HomeInternacional (Page 12)

SAN SALVADOR, EL SALVADOR

(Sputnik) Una corte federal de EEUU acusó formalmente a Acisclo Valadares, ministro guatemalteco de Economía durante el gobierno de Jimmy Morales (2016-2020), de lavar unos 10 millones de dólares del narcotráfico.

«Fiscales federales del sur de la Florida presentaron cargos contra el antiguo ministro de Economía de Guatemala, Asisclo Valladares Urruela, 44, por ayudar a lavar cerca de 10 millones de dólares de ganancias de drogas ilegales y otro dinero mal habido», refiere el Departamento de Justicia de EEUU en su web oficial.

Según la demanda, los fiscales alegan que durante una conspiración de cuatro años Valladares Urruela propició el comercio ilegal de drogas mediante la creación de un mecanismo para impedir el rastreo de efectivo, el cual era usado para sobornar a políticos guatemaltecos.

El imputado, prófugo de la justicia tras serle negada su solicitud de asilo político en Colombia en enero pasado, es hijo del diplomático y exprocurador general de Guatemala Acisclo Valladares Molina, quien afirmó en redes sociales que la acusación es una venganza en su contra.

La acusación formal fue presentada por la fiscal federal Ariana Fajardo Orshan, el agente especial Robert E. Bornstein, del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), y el agente Kevin W. Carter, de la Agencia de Control de Drogas (DEA).

En la trama participaron «un importante narcotraficante, un político corrupto guatemalteco y un empleado de un banco del sistema financiero, quien era el conducto entre quienes tenían el efectivo sucio y Valladares Urruela», dice el comunicado.

El sofisticado esquema funcionó de 2014 a 2018, período durante el cual el imputado recibió con regularidad «mochilas, bolsos de lona y maletines llenos de efectivo sucio e imposible de rastrear», precisa el texto.

El caso forma parte de la Operación «Black Mass», resultado de los esfuerzos de la Fuerza de Tarea Contra el Crimen Organizado de Drogas, una asociación entre las agencias policiales federales, estatales y locales de EEUU.

BARCELONA, ESPAÑA

(Sputnik) La Casa Real española sigue sin dar información sobre el paradero del rey emérito, Juan Carlos I, todavía bajo incógnita tras su marcha de España a raíz de años de escándalos que culminaron con una investigación sobre sus supuestos negocios irregulares.

Portugal y República Dominicana son los dos destinos que más se barajan entre la prensa española, que no cesa de especular sobre las circunstancias en las que el antiguo jefe del Estado español abandonó su país.

Ni la Casa Real quiere decirlo ni el Gobierno de España dice saberlo, por lo que seguirán siendo conjeturas hasta que el padre del rey Felipe VI sea captado por cámaras en algún lugar del mundo.

«No tengo esa información», afirmó en rueda de prensa ante las preguntas de los periodistas el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, añadiendo a la confusión que se generó en los últimos días en la opinión pública española.

Por un lado, varios medios apuntan a que la elección del monarca para fijar su nueva residencia habría sido República Dominicana, donde cuenta con muchos amigos.

Según algunos de los principales medios españoles como El País y el diario ABC, conocido por su apoyo a la monarquía, el rey emérito pasó los días 1 y 2 de agosto en la localidad norteña de Sanxenxo, en la región de Galicia.

Allí habría celebrado una cena con algunos de sus amigos más cercanos, en vísperas de que la Casa Real anunciara su salida del país.

«El rey emérito pasó su último fin de semana antes de dejar España en Sanxenxo, con los amigos y compañeros de regatas del Bribón, de la clase 6mR de vela, la aventura en el mar con la que lleva estos años ilusionado y embarcado», afirmó El País en un artículo.

Tras el encuentro con sus allegados, el monarca se habría dirigido al aeropuerto internacional de Oporto, a 140 kilómetros de distancia y en territorio portugués, desde donde supuestamente tomó un avión en dirección a Santo Domingo.

En el país caribeño reside la familia Fanjul, de ascendencia española y cubana, cuyos miembros Pepe y Alfonso Fanjul son íntimos amigos de Juan Carlos I.

Esta familia fue anfitriona del monarca en varias ocasiones, recibiéndole en el lujoso resort de su propiedad conocido como Casa de Campo, en la costa sureste de la isla caribeña.

«Lo más probable es que el Rey padre haya aceptado algunas de las muchas invitaciones que ha recibido por parte de sus amigos, conocedores del amargo momento que está viviendo como consecuencia de las acusaciones realizadas por su examiga Corinna Larsen», especula el periódico ABC.

A esta hipótesis se suma La Vanguardia, que cita a fuentes que conocían «de antemano» las intenciones del rey emérito de «pasar una temporada junto los Fanjul».

El diario apunta a que el monarca ya estuvo allí en el mes de febrero, poco antes de que estallara la pandemia del coronavirus y de que su hijo, Felipe VI, anunciara la intención de renunciar a su herencia el 15 de marzo.

Pese a que los medios locales de República Dominicana publicaron que no hay constancia en los controles de migración de la llegada de Juan Carlos de Borbón, este podría haber llegado a un aeropuerto privado.

La cancillería dominicana también negó tener información sobre el asunto, por lo que no está clara su estancia en este país aunque sea la principal sospecha de los medios españoles.

Por su parte, medios portugueses como la cadena Televisao Independente situaron al monarca en la localidad de Estoril, donde pasó su infancia y residieron sus padres en los años en que permanecieron exiliados de España.

Aunque no se confirmó su llegada a este municipio, la pasada semana su alcalde, Carlos Carreiras, afirmó que recibiría a Juan Carlos de Borbón «con los brazos abiertos».

Desde el diario El Confidencial informan que el monarca está instalado en la localidad portuguesa de Azeitao, donde habría sido acogido por la familia Brito e Cunha-Espirito Santo, con quien mantiene una relación íntima desde el exilio familiar.

«Aunque esta familia tiene su residencia original en Cascais, localidad próxima a Estoril, el complejo donde se ha instalado Juan Carlos I es la finca de los Brito e Cunha-Espirito Santo conocida como Casa Grande Quinta do Peru, ubicada en Azeitao», apunta el medio, que descarta que su destino sea República Dominicana.

Para añadir a esta tesis, el periódico portugués Público confirmó que el presidente luso, Marcelo Rebelo de Sousa, estuvo en Madrid el pasado 21 de julio y se reunió con el rey Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela.

«No estoy de vacaciones ni abandono España. Esto es un paréntesis», dijo supuestamente Juan Carlos en un mensaje a sus amigos cercanos desde el avión con el que abandonó España, citado por varios medios.

En este, el rey emérito explicaba que se iba a trasladar momentáneamente fuera del país a un destino que prefirió no precisar.

Que los escándalos económicos y amorosos que lo perseguían desde hace años terminaran en la justicia fue la gota que colmó el vaso y obligó al monarca a salir de España, con el fin de distanciarse físicamente del resto de la familia real.

La opinión pública e incluso varios dirigentes políticos lo calificaron directamente de «huida» y «exilio», ya que del anuncio emitido por la Casa Real no se deduce que tenga la intención de volver.

«Guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles, a sus instituciones y a ti como rey, te comunico mi meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España», comunicó a su hijo y actual monarca en una carta.

El rey emérito, que de momento no está reclamado por los tribunales de España ni de Suiza —donde se originaron las investigaciones por supuesta corrupción—, se mostró dispuesto a cooperar con la justicia si así se requiere.

Su marcha toma desprevenida a España, inmersa en una crisis económica derivada de la pandemia que hace que muchos no vean con buenos ojos el secretismo entorno a la noticia y la relacionen directamente con un intento de evadir la justicia.

MOSCÚ, RUSIA

(Sputnik) La explosión en el puerto de Beirut dejó sin hogar a unas 300.000 personas, afirmó el gobernador de la capital libanesa, Marwan Abboud.

«Cerca de 300.000 personas han tenido que abandonar sus hogares en la capital del Líbano después de la explosión en el puerto», afirmó Abboud citado por el canal Al Mayadeen.

El gobernador agregó que el daño por el siniestro supera los 3.000 millones de dólares.

Este 5 de agosto Abboud ya había estimado el daño de la explosión en el puerto en entre 3.000 y 5.000 millones de dólares, según comunicó el portal LBCI Nеws.

El gobernador afirmó además que 10 rescatistas fallecieron tras la explosión en el puerto de la ciudad.

A su vez, el director general del Ministerio de Economía declaró que el Líbano no afrontará una crisis alimenticia tras la desastrosa explosión que se produjo en el puerto de Beirut, donde se almacenaban silos de harina.

«No estamos afrontando una crisis de harina. Disponemos de unas 35.000 toneladas de harina. Además hay cuatro barcos cargados con otras 25.000 toneladas de harina, la que procuraremos llevar directamente el puerto de la ciudad de Trípoli», dijo al portal noticioso LBCI News, al comentar la situación alimenticia en el país tras los trágicos acontecimientos de la víspera.

El ministro de Economía de Líbano, Raoul Nehme, a su vez declaró que el análisis efectuado por su ministerio y otras estructuras del país permite afirmar que las existencias de harina disponibles podrán satisfacer las demandas del mercado interno durante un largo tiempo.

«De ahí que no exista una crisis vinculada con falta de harina ni pan», subrayó.

El 4 de agosto en el puerto de Beirut se produjo una potente explosión, precedida por un pequeño estallido. Según estimaron sismólogos jordanos, la segunda explosión liberó una energía equivalente a la de un sismo de magnitud 4,5.

El gobernador de Beirut afirmó que las explosiones afectaron la mitad de los edificios de la capital libanesa.

El primer ministro del país, Hassan Diab, declaró que la explosión se debe al almacenamiento inadecuado de las 2.750 toneladas del nitrato de amonio durante seis años.

Confidencial HN