HomeInternacional (Page 9)

MOSCÚ, RUSIA

(Sputnik) Estados Unidos vuelve a ser el centro de atención por el nuevo coronavirus, luego de que se informara de un aumento considerable de los casos de infectados y la posibilidad de que los estadounidenses contagiados con el SARS-CoV-2 sean diez veces más que los hasta ahora confirmados.

La preocupación aumentó este jueves 25 cuando el número de casos confirmados con COVID-19 superó los 39.000 en un día, una cifra récord que deja atrás los 38.115 de finales de abril, considerado el pico de la pandemia.

Los expertos señalan la reapertura de la economía —iniciada hace más o menos un mes los 50 estados de EEUU— y el cansancio generado por la cuarentena como los responsables de estos altos índices; pues muchas personas se niegan a seguir las reglas de distanciamiento social. Este repunte fue anunciado, pues en mayo la comunidad científica advirtió sobre el riesgo de «nuevos picos».

La posibilidad de que el número de estadounidenses contagiados por coronavirus sea diez veces superior a la cifra de casos confirmados sonó como una bomba en los oídos de muchos cuando lo afirmó el director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC, por sus siglas en inglés), Robert Redfield.

«Nuestra mejor estimación ahora es que por cada caso que es reportado hay en realidad otras diez infecciones», apuntó Redfield el 25 de junio, en una rueda de prensa telefónica, en la que explicó que para llegar a esta conclusión se basaron en muestras de sangre recolectadas en todo el país en busca de anticuerpos contra el brote, y por los resultados concluyeron que por cada persona contagiada hay 10 más.

Actualmente, hay unos 2,3 millones de casos detectados en EEUU, según los CDC, —mientras que la Universidad Johns Hopkins informa de más de 2,4 millones de contagiados—, por lo que con esta nueva estimación los casos totales en la nación norteña podrían superar los 23 millones.

«Este virus causa mucha infección asintomática, el enfoque tradicional de buscar enfermedad sintomática y diagnosticarla obviamente subestima la cantidad total de infecciones», resaltó Redfield.

Según el directivo, estos datos suponen que entre el 5 y el 8% de la población habría contraído el virus, con lo que la gran parte de la población del país tiene posibilidades de contagiarse.

«Una mayoría significativa del público estadounidense, probablemente mayor que el 90% del público estadounidense, sigue siendo susceptible», avisó.

El director de los CDC explicó que, contrario a la tendencia anterior, los jóvenes han impulsado el aumento de los casos en EEUU, particularmente en el sur y el oeste del país.

Según sus datos, estados como Texas, Alabama, Idaho, Mississippi, Missouri y Nevada informaron máximos diarios durante la última jornada. En tanto la Universidad Johns Hopkins destaca que la Florida registró más de 5.500 contagios el 24 de junio, su tope durante la pandemia. Y mantiene en números rojos a estados como Carolina del Sur, Arizona y Arkansas.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, no se lo pensó mucho y decidió suspender temporalmente la reapertura de su territorio.

«Esta pausa temporal ayudará a nuestro estado a acorralar la propagación (del virus) hasta que podamos entrar de manera segura en la siguiente fase de reapertura», manifestó, y en otra oportunidad les comunicó a sus conciudadanos que «a menos que sea urgente salir, no hay lugar más seguro en este momento que sus casas».

En su comparecencia de prensa, el director de los CDC pidió a los estadounidenses que tomen todas las precauciones para así minimizar la proliferación del virus: «La herramienta más poderosa (para combatir el coronavirus) que tenemos es la distancia social. Esto significa mantener una distancia física de al menos seis pies en público, llevar cobertores faciales y seguir el lavado de manos», recordó.

«A medida que entremos en el otoño, en el invierno, esas (medidas) van a ser mecanismos de defensa muy, muy importantes», remarcó Redfield, cuyo mensaje entra en contradicción con el del presidente estadounidense Donald Trump, quien se niega a usar una mascarilla en público y le ha restado importancia a la amenaza del virus y ha dicho reiteradamente que «se está disipando, se va a disipar».

Pero las cifras no mienten y ponen en evidencia al mandatario, pues según la Universidad Johns Hopkins, en el país han fallecido 124.400 personas. Algo que resaltó el corresponsal de la BBC en Washington Jon Sopel quien apuntó que «la guerra de EEUU contra el enemigo invisible, como le gusta llamarla a Trump», ha matado a más estadounidenses en cuestión de tres meses que los conflictos de Corea, Vietnam, Irak y Afganistán en 44 años.

WASHINGTON, EE.UU.

(Sputnik) La Corte Suprema de Estados Unidos apoyó en un fallo la capacidad de la administración del presidente Donald Trump de deportar rápidamente a los inmigrantes irregulares que buscan asilo político.

Con siete votos a favor y dos en contra, el órgano respaldó al Ejecutivo al revocar un fallo de un tribunal de primera instancia que habría permitido al agricultor de Sri Lanka, Vijayakumar Thuraissigiam, una revisión judicial del rechazo del Gobierno a su solicitud de asilo.

«El demandado intentó ingresar ilegalmente al país y fue detenido a solo 25 yardas de la frontera. Por lo tanto, no tiene derecho a derechos procesales que no sean los otorgados por la ley», escribió el juez Samuel Alito.

Una ley citada por Alito requiere que un individuo muestre «temor creíble» de persecución si se ve obligado a regresar a su hogar, un reclamo que fue rechazado por el oficial de asilo que arrestó a Thuraissigiam y que luego fue confirmado durante una audiencia por un juez de migración.

La semana pasada, el tribunal superior rechazó el intento de Trump de poner fin a un programa del Gobierno que permite a los migrantes llevados a Estados Unidos cuando eran niños, conocidos como «dreamers», permanecer y trabajar en el país.

WASHINGTON, EE.UU.

(Sputnik) Un policía del estado de Nueva York fue acusado de presuntamente utilizar la técnica de asfixia contra un hombre durante un arresto, informó la fiscal de distrito de Queens, Melinda Katz.

«El policía David Afanador ha sido acusado de intento de asfixia agravado y asfixia en segundo grado por supuestamente usar una llave de asfixia contra un hombre de Queens en Far Rockaway durante un arresto el domingo pasado [21 de junio]», dijo Katz.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, firmó recientemente una legislación que penaliza el uso de técnicas de asfixia cuando es utilizada de una forma que pone en riesgo la vida.

Numerosas jurisdicciones en los Estados Unidos están adoptando una legislación para abordar las situaciones de brutalidad policial luego de protestas masivas y disturbios provocados por el asesinato del hombre afroestadounidense, George Floyd, bajo custodia policial el 25 de mayo.

Si es declarado culpable, Afanador enfrenta hasta siete años de prisión.

Confidencial HN