Monday, Dec 9, 2019
HomeInternacional (Page 7)

WASHINGTON, EE.UU.

(Spútnik) El Departamento de Defensa de EEUU está estudiando un mayor despliegue de tropas en Medio Oriente debido a las crecientes amenazas a la navegación y a otras actividades económicas en la zona del Golfo Pérsico, dijo en el Congreso el secretario adjunto de Defensa para Política, John Rood.

«De acuerdo a lo que vemos en materia de amenazas, es posible que necesitemos ajustar nuestras fuerzas actuales, y creo que sería una medida prudente con base en lo que observamos porque nuestro objetivo es disuadir una agresión iraní», dijo Rood al Comité de Servicios Armados del Senado.

El funcionario del Pentágono describió como «inexacta» la cifra de 14.000 efectivos publicada el 4 de diciembre por el diario The Wall Street Journal, porque la medida no se tomó todavía.

El diario afirmó que se esperaba para este mes la decisión del presidente Donald Trump de aprobar el despacho de 14.000 efectivos adicionales a Medio Oriente, lo cual representa duplicar la cantidad de tropas que ya se encuentran en la región desde que empezó la expansión militar en mayo.

El Pentágono describió inicialmente el informe del diario como «falso», pero Rood suavizó la calificación a «inexacto» y contestó afirmativamente cuando un senador le preguntó si se están considerando planes para desplegar una cantidad no especificada de nuevas tropas.

El presidente había prometido en enero «repatriar nuestras tropas» desplegadas en guerras interminables en Medio Oriente y Asia meridional.

Pero, en los hechos, Trump incrementó la cantidad de personal militar en el exterior que heredó de la administración anterior, incluso restando las esperadas reducciones en Siria y Afganistán.

Este año, el presidente envió 14.000 soldados al Golfo Pérsico luego de que Washington acusara a Teherán, sin presentar pruebas, de perpetrar una serie de ataques a buques petroleros.

CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO

(Spútnik) El expresidente uruguayo José Mujica (2010-2015) recomendó la legalización de drogas, como la marihuana pero también la cocaína, para enfrentar los problemas de salud sin aparatos represivos, en una entrevista ofrecida durante una visita a México para encabezar foros culturales y recibir un doctorado honoris causa.

«Deberíamos tener el coraje de legalizar el consumo de coca [cocaína], legalmente registrar a los consumidores, identificarlos», dijo Mujica a la mayor cadena nacional, Televisa.

Del mismo modo, dijo que le parece «ridículo meter preso a un muchacho por fumar un cigarro [de marihuana]», pero acotó que no recomienda usar ninguna droga, «al contrario».

Con la legalización de las drogas «vamos a tener problemas médicos, pero de frente, en el lugar de gastar en aparatos represivos, gastar en enfermeros», prosiguió.

El senador electo por el Frente Amplio (izquierda), partido que gobernó 15 años y perdió a fines de noviembre las elecciones presidenciales, advirtió que para tomar la decisión de una política de legalización «hay que tener mucho coraje político».

El Plan Nacional de Desarrollo del presidente Andrés Manuel López Obrador contempla la regulación del mercado de la marihuana, que está en marcha en el Senado.

Mujica agregó que el narcotráfico creció por la existencia de consumidores y por la prohibición.

«Lo transformamos en un negocio fantástico, por la tasa de ganancia que tiene, todo lo prohibido cuesta mucho más», enfatizó.

También expresó su aprobación a las amnistías, como la que le permitió salir de cárcel al final de una dictadura militar (1973-1985), por ser uno de los fundadores de la guerrilla Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros.

«A cambio de la paz y la tranquilidad vale la pena la amnistía», respondió.

Acerca de la situación política en México, indicó que este país «está intentando cambios, ojalá que los pueda hacer en paz y recupere lo mejor que tiene, su pueblo».

Tras su encuentro con López Obrador, consideró que el líder mexicano de izquierda nacionalista «tiene un optimismo bárbaro, cree que en un año más lo van a entender totalmente».

Mujica, de 85 años, añadió que «como viejo, le dije que no, pero es bueno que tenga fe, si la gente no tiene fe no puede trabajar». Relató que, como respuesta, el mandatario mexicano simplemente sonrió.

«Es un veterano astuto y creo que se comunica muy bien con su gente, el asunto es que lo puedan acompañar globalmente, la historia la cambian los pueblos no los caciques», terminó.

Mujica encabezó esta semana, con el poeta nicaragüense Ernesto Cardenal, el Encuentro Latinoamericano «México ante los extremismos: el valor de la cultura frente el odio», y recibió un doctorado honoris causa por la jesuita Universidad Iberoamericana.

LA PAZ, BOLIVIA

(Spútnik) La presidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez, afirmó que el informe final de la Organización de los Estados Americanos sobre las elecciones del pasado 20 de octubre, publicado en la víspera, es una demostración definitiva del fraude que habría cometido la administración de Evo Morales.

«Si alguien tenía duda sobre el carácter del anterior Gobierno, el informe de la OEA es suficientemente claro, aquí se pretendió manipular la voluntad del pueblo (…), los hallazgos encontrados por la OEA son pavorosos», dijo Áñez en un acto en el Palacio de Gobierno.

La senadora opositora que se proclamó presidenta interina el 12 de noviembre, dos días después de la renuncia forzada de Morales, sostuvo que en Bolivia se intentó un «fraude monumental», un «acto criminal que se gestó desde la propia Presidencia» en procura de prolongar la permanencia del líder indígena en el poder.

El informe final de la OEA amplió sin cambios de fondo las observaciones del reporte preliminar de auditoría electoral que ese mismo organismo presentó el 10 de noviembre y que precipitó la caída de Morales.

Morales dimitió al cabo de tres semanas de diversas protestas ciudadanas contra el fraude denunciado, que terminaron convertidas en una insurrección liderada por comités cívicos con el apoyo a última hora de los altos mandos militar y policial.

Áñez, cuyo Gobierno ha acusado a Morales en la justicia local por sedición y terrorismo y considera llevar el caso a un tribunal internacional, advirtió que el expresidente podría enfrentar también un proceso por su presunta responsabilidad en el fraude denunciado que llevó a la anulación de las elecciones de octubre.

«Ni la historia de nuestra amada Bolivia, ni la justicia, ni Dios podrán dejar de sancionar este acto criminal» ejecutado por Morales «solamente con el afán de perpetuarse en su modelo de poder corrupto, ilegal y violento», dijo la gobernante de facto.

Áñez enumeró varias irregularidades informáticas y de llenado de actas de votación que la OEA dijo haber encontrado en su auditoría.

«Ahora entiendo mejor la forma en que tuvieron que huir de Bolivia tanto Morales como su pequeño grupo de activistas violentos y criminales. Hay que ser un gobernante sin honra para intentar mofarse de esa manera de todos los bolivianos», añadió.

Áñez hizo estas afirmaciones en su discurso en un acto presentación de una autoridad electoral regional, como parte del proceso de organización de nuevas elecciones generales en marco o abril del próximo año.