HomeInternacional (Page 7)

WASHINGTON, EE.UU.

(Actualidad RT) El gobernador de Minnesota, Tim Walz, ha anunciado este sábado que está autorizando la «movilización total» de la Guardia Nacional del estado después de cuatro noches de violentas protestas en Mineápolis a raíz de la muerte de George Floyd, un detenido afroamericano, bajo custodia policial.

El gobernador avanzó que para la tarde del sábado otros 1.000 soldados de la Guardia Nacional estarán en Mineápolis, uniéndose a los 700 que ya se encuentran en la ciudad.

Se trata de «una acción que nunca se ha tomado en los 164 años de historia de la Guardia Nacional de Minnesota», resaltó Walz, alertando que las ciudades de Mineápolis y St. Paul «están bajo asalto».

Walz precisó que todos los recursos de la orden y de la respuesta a las emergencias del estado y de la ciudad están enfocados en este momento en responder a las protestas.

El gobernante del estado aseguró que la escalada de violencia en Mineápolis «no es ya de ninguna manera sobre el asesinato de George Floyd».

Según dijo, se trata de un intento de «atacar a la sociedad civil, de infundir miedo y de interrumpir [el funcionamiento] de nuestras grandes ciudades».

El pasado lunes la Policía de Mineápolis detuvo a Floyd por presunto «fraude en curso».

Durante el arresto, uno de los agentes presionó el cuello del detenido con la rodilla durante al menos ocho minutos, a pesar de que el individuo estaba esposado en el piso y se quejaba de que no podía respirar.

El hombre fue declarado muerto poco después en un hospital, desatando la indignación, que cobró forma de multitudinarias protestas en distintas ciudades de EE.UU.

Los agentes involucrados fueron despedidos y el FBI pasó a ocuparse del asunto ante una posible violación de derechos civiles.

Este viernes, Derek Chauvin, el policía que fue visto en un video presionando con la rodilla a Floyd, fue arrestado por la Oficina de Aprehensión Criminal de Minnesota.

BRUSELAS, BÉLGICA

(Sputnik) La Unión Europea (UE) llama a EEUU a revisar su decisión de romper las relaciones con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se desprende de la declaración de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen y el jefe de la diplomacia europea Josep Borrell.

En el texto subrayan que «la OMS debe seguir siendo capaz de dirigir la respuesta internacional a pandemias, actuales y futuras», con lo cual el apoyo y la participación de todos es necesaria e indispensable.

«Urgimos a EEUU a reconsiderar su decisión», dice el texto de la declaración publicada en la página web del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE).

El viernes 29 de mayo, el presidente estadounidense, Donald Trump, declaró que su país rompe las relaciones con la OMS.

El pasado 19 de mayo, Trump advirtió que EEUU congelará de forma permanente su contribución a la OMS y reconsiderará su condición de miembro a menos que esta agencia de las Naciones Unidas se comprometa a «mejoras sustanciales» en un plazo de 30 días.

EEUU es el país más afectado por la expansión de COVID-19, declarado como pandemia por la OMS.

Hasta la fecha, se han confirmado más de 1,7 millones de casos de coronavirus en EEUU, incluidos más de 102.800 decesos, según la universidad Johns Hopkins.

Estados Unidos suspendió su financiación a la organización, mientras el presidente Trump cuestionó la respuesta de la OMS al COVID-19 y la calificó de «centrada en China».

Por su parte, los funcionarios de la OMS han subrayado en repetidas ocasiones que la respuesta del organismo fue oportuna.

MOSCÚ, RUSIA

(Sputnik) Los expertos de derechos humanos de la ONU instaron al Gobierno estadounidense a reducir la población penitenciaria para prevenir grandes brotes de COVID-19, dice un comunicado en la página web de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (Acnudh).

«Se debe identificar inmediatamente a los que están en mayor riesgo, teniendo en cuenta las situaciones de vulnerabilidad, y se deben tomar medidas para su liberación», dijeron los expertos citados en el texto al referirse a los reclusos.

Destacaron que «a pesar de algunos pasos a nivel federal y estatal para reducir la población carcelaria, la respuesta del Gobierno ha sido insuficiente».

En este contexto los expertos de la ONU llamaron a EEUU a dar pasos inmediatos, apelando que la falta de medidas oportunas puede tener consecuencias de largo alcance.

Se explica que las personas en prisión son especialmente vulnerables para el COVID-19 porque «en estos espacios cerrados, y a menudo hacinados, es imposible cumplir con las medidas básicas de protección como el distanciamiento físico y las normas de higiene».

Se agrega que para muchos encarcelados las condiciones médicas preexistentes aún aumentan el riesgo de muerte.

En particular, la ONU pidió que se utilicen «las alternativas disponibles a la detención para los migrantes encarcelados en los centros administrativos superpoblados e insalubres a fin de contrarrestar el riesgo de un brote del COVID-19».

Además, llamó a las autoridades estadounidenses a suspender deportaciones, expulsiones y otras formas de retornos forzados.

De acuerdo con las normas internacionales, cualquier Estado debe garantizar que los detenidos tengan acceso al mismo nivel de atención médica que está disponible en la comunidad, independientemente de su ciudadanía, nacionalidad o estado migratorio.

Confidencial HN