta respuesta de Trump, a lo que el mandatario ha respondido en Twitter que, sin sus acciones, esta sería 20 veces mayor.

El presidente ha instado a los estados a reabrir sus economías después de meses de restricciones a la movilidad.

El virus causó daños particularmente graves en Nueva York, y sus suburbios, donde ha matado a más de 21.000 personas. En su punto más alto, cientos de personas morían a diario en la ciudad de Nueva York y los hospitales, ambulancias y servicios de emergencia se encontraban rebasados por el número de pacientes. Incluso, se tuvo que recurrir a fosas comunes para poder enterrar a todas las personas que perdían la vida.

Confidencial HN