Monday, Sep 16, 2019
HomeInternacional (Page 5)

RÍO DE JANEIRO, BRASIL

(Spútnik) Al menos 11 personas murieron en un incendio que se produjo el 12 de septiembre por la noche en el hospital Badim en Río de Janeiro, informó el diario O Globo.

«El incendio del jueves [el 12 de septiembre] por la noche en el Hospital Badim, [el barrio de] Maracaná, dejó al menos 11 muertos, pero aún no hay información sobre su identidad», publicó el medio.

La identificación oficial comenzó a las 8.00 en el Instituto Médico Forense.

Una de las víctimas, una anciana de 88 años, fue identificada y, según datos preliminares, había muerto al inhalar humo durante el rescate.

Diez cuerpos fueron retirados del hospital a primera hora del 13 de septiembre.

La operación de rescate está en curso, al lugar se desplazó un nuevo equipo de bomberos.

BOGOTÁ, COLOMBIA

(Spútnik) El Gobierno de Colombia habría colaborado con un grupo paramilitar para que el líder opositor venezolano, Juan Guaidó, ingresara ilegalmente al país el pasado 22 de febrero, dijo a Spútnik el director ejecutivo de la Fundación Progresar, Wilfredo Cañizales.

«Quienes recibieron a Guaidó en la cancha de fútbol de Aguaclara (zona rural de Puerto Santander, nordeste) fueron miembros de la Fuerza Pública colombiana, estamos seguros de eso. ¿Qué hacían ellos ahí si no era porque sabían de antemano que Guaidó llegaría por esa trocha ilegal en un acuerdo con paramilitares de Los Rastrojos?», dijo Cañizales a esta agencia.

La denuncia se conoce luego de que en la víspera el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, Diosdado Cabello, reveló unas fotografías de Guaidó con cabecillas de Los Rastrojos, al parecer tomadas el 22 de febrero, día en que el diputado venezolano pasó a Colombia para participar del concierto Venezuela AID Live y liderar el paso de «ayuda humanitaria» a su país.

Guaidó asegura que llegó a Colombia con ayuda de militares venezolanos, pese a que el Tribunal Supremo de su país le había prohibido salir.

En las fotografías reveladas por Cabello se observa al autoproclamado presidente interino de Venezuela con la misma indumentaria que llegó a Colombia y en compañía de Albeiro Lobo Quintero, alias ‘Brother, y John Jairo Contreras, alias ‘El Menor’, cabecillas de Los Rastrojos y quienes permanecen detenidos en la ciudad colombiana de Cúcuta desde junio pasado.

«Esas fotografías lo que llevan es a tener una prueba contundente de lo que nosotros veníamos denunciando desde tiempo atrás y a lo que nadie le prestó atención», dijo Cañizales a Spútnik.

«Nos interesa con esta denuncia que haya investigaciones si se comprueba que el Gobierno colombiano tiene responsabilidad en este operativo; vamos a solicitarle a la Procuraduría General (Ministerio Público) que abra una investigación siempre que encuentre indicios, para lo cual entregaremos material probatorio, videos, fotografías y otros elementos de los que disponemos», agregó Cañizales.

Días antes del concierto organizado por el magnate británico Richard Branson, la Fundación Progresar mantuvo comunicaciones con habitantes del sector rural de Cúcuta y de Puerto Santander, que advirtieron que Los Rastrojos adelantaban un toque de queda sin que en ese momento se conocieran los motivos del mismo, explicó el director de la organización no gubernamental.

«Nos dijeron que el grupo paramilitar Los Rastrojos, que opera en esa zona desde el año 2012 y que controla todo en la región, impuso un toque de queda en las poblaciones de Guaramito y Aguaclara, y que por varias horas no dejaron salir a nadie de sus casas ni circular en carros y motos», recordó Cañizales.

«Nosotros no entendimos bien qué ocurría, pero al otro día, el 22 de febrero, la gente nos volvió a llamar para decirnos que todo había regresado a la normalidad y que el toque de queda se organizó para facilitar el paso de la caravana de Juan Guaidó, lo que consideramos fue un paso ilegal», agregó.

Asimismo, Cañizales dijo que el hecho fue denunciado ante las autoridades locales incluso antes del concierto, pero que hasta el momento la Fundación Progresar no ha obtenido ninguna respuesta.

«El día del concierto pudieron pasar muchas cosas, porque se estaba moviendo gente armada, se estaban moviendo un grupo de militares colombianos, había mucha gente preocupada por lo que pudiera ocurrir, de lo que pudiera haber detrás del concierto y de la estrategia de la ayuda humanitaria», indicó.

Cañizales recordó también que junto con integrantes de su fundación mantuvo «una reunión bastante tensa» con el gobernador del departamento Norte de Santander, William Villamizar, a quien le advirtieron de su responsabilidad en lo que pudiera ocurrir en el concierto.

Villamizar argumentó que el evento era organizado por la Presidencia de Colombia junto con Branson, por lo que justificó que no tenía ninguna responsabilidad en el mismo, añadió el director de Progresar.

«Le advertimos de que nosotros nos encargaríamos de adelantar las acciones jurídicas para probar su responsabilidad; nos parecía que era una irresponsabilidad prestarse para ese tipo de situaciones», señaló Cañizalez, cuya fundación, con más de 30 años de existencia en Cúcuta y en la frontera con Venezuela, acompaña alrededor de 60 organizaciones sociales, campesinas y comunidades de 15 municipios de Norte de Santander.

Además, indicó que la Fundación Progresar enviará un documento a la Cancillería de Colombia para que el Gobierno responda «quiénes estaban coordinando ese operativo de ingreso de Guaidó a Colombia» en el que participaron Los Rastrojos.

«Queremos enviar el mensaje de que no todo vale para conseguir los objetivos políticos. El Gobierno colombiano no puede seguir jugando al todo vale contra Venezuela, porque esa práctica nos ha llevado a 50 años de conflicto armado en nuestro país y a alianzas de la clase política con el paramilitarismo. No todo vale por parte del gobierno de Duque para tumbar a Nicolás Maduro», concluyó Cañizales.

Guaidó, quien regresó a Venezuela pocos días después de haber ingresado a Colombia, aún no se pronuncia sobre las fotografías reveladas por Diosdado Cabello.

CARACAS, VENEZUELA

(Spútnik) El mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció que no acudirá a la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) este año, y señaló que la delegación de su país la encabezarán la vicepresidenta Delcy Rodríguez y el canciller Jorge Arreaza.

«La vicepresidenta Delcy Rodríguez y el canciller Jorge Rodríguez irán este año a la Asamblea General de Naciones Unidas (…) yo fui el año pasado a Nueva York, este año no voy a ir, este año me quedo con ustedes trabajando aquí en Venezuela, bien seguro y bien tranquilo», expresó el mandatario en una transmisión del canal estatal Venezolana de Televisión.

Maduro ofreció estas declaraciones durante una actividad realizada en el Palacio de Miraflores (sede de Gobierno), ubicado en Caracas, para conmemorar los 11 años de la creación de la división juvenil del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Los representantes de la delegación venezolana serán responsables de entregar al secretario general de la ONU, Antonio Gutérres, las firmas que ha recogido el Gobierno en rechazo al bloqueo económico de la Casa Blanca contra la nación suramericana.

«He designado a la vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, junto al canciller para que lleve todos los millones de firmas, más de 12 millones de firmas que el pueblo venezolano ha dado para llevar esta carta al secretario general de Naciones Unidas y decirle aquí está la inmensa mayoría del pueblo venezolano diciendo no más bloqueo, no más sanciones», indicó.

El Gobierno de Estados Unidos ha recrudecido en 2019 las sanciones contra Venezuela, prohibiendo incluso el uso de su sistema financiero para cualquier transacción con Caracas.