Friday, Aug 23, 2019

(Por Víctor Meza) Recordar es vivir, reza un proverbio popular, aunque no siempre sea cierto. A veces, con lánguida frecuencia, recordar es revivir recuerdos buenos y recuerdos malos, gratos o desagradables, estimulantes o deprimentes. En este discreto vaivén de los recuerdos, la memoria suele hacer sus jugarretas y acostumbradas burlas y zancadillas, alterando, para bien o para mal, la verdad de los hechos. Hay una inevitable tendencia a reacomodar el pasado para disfrutar con más tranquilidad el presente, modernizar la visión de la historia para esconder los yerros y resaltar reales o supuestos aciertos. Una relación pendular entre la verdad y la mentira, entre la fidelidad de la memoria y el calculado olvido.

¿A qué viene todo esto? A partir de las revelaciones que semanalmente surgen en los tribunales de Nueva York, el tema de las extradiciones ha cobrado nueva relevancia y sus supuestos o reales promotores riñen y debaten tratando de convencernos del rol protagónico que, verdad o mentira, cada uno de ellos jugó en esta complicada trama. Todos quieren convencernos que fueron ellos, y no otros, los que de verdad lograron la reforma constitucional para permitir la extradición de los delincuentes.

Seguí muy de cerca este proceso y me preocupé por conocer y verificar su evolución y desarrollo. La narración de estos hechos, tal como en verdad sucedieron a principios del año 2012, está contenida en las páginas 266 – 267 de mi libro “Diario de la conflictividad en Honduras 2009 – 2015”, publicado por el Centro de Documentación de Honduras (CEDOH). Reproduzco aquí los párrafos indicados, en un esfuerzo por aportar datos reales a los juegos de la memoria selectiva:

“En la mañana del día 18 (enero, 2012), el país entero se vio sorprendido por la inesperada y  apresurada salida del Presidente Lobo con destino a los Estados Unidos. El viaje, en el que estuvo acompañado por la propia embajadora estadounidense Lisa Kubiske y por el presidente del Congreso Nacional, Juan Orlando Hernández, más tres de sus colaboradores más cercanos (el Canciller Arturo Corrales, el Ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla, y su secretario privado y ahijado personal Reynaldo Sánchez), tomó por sorpresa a todos y abrió la puerta para una ola de especulaciones de todo tipo. Al final del día siguiente se pudo conocer parcialmente algunos de los detalles del viaje y razones que motivaron la intempestiva “visita”.

Se trató de una reunión de urgencia con altos representantes de la Administración de Barack Obama (Dan Restrepo, asesor de Obama en materia de seguridad; Francisco Palmieri, ex agregado político en los años noventa en Tegucigalpa y ex embajador en Nicaragua, actual jefe de antinarcóticos para América Latina; Oliver Garza, ex embajador en Nicaragua, etc.) para tratar temas de seguridad y, entre otros, el de la reforma a la Constitución de la República para permitir la extradición de ciudadanos hondureños ante reclamos legales de países perjudicados.

La urgencia de la reforma tenía que ver con la conclusión de la segunda legislatura y la necesidad de dejar aprobada la reforma para que pudiera ser ratificada en la tercera legislatura que estaba por comenzar. De esa manera se cubría el requisito que demanda toda reforma constitucional y se evitaba dejar el  cambio para el próximo año, un año que estará condicionado por las peleas electorales… Las demandas norteamericanas fueron planteadas en términos tales que no admitían mayor discusión. Al día siguiente, el Congreso Nacional aprobó la reforma constitucional al artículo 102 y decidió permitir la extradición de ciudadanos hondureños cuando sean acusados por otro país (léase Estados Unidos) de delitos vinculados con el terrorismo, el narcotráfico y el crimen organizado en sus distintas variantes. El día 27, fecha en que ya quedó inaugurada la tercera legislatura, los diputados ratificaron la reforma y le dieron plena vigencia…”

La reunión, que tuvo lugar en Miami, fue corta y terminante. Así fue como sucedieron las cosas y así las registré en el diario de la conflictividad que por ese tiempo solía escribir periódicamente. Los hechos son concretos y objetivos, sobre todo cuando se tiene registro cuidadoso de los mismos. Por lo tanto, de nada vale que los actores del drama se vayan a las greñas tratando de convencernos de su falso o decidido apoyo a la extradición. La iniciativa vino de afuera. La presión nació en Washington y la ejecutaron los representantes del gobierno norteamericano. Los actores criollos solo fueron fieles y obedientes cumplidores. Nada más.

(Por Edmundo Orellana)  Para el autor de El Choque de Civilizaciones, “el desafío más grave e inmediato al que se enfrenta la identidad tradicional de EE UU es el que suponen la inmensa y constante inmigración de Latinoamérica…y los índices de natalidad de estos inmigrantes en comparación con los nativos, tanto blancos como negros”.

Inmigración que, contrario a la que formó esa gran nación, no parece, según Huntington, dispuesta a integrarse en la cultura estadounidense integralmente, porque mantienen su nacionalidad y su lengua, y, además, siguen inmersos en su cultura, ignorando o rechazando la “angloprotestante”.

El flujo de inmigrantes hispanos, desde su perspectiva, atenta contra la cultura y el credo del estadounidense, cuyas claves son “la lengua inglesa, el cristianismo, el compromiso religioso, el concepto inglés del imperio de la ley –que engloba la responsabilidad de los gobernantes y los derechos de los individuos– y los valores protestantes del individualismo, la ética del trabajo y la convicción de que los seres humanos tienen la capacidad y el deber de intentar crear un cielo en la tierra, una “ciudad sobre una colina”.

Si bien es cierto, afirma, los estadounidenses aceptan el carácter multiétnico y multirracial de su sociedad, también lo es que ven con preocupación que la incontrolable inmigración de hispanos provoque una fractura más seria que la que supuso la división racial entre blancos y negros, por su carácter cultural. El riesgo es que Estados Unidos se convierta en un país que albergue “dos pueblos, con dos culturas (anglo e hispana) y dos lenguas (inglés y español)”, con, lo que él denomina, “diferencias irreconciliables” de orden cultural.

Agravado, afirma Huntington, todo ello porque, en el caso de los mexicanos, existe un vínculo histórico con Texas, Nuevo México, Arizona, California, Nevada y Utah, territorios que fueron de México. No lo olvidan y “sienten que tienen derechos especiales sobre esos lugares”, que, por estar próximos a México, dificultan la asimilación del inmigrante a la cultura angloparlante, así como los programas oficiales de educación bilingüe, que alimentan entre los hispanos la idea de que el inglés no sea la lengua oficial. Y al respecto dice: el expresidente estadounidense Theodore Roosevelt dijo: “Debemos tener una sola bandera. Y debemos tener una sola lengua. Que debe ser la lengua de la Declaración de Independencia, el discurso de despedida de Washington, la proclamación de Lincoln en Gettysburg y su segunda toma de posesión”. En cambio, en junio de 2000, el presidente Bill Clinton aseguró: “Confío en ser el último presidente de Estados Unidos que no sepa hablar español”.

El riesgo de seguir esa marcada tendencia, según el citado autor, es que se podría consolidar las áreas de Estados Unidos con predominio hispano en un bloque autónomo, cultural y lingüísticamente diferenciado y económicamente autosuficiente, como es el caso de la ciudad de Miami.

Muchos de estos problemas se resolverían interrumpiendo el flujo de la inmigración, según él, con lo que “se mejorarían los salarios de los ciudadanos de menos ingresos” y desaparecerían “las polémicas sobre la seguridad social y otras prestaciones a inmigrantes”. Y concluye diciendo: “No existe el sueño americano. Solo existe el American Dream creado por una sociedad angloprotestante. Si los estadounidenses de origen mexicano quieren participar en ese sueño y esa sociedad, tendrán que soñar en inglés”.

Este legado de Huntington constituye parte importante de la cimentación en la que descansa la estructura del pensamiento antiinmigrante del gobierno trumpiano, cuyo violento y despectivo discurso antihispano ha despertado el odio de los estadounidenses contra los hispanos, provocando comportamientos racistas y xenófobos contra los hispanoparlantes y hasta de violencia extrema, como la reciente masacre en el Paso, Texas, cuyo autor, según trascendió, pretendía “matar tantos mexicanos” como le fuera posible, a quienes acusó de “invasores hispanos”, como suele calificar a las caravanas el nuevo sumo sacerdote de la primacía blanca, Mr. Trump.

Destino cruel el de nuestros emigrantes hondureños, que escapan de la violencia y la falta de oportunidades en su país, para encontrarse con esa nueva cultura estadounidense de violencia extrema contra el hispano, alimentada, según muchos –incluido Obama–, por los discursos racistas y xenófobos de Trump y otros dirigentes políticos, sociales y religiosos.

La única manera de evitar las caravanas y el flujo de emigrantes hacia el norte, es propiciar que todo hondureño tenga oportunidades de trabajo, salud y educación, sin discriminación, explotación y exclusión, en un ambiente seguro para él y su familia. Para lograrlo debemos insistir en el ¡BASTA YA!

Y usted, distinguido lector, ¿ya se decidió por el ¡BASTA YA!?

(Por: Ruy Díaz Díaz) Alemania en peligro de recesión, un brexit duro, guerra económica y mercado de bonos del tesoro norteamericano a 10 años a 1.6% justo por debajo de los bonos del tesoro a 2 años (Goldman, Agosto 14, 2019) tiene a los EEUU al borde de un colapso de nervios, lo que se refleja en la semana volátil del Dow Jones que bajó de 26,287 a 25,886 puntos (Expansión, Agosto 17, 2019) lo que obligará a Trump a presionar a la FED para que éste año disminuyan en 0.5% los intereses de referencia y a negociar una tegua con China, para mantener sus aspiraciones reeleccionistas.

En Honduras, mientras tanto, la evaluación ha funcionado como soporte del Neoliberalismo Pedagógico y para garantizar  la metamorfosis en la formación de ciudadano crítico a la formación del zombi político (Díaz, 2018). Tarea, esta última, en la que ha realizado sus mejores esfuerzos la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPNFM).

En la actualidad, buena parte de las reformas educativas gravitan y son determinadas por los resultados de las pruebas PISA (Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos por sus siglas en ingles) y los rankings universitarios surgidos de sistemas estadísticos internacionales promovidos por el Banco Mundial (BM) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Se pretende decir que lo importante son los resultados de estas evaluaciones y clasificaciones. (Bonilla-Molina, Agosto 15, 2016).

Las pruebas nacionales de evaluación se emplean para seleccionar y limitar el ingreso a las universidades, para justificar la disminución de la planta docente y para sostener la caducidad de la formación de los educadores.

La moda de la evaluación de los sistemas educativos tiene dos aristas centrales (Bonilla-Molina, Agosto 15, 2016):1. Rendimiento de los aprendizajes; limitándolo a cuatro áreas (lectura y escritura, matemáticas, tecnología y nociones de ciencia) y,2. Rendimiento de los docentes (uso del tiempo escolar, rendimiento estudiantil, mecanización de la carrera docente).

Para los voceros del Neoliberalismo Pedagógico, el pobre desempeño, en relación con sus pares de países asiáticos y europeos, de los/as estudiantes de países latinoamericanos que se sometieron a las pruebas PISA, constituye la mejor evidencia del fracaso de los sistemas educativos latinoamericanos y sirve de justificación para plantear la necesidad de impulsar reformas, siempre y cuando ello no implique alterar la estructura de distribución de la riqueza.

No obstante, ese desempeño no desemboca en una mayor inversión de recursos económicos y humanos, en un llamamiento a la población para que reasuma conjuntamente con sus gobiernos la tarea de transmitir la cultura, en una asunción de la responsabilidad que cabe a quienes dictan las políticas respecto de las futuras generaciones. Por el contrario, lo que sigue es la reducción del servicio educacional.

Mientras tanto, para los críticos de la evaluación estandarizada de conocimientos, como el Secretario General de Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, Pablo Gentili, las pruebas PISA o Concurso de Belleza de la Pedagogía (Gentilli, 2016) son un mecanismo artificial, burocrático, impuesto sin mayor discusión a los países latinoamericanos que forman parte de la OCDE.

Para Gentili (2016) a través de las pruebas PISA, la OCDE establece un modelo educativo neocolonial y  dominante, que condiciona los objetivos de la educación a la visión económica del gran capital, es decir, la del capitalismo neoliberal.

Los apologistas de la evaluación estandarizada (Gentilli, 2016) parten del principio  que hay únicamente una forma de pensar el desarrollo y el mundo. De China hasta Honduras, todos/as los/as jóvenes con 15 años deben saber un conjunto de cosas que son fundamentales para sobrevivir y progresar en la vida. Dentro de ese cúmulo universal de conocimientos sale sobrando, verbigracia, el idioma garífuna y/o la aritmética maya.

Según Mora Ramírez (Diciembre 17, 2016) instrumentalizar la evaluación del aprendizaje, como plantea el Neoliberalismo Pedagógico, es reducir la condición humana a una relación de costo-beneficio y aceptar como única ley que modula el proceso educativo el juego de la oferta y la demanda.

En contraste (Mora Ramírez, Diciembre17, 2016) la evaluación de los aprendizajes debe ir más allá de la medición cuantitativa de resultados, la aplicación de instrumentos estandarizados, o la creación de una identidad entre el estudiante y un número que pretende calificarlo. La evaluación supone un ejercicio de valoración fundamentada, desde el que se reflexiona, analiza e investiga sistemáticamente la integralidad del fenómeno educativo: su intencionalidad, los aciertos, las imitaciones, y todos aquellos aspectos susceptibles de ser mejorados en la praxis.

Mientras tanto Puiggrós (2004) afirma que las estrategias neoliberales dirigidas a la educación imprimen a los discursos pedagógicos la tónica de su lógica económica. El Neoliberalismo Pedagógico, que sustenta la ideología de la reproducción del capital, le ha permitido a un piélago de organismos internacionales intervenir en la definición de las finalidades de la educación, asentándose en los conceptos  de calidad y evaluación, en la imposición de una lógica gerencial sobre las prácticas pedagógicas y en la aceptación  de la tesis según la cual los sistemas educativos deben satisfacer, la demanda de recursos humanos o mano de obra calificada para el mercado.

En esa dirección, el Apagón Pedagógico de 1998 que llevó en Honduras que llevo años después a la aprobación de la Ley Fundamental de Educación (LFE) bajo el paradigma del Neoliberalismo Pedagógico tiene su sustento en los conceptos de evaluación y calidad esgrimidos por los organismos internacionales de crédito.

No obstante, la LFE y sus reglamentos tienen como demérito ser la primera ley en Honduras que implica una involución en el proceso de enseñanza aprendizaje producto del empirismo que se institucionaliza en el sistema educativo, como consecuencia de:

  1. La legalización del tercer ciclo de educación básica, cuya atención no se corresponde con las áreas de especialización del docente sino con los requerimientos administrativo-económico de la gestión.
  2. Las reubicaciones obligadas por los procesos de conteo de estudiantes por aula en educación media que eluden muchas veces el área de profesionalización de el/la docente.
  3. La implementación de los Bachilleratos Técnico Pedagógicos (BTP) donde el cuerpo docente, en su mayoría, no está formado en las áreas de especialización.
  4. Asimismo,  la idea de racionalizar el gasto público (eficientar los recursos)  incluye la reforma al Instituto Nacional de Previsión del Magisterio (INPREMA) que desestimula la salida de los/as docentes del sistema (pensión) lo que genera que trabajen más años hasta edades donde ya no se garantiza el goce de sus plenas habilidades físicas, lo que incide en contra del proceso enseñanza aprendizaje.

Todo ello, con el agravante que el hilo conductor de esta reforma pretende la privatización del nivel medio escondido detrás de propuestas como coinversión, autogestión y cogestión  que no son otra cosa que cobros de cuotas mensuales a padres /madres,  la cuasi extorción de centros privados de educación ahora denominados ONG para sostener a las Direcciones Distritales y dadivas de la Mesa de Cooperantes, que ante la incapacidad para atender los requerimientos de los centros escolares individualmente, pretende organizarlos en Redes Educativas que compartimentes sus espacios físicos.

La maquinaria propagandística del gobierno nacionalista de JOH le vendió a la población hondureña la idea que la aprobación de la LFE traería consigo, casi automáticamente, el aprendizaje del idioma inglés. Cinco años después no hay ningún/a estudiante del sistema gubernamental de educación que hubiere aprendido a hablar ese idioma en el marco del sistema gubernamental   y ni remotamente está de haberlo.

La LFE, lejos de contribuir a la mejoría del proceso enseñanza-aprendizaje en los centros gubernamentales, ha generado un conflicto social con el magisterio  producto de la imposición  de mecanismos de control político que alteraran la estabilidad laboral y el tejido social que se ha desarrollado por muchas décadas en torno de las escuelas gubernamentales y sus profesores a la vez que ha dejado intactos los aspectos centrales de la problemática educativa, a ser:

1. Las terribles condiciones socioeconómicas que padece buena parte de los

alumnos/as.
2. El paupérrimo estado en que se encuentran miles de escuelas.

3. La falta de correspondencia de los programas vigentes con las necesidades de Honduras en materia de desarrollo social y humano.

La Ley del INPREMA de 2012 en su Artículo 125 define como Pre Existentes a los docentes que al momento de su aprobación estaban incorporados al sistema gubernamental de educación y, por tanto, cotizaban para el INPREMA (Instituto Nacional de Previsión del Magisterio).

El docente No Pre Existente debe ingresar al sistema gubernamental mediante concurso, según la LFE de 2012 y el Estatuto del Docente (1997). Empero, el Reglamento de Concursos es inaplicable, al menos por confundir título con grado académico e incluir elementos subjetivos dentro de una evaluación que se pondera de forma cuantitativa, como los exámenes psicométricos y la entrevista semiestructurada.

Producto de la confusión aludida en el Reglamento de Concursos para ingreso al sistema de educación gubernamental y en vista de la dificultad de evaluar cuantitativamente, mediante la entrevista semi estructurada, a los más de mil docentes que superaron la prueba, de los 16,569 participantes (La Prensa, Diciembre 1, 2017) se ideó el mecanismo de entrevista semi estructurada por ordenador sin especificar sus lineamientos, es decir ¿Qué respuestas son apropiadas para el ordenador? ¿Cómo cuantificaría esas respuestas?

A la fecha se han realizado TRES evaluaciones externas experimentales (INCLUYENDO LA DE 2019) y una evaluación interna, todas fallidas y no vinculantes. Como resultado, ningún docente ha podido ganar su permanencia a partir de estas evaluaciones. Para ello, el docente deberá obtener 80% en dos evaluaciones realizadas en dos años diferentes y la pierde con tres evaluaciones insatisfactorias, sin que se respete la especialidad en la cual obtuvo su licenciatura.

Según UPNFM (2018) entre 2014-2018 se graduaron de la UPNFM 19,439 licenciados en un área educativa, de los cuales 9, 755 lo hicieron en las diferentes modalidades de la Educación Básica, proyecto privado de la UPNFM. Mientras tanto, el sistema de educación gubernamental no ha creado espacios laborales docentes en los últimos años, ni ha sustituido a los pensionados, asumiendo, con ello, la existencia de un exceso de docentes. Por el contrario, a partir de 2014, las plazas permanentes han disminuido de acuerdo al siguiente cuadro:

Cuadro.

Comparación Entre el Número de Plazas Docentes

Permanentes por Departamento entre 2014-2019.

Departamento 2014 2019 Disminución
Atlántida 2780 2516 264
Choluteca 3228 3012 216
Colon 2597 2555 42
Comayagua 3187 2983 204
Copan 2091 1907 184
Cortes 7212 6431 781
El Paraíso 3354 3234 120
Francisco Morazán 10963 10089 874
Gracias a Dios 970 946 24
Intibucá 1819 1676 143
Islas de la Bahía 400 372 28
La Paz 1766 1581 185
Lempira 1996 1920 76
Ocotepeque 1111 1086 25
Olancho 3824 3605 219
Santa Bárbara 3182 3054 128
Valle 1820 1632 188
Yoro 3810 3467 343
Total 56110 52066 4044

Fuente: Elaboración Propia con datos de la SE (Abril, 2019)

La evaluación del docente en Honduras se puede establecer en tres niveles:

  • Evaluación para ingresar al sistema
  • Evaluación interna
  • Evaluación externa

Los artículos 15 y 18 del Reglamento de Evaluación de la LFE establecen las ponderaciones de la evaluación interna y externa (Ver Cuadro).

Fuente: Elaboración propia, con datos del Reglamento de Carrera Docente (2014).

Por su parte, el concurso para optar a una plaza en el sistema gubernamental, conforme los Artículos 22 y 26 del Reglamento de Carrera Docente, requiere la aplicación de una prueba escrita de aptitudes y competencias básicas, entrevista y valoración de antecedentes (méritos profesionales). A partir de los resultados de la prueba (Artículo 24) se elabora una lista descendente con aquellos que obtuvieron nota superior a 75%.

A continuación (Artículo 59) la Junta de Selección revisa y valora, mediante la comisión calificadora, los antecedentes de los/as profesionales incluidos/as en la lista y asigna un puntaje de conformidad al reglamento de la Junta Nacional de Selección y se elabora una segunda lista descendente con quienes obtengan 75% al menos.

La Junta de Selección (Artículo 61) procede a realizar una entrevista semi estructurada y se integra una tercera lista con quienes obtengan al menos una nota ponderada mínima de 75%, es decir, una técnica cualitativa se usa como técnica cuantitativa. A continuación, quienes aspiren a un cargo de directiva docente y técnico pedagógico deberán realizar pruebas psicométricas con un valor que le asigne el reglamento de las Juntas de Selección y se obtendrá una cuarta lista.

A partir de los descrito se colige la casi imposibilidad real y el alto costo económico de la realización de los concursos bajo esta normativa, con el agravante que resulta poco transparente.  Ello es una de las razones por las que en 2018 se anuló el último, hasta ahora, concurso realizado en Diciembre, 2017. (Diario Tiempo, Marzo 3, 2018).

La Evaluación Interna según el Artículo 51 del Reglamento de Evaluación Docente, debería realizarse cada año, mientras la evaluación externa cada tres años en todos los niveles que imparta el docente (pre básico, básico y/o medio). El docente que ingresa al sistema es interino hasta que aprueba, con mínimo de 80%, dos evaluaciones consecutivas adquiriendo con ello la permanencia. No obstante, si obtiene resultado insatisfactorio en la evaluación (menos de 70%) por tres veces sale del sistema. (Artículo 77 del Reglamento de Carrera Docente y Artículo 39 del Reglamento de Evaluación Docente).

Sin embargo, el Artículo 36 del Reglamento de la Junta Nacional y Juntas Departamentales de Concurso de Selección es un galimatías que confunde Título con Grado Académico lo que lo hace inaplicable y el Capítulo IX del mismo reglamento (valoración de méritos para el concurso) no es suficientemente explícito.

Las evaluaciones externas de docentes en servicio incluyen (ver Cuadro) la evaluación de sus estudiantes y padres/madres de familia. Ello implica, verbigracia, que un docente que atiende primer grado debería ser evaluado por sus estudiantes (lo que resulta discutible) y por sus padres/madres.

Asimismo, el Título que se obtiene de la UPNFM no es respetado una vez se ingresa al sistema gubernamental por cuanto, si el resultado del conteo de alumnos/as por aula de cada centro de educación media resulta inferior a 40, las direcciones departamentales pueden reubicar (eufemismo de trasladar) a cualquier docente (generalmente a un Centro Básico) donde se le asignan labores que no necesariamente respetan su formación académica, siendo evaluado en las asignaturas que se le determinan.

De esta manera, un docente especializado en Educación Física puede perfectamente ser reubicado a un Centro Básico (con lo que inician, según Díaz (2018) los apagones pedagógicos en la Secretaria de Educación) donde se deben atender dos o tres asignaturas diferentes y ser evaluado, verbigracia, en Matemáticas con el resultado evidente.

Finalmente, en la evaluación interna del docente se incluye la evaluación del inmediato superior quien tomará como uno de sus indicadores el rendimiento académico de sus alumnos/as cuantificado en los resultados de los cuatro parciales que conforman el año escolar en Honduras y de las pruebas PISA. (Díaz, 2018).

Referencias

Bonilla-Molina Luis (Agosto 15, 2016). Apagón pedagógico global (APG) Revista Viento Sur N° 147. Disponible en http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/139174.Visita (Junio , 2019).

Diario La Prensa (Diciembre 1, 2017). 15, 454 docentes aplazados en concurso para optar a una plaza. Disponible en https://www.laprensa.hn/honduras/1131169-410/docentes-aplazados-concurso-optar-plaza-educacion. Visita (Enero 5, 2019).

Diario Tiempo (Marzo 3, 2018). Secretaria de educación anuncia nuevo concurso de docentes. Disponible en https://tiempo.hn/anuncian-nuevo-concurso-de-seleccion-de-docentes/. Visita (Enero 3, 2019).

Díaz, R. (2018). Neoliberalismo pedagógico en Honduras. Guardabarranco. Honduras.

Expansión (Agosto 17, 2019). Mercados. Disponible en http://www.expansion.com/mercados/cotizaciones/indices/dowjones_I.NY.html. Visita (Julio 26, 2019).

Gentili Pablo (2016). La prueba pisa es un verdadero invento de la ingeniería
genética del neoliberalismo. Disponible en
http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/190838, Visita (Junio15, 2019).

Goldman, David (Agosto14, 2019). Dow Jones cae 800 puntos después de que el mercado de bonos mostrara una advertencia de recesión
https://cnnespanol.cnn.com/2019/08/14/dow-jones-cae-700-puntos-despues-de-que-el-mercado-de-bonos-mostrara-una-advertencia-de-recesion/. Visita (Junio15, 2019).

Puiggrós, Adriana (2004) Educación neoliberal y alternativas.Disponible en
http://firgoa.usc.es/drupal/node/17136.Visita (Enero 6, 2019).

República de Honduras (1997). Estatuto del Docente Hondureño. Disponible en http://www.oas.org/juridico/spanish/mesicic2_hnd_anexo18.pdf. Visita (Enero 6, 2019).

República de Honduras (1999). Reglamento del estatuto del docente. Disponible en
http://www.oas.org/juridico/spanish/mesicic2_hnd_anexo21.pdf. Visita (Enero 4, 2019).

República de Honduras (2012). Ley fundamental de educación. Disponible en
http://www.poderjudicial.gob.hn/CEDIJ/Leyes/Documents/Ley%20Fundamental%20de%20Educacion%20(4,1mb).pdf. Visita (Enero 3, 2019).

República de Honduras (2014). Reglamentos ley fundamental de educación. Disponible en https://www.acnur.org/fileadmin/Documentos/BDL/2016/10625.pdf. Visita (Enero 3, 2019).

República de Honduras (1980). Ley INPREMA. Disponible en
http://www.inprema.gob.hn/wp-content/uploads/2016/09/LEY-DE-INPREMA-2.pdf. Visita (Enero 2, 2019).

UPNFM (2018). Comunicación personal. Diciembre 5,2018.

SE (Abril, 2019).Comunicación personal. Abril, 2019.