22.4 C
Tegucigalpa
sábado, abril 20, 2024
spot_img

Honduras no muestra avances en el índice de percepción de corrupción de transparencia internacional

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

::: La publicación insignia de TI analiza este año el vínculo entre la corrupción, conflictos y seguridad :::

TEGUCIGALPA, HONDURAS.

Honduras se colocó como el cuarto país más corrupto de América y el segundo en Centroamérica en el Índice de Percepción de la Corrupción, IPC, de 2022, de Transparencia Internacional, una organización no gubernamental (ONG).

El organismo, que promueve medidas contra la corrupción, dio al país 23 puntos en una escala de 0 (muy corrupto) a 100 (muy limpio) posicionándolo en el lugar 157 de las 180 naciones calificadas de todo el mundo. Repite el mismo puntaje de 2021.

En tal sentido, Honduras, según Transparencia Internacional, solo es superado como el más corrupto por Venezuela (14 pts – 177), Haití (17 pts – 171) y Nicaragua (19 pts – 167).

Honduras obtuvo su mejor puntaje en el IPC -se publica de manera anual- en 2015 cuando obtuvo 31 puntos.

Aquí el Informe:

Desde 2017, Honduras ha descendido de manera significativa en las puntuaciones del Índice de Percepción de Corrupción (IPC) de Transparencia Internacional (TI), cuya edición 2022 fue divulgada este martes por la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), capítulo hondureño de la organización global.

El IPC clasifica 180 países y territorios según las percepciones de corrupción en el sector público, en una escala de cero a 100, en la cual cero equivale a muy corrupto y 100 a muy baja corrupción.

De acuerdo con TI, la mayoría de los países han progresado poco o nada en la lucha contra la corrupción en más de una década y más de dos tercios de los países obtuvieron puntajes inferiores a 50 sobre 100.

El IPC 2022 evalúa a Honduras con 23 puntos (de 100) y lo ubica en la posición 157 de 180 países y territorios evaluados, igual que en su edición anterior, destacando que en el último lustro el país no ha mostrado avances en la lucha contra la corrupción.

Honduras obtuvo su mejor puntuación de la última década en 2015 (31) y la peor en 2021 (23), la cual repite en la evaluación de 2022. A nivel centroamericano, solo Nicaragua presenta una puntuación más baja (19), mientras en el resto del continente, los peores evaluados son Venezuela (14) y Haití (17). Por otro lado, los países americanos mejor evaluados son: Canadá (74), Uruguay (74), Estados Unidos (69) y Chile (67). Otros como Cuba (45) y Guatemala (24), junto a Nicaragua, presentan puntuaciones mínimas históricas.

El IPC 2022 analiza cómo la corrupción socava la confianza en los gobiernos y su capacidad para proteger al público, lo que lleva a un aumento de las amenazas a la seguridad que son más difíciles de controlar. Por otro lado, apunta, el conflicto crea oportunidades para la corrupción y hace que los gobiernos sean menos capaces de abordarla.

En América, la corrupción ha debilitado a las instituciones públicas y ha facilitado que prosperen las redes criminales, desestabilizado a los gobiernos y exacerbando la violencia en la región. Este círculo vicioso afecta en particular a las poblaciones más marginadas, como las personas indígenas y afrodescendientes, las comunidades LGBTQ, las mujeres y las niñas, perjudica al medioambiente e impide el buen uso de los recursos naturales.

“La omnipresencia de corrupción en las Américas alienta muchas otras de las crisis que atraviesa la región. Los gobiernos frágiles fallan en su labor de frenar a las redes criminales, el conflicto social y la violencia, y algunos exacerban las amenazas para los derechos humanos al concentrar el poder con el pretexto de responder a la inseguridad. El único camino viable es que los líderes prioricen a las medidas contra la corrupción con el fin de extirparla y permitir que los gobiernos cumplan su principal función, que es proteger a las personas”, expresó Delia Ferreira, presidenta de TI.

Carlos Hernández, director ejecutivo ASJ, recalcó que “la corrupción debilita la institucionalidad y sin instituciones fuertes para combatir la inseguridad y crimen organizado, los ciudadanos -principalmente los más vulnerables- son quienes sufren las consecuencias. Honduras requiere, hoy más que nunca, de instituciones de seguridad y justicia fortalecidas, lideradas por ciudadanos comprometidos, para avanzar en la lucha contra la corrupción e impunidad con el acompañamiento de otros sectores de la sociedad».

Transparencia Internacional hace un llamado a los gobiernos para priorizar la lucha contra la corrupción, reforzando los mecanismos de pesos y contrapesos, fortaleciendo a las instituciones públicas, reivindicando los derechos a la información y a la libertad de expresión y de prensa, protegiendo a quienes denuncian irregularidades para liberar, finalmente, al mundo de la corrupción y de la violencia que trae aparejada.

Aquí más información sobre el IPC 2022:

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img