HomeInternacional (Page 12)

BUENOS AIRES, ARGENTINA

(Sputnik) El ministro argentino de Relaciones Exteriores, Felipe Solá, descartó que las sanciones y bloqueos contra Venezuela puedan repercutir en algo positivo para el país, según expresó durante un simposio internacional sobre la situación de refugiados y migrantes de esa nación en el contexto de la pandemia del nuevo coronavirus.

Los bloqueos y sanciones «ocasionan muchos problemas al pueblo venezolano y por eso estamos en contra», indicó el canciller en el marco de la Conferencia Internacional de Donantes en solidaridad con los refugiados y migrantes venezolanos.

Durante su intervención, Solá solicitó que se «respete la Constitución» de Venezuela y que cualquier medida que se adopte surja desde adentro hacia afuera y no desde el exterior.

A ese respecto, el canciller destacó las contribuciones del Grupo Internacional de Contacto, promovido por la Unión Europea con el apoyo de Argentina, en detrimento del Grupo de Lima, que mantenía una actitud más desafiante respecto al Gobierno de Nicolás Maduro.

Por ello Solá destacó como criterios la «sensibilidad y la búsqueda de soluciones concretas» para los migrantes venezolanos y destacó que los ciudadanos de esa nación que se radicaron en su país reciben el mismo trato que «cualquier argentino».

«Somos un país poblado por migrantes», recordó el ministro durante la conferencia apoyada por la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

El canciller también indicó que «en nuestro país a los migrantes la ley los equipara a cualquier ciudadano argentino y les asegura el acceso a salud pública, la educación pública y a todos los programas de la pandemia».

En la Conferencia Internacional participaron el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, y el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

A su vez intervinieron los presidentes de Colombia, Iván Duque; de Ecuador, Lenin Moreno; y el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

También asistieron la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España, Arancha González Laya, el alto representante y vicepresidente de la Comisión Europea, Josep Borrell, y el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi.

Además fueron parte de la charla los ministros de Relaciones Exteriores de Panamá, Alejandro Ferrer; de Brasil, Ernesto Araújo; de Ecuador, José Valencia; de Costa Rica, Rodolfo Solano Quirós; de Uruguay, Ernesto Talvi; de Paraguay, Antonio Rivas Palacios; de Alemania, Heiko Maas; de Grecia, Nikos Dendias y de Noruega, Marianne Hagen.

Al asumir en diciembre de 2019, el Gobierno argentino de Alberto Fernández cambió la postura que mantenía este país con Venezuela al distanciarse del Grupo de Lima que apoyaba su predecesor, Mauricio Macri (2015-2019), quien respaldaba al diputado opositor Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela.

SAN SALVADOR, EL SALVADOR

(Sputnik) La Dirección General de Centros Penales (DGCP) de El Salvador confirmó la detección de 36 casos de COVID-19 en dos cárceles del país, que son tratados en aislamiento dentro de cada reclusorio.

«Hemos identificado 25 reos positivos de COVID-19 en el Penal de San Vicente y 11 en el Penal de Quezaltepeque. Se ha empezado el tratamiento y la separación de estas personas. En cada centro penal hay un área de aislamiento», informó Osiris Luna, titular de la DGCP y viceministro de Seguridad.

Luna adelantó que los contagios obedecieron a nexos epidemiológicos con empleados del sistema penitenciario, los cuales fueron identificados y sometidos a tratamiento, con el reconocimiento por su trabajo en áreas de riesgo.

El funcionario afirmó que el nexo fue asintomático e imposible de detectar, pese a que dos veces al día se le toma la temperatura corporal a todo el personal, que además usa mascarillas y visores.

Según la DGCP, a todos los reos del sistema carcelario se les ha entregado mascarillas y kit de insumos higiénicos, y reciben «un tratamiento mejor o igual que cualquier ciudadano que tiene síntomas y va al Ministerio de Salud», aseguró Luna.

La población penal en El Salvador es una de las más hacinadas del mundo, con más de 37.000 reos en centros diseñados para un máximo de 21.000, lo cual eleva su nivel de vulnerabilidad ante enfermedades contagiosas, como el COVID-19.

La Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos alertó el pasado fin de semana sobre la situación en el centro de detención de San Vicente, pues hasta entonces las autoridades no mencionaron casos en el sistema penitenciario.

Las cárceles de esta nación centroamericana acapararon titulares a finales de marzo pasado, cuando el Gobierno del presidente Nayib Bukele divulgó imágenes del traslado y aglomeración de presos tras una ola de homicidios que sacudió al país.

La prisión de Quezaltepeque, donde fue confirmado el otro brote, es una de las seis que la DGCP destina exclusivamente a miembros de las «maras» (pandillas).

El Salvador ya superó los 2.000 casos confirmados del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 y 1.502 más son sospechosos, aunque desde el pasado domingo se registran más personas recuperadas que infectadas.

MOSCÚ, RUSIA

(Sputnik) El Salvador superó los 2.000 contagios de COVID-19, al sumar 59 nuevos positivos y un fallecimiento en 24 horas, reportó el Ministerio de Salud.

De las 2.336 pruebas de diagnóstico realizadas el 25 de mayo, 59 dieron positivo, con lo que el número acumulado ascendió a 2.042, según el último balance publicado por el organismo.

Por segundo día consecutivo, la cifra de pacientes curados (89) se situó por encima de la de nuevos contagios. Un total de 787 pacientes han superado la enfermedad hasta la fecha.

El número de decesos se elevó a 36 el 25 de mayo con la muerte de un hombre de 46 años sin antecedentes médicos que trabajaba como personal de primera línea durante la pandemia.

Desde el 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud califica como pandemia la enfermedad COVID-19 causada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 detectado en la ciudad china de Wuhan a finales de 2019.

A lo largo del mundo se han detectado más de 5,49 millones de casos de infección por el patógeno, incluidos más de 346.000 decesos y unos 2,23 millones de recuperaciones, según la Universidad estadounidense Johns Hopkins.

Confidencial HN