Tuesday, Aug 20, 2019
HomeInternacional (Page 324)

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El mandatario Juan Hernández como presidente de Honduras —país integrante del denominado Grupo Lima, arremetió contra el proceso electoral realizado en Venezuela en mayo del 2018 y solicitó al presidente Nicolás Maduro abstenerse de la presidencia.

Según la misiva firmada por los gobiernos integrantes de la instancia multilateral, respaldada por Estados Unidos, en los comicios venezolanos no hubo participación de todos los actores políticos venezolanos, ni presencia de observadores internacionales independientes, ni las garantías y estándares internacionales necesarios para un proceso “libre, justo y transparente”.  

A continuación el comunicado:

«Los Gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, frente al inicio el 10 de enero de 2019 del ilegítimo periodo presidencial del régimen de Nicolás Maduro (2019-2025) en Venezuela, expresan lo siguiente:

1-Reiteran que el proceso electoral llevado a cabo en Venezuela el 20 de mayo de 2018 carece de legitimidad por no haber contado con la participación de todos los actores políticos venezolanos, ni con la presencia de observadores internacionales independientes, ni con las garantías y estándares internacionales necesarios para un proceso libre, justo y transparente. En consecuencia, no reconocen la legitimidad del nuevo periodo presidencial del régimen de Nicolás Maduro, que se iniciará el 10 de enero de 2019.

2-Ratifican su pleno respaldo y reconocimiento a la Asamblea Nacional, elegida legítimamente el 06 de diciembre de 2015, como órgano constitucional democráticamente electo en Venezuela. 

3- Instan a Nicolás Maduro a no asumir la presidencia el 10 de enero de 2019 y a que respete las atribuciones de la Asamblea Nacional y le transfiera, en forma provisional, el poder ejecutivo hasta que se realicen nuevas elecciones presidenciales democráticas.

4- Subrayan la importancia del respeto a la integridad, la autonomía y la independencia del Tribunal Supremo de Justicia legítimamente conformado, de acuerdo con la Constitución venezolana, para la plena vigencia del Estado de derecho en ese país.

5- Reafirman su inequívoca y firme condena a la ruptura del orden constitucional y del Estado de Derecho en Venezuela, resaltando que sólo a través del pleno restablecimiento, lo más pronto posible, de la democracia y el respeto de los derechos humanos, se podrán atender las causas de la crisis política, económica, social y humanitaria que atraviesa ese país.

6- Manifiestan su convicción de que la solución a la crisis política en Venezuela corresponde a los venezolanos y, por lo tanto, reiteran su permanente determinación para apoyar las iniciativas políticas y diplomáticas que conduzcan al restablecimiento del orden constitucional, de la democracia y el Estado de derecho en ese país, a través de la celebración de un nuevo proceso electoral con garantías democráticas.

7- Expresan su determinación de continuar impulsando iniciativas en foros multilaterales, en particular en la Organización de los Estados Americanos y el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, para coadyuvar al restablecimiento del orden democrático y el respeto de los derechos humanos en Venezuela.

8- Hacen un llamado a todos los países miembros de la OEA a reafirmar su apoyo a la Carta de la OEA y a la Carta Democrática Interamericana, a fin de contribuir al restablecimiento del orden democrático en Venezuela. 

9- Condenan cualquier provocación o despliegue militar que amenace la paz y la seguridad en la región. Hacen un llamado al régimen de Nicolás Maduro y a las Fuerzas Armadas de Venezuela para que desistan de acciones que violen los derechos soberanos de sus vecinos. En ese sentido, manifiestan su profunda preocupación por la interceptación realizada el día 22 de diciembre de 2018 de una nave de investigación sísmica, por parte de la marina venezolana dentro de la zona económica exclusiva de la República Cooperativa de Guyana.

10- Reiteran su profunda preocupación por la grave crisis política y humanitaria en Venezuela, que ha generado el éxodo masivo de migrantes y solicitantes de refugio provenientes de ese país, producto de los actos y políticas antidemocráticas, opresoras y dictatoriales practicados por el régimen de Nicolás Maduro, la que sólo podrá resolverse mediante el pleno restablecimiento del orden democrático y el respeto de los derechos humanos. Igualmente, renuevan su compromiso, en la medida de sus posibilidades, de continuar brindando asistencia a los migrantes procedentes de Venezuela, así como de promover y desarrollar iniciativas de coordinación regional en respuesta a esta crisis. En este sentido, saludan la inclusión por primera vez de la crisis de migrantes y refugiados procedentes de Venezuela en el Llamamiento Humanitario Global de la ONU para 2019, así como la designación del representante conjunto de la OIM y ACNUR.

11- Expresan su preocupación por el impacto causado en la economía y en la seguridad de países de la región por la crisis política en Venezuela.

12- Exhortan al régimen venezolano a permitir el inmediato ingreso de asistencia humanitaria para el pueblo de Venezuela, a fin de prevenir el agravamiento de la crisis humanitaria y de salud pública en ese país y de sus efectos transnacionales.

13: Acuerdan las siguientes medidas:

A- Reevaluar el estado o nivel de sus relaciones diplomáticas con Venezuela, en función del restablecimiento de la democracia y el orden constitucional en ese país, y la necesidad de proteger a sus nacionales e intereses.

B- Según lo permitan sus legislaciones internas, impedir a los altos funcionarios del régimen venezolano la entrada al territorio de los países del Grupo de Lima; elaborar listas de personas naturales y jurídicas con las que entidades financieras y bancarias de sus países no deberán operar o deberán tener una especial debida diligencia, prevenir su acceso al sistema financiero y, de ser necesario, congelar sus fondos y otros activos o recursos económicos.

C- Evaluar con criterio restrictivo el otorgamiento de préstamos al régimen de Nicolás Maduro en los organismos financieros internacionales y regionales de los que son parte.

D- Suspender la cooperación militar con el régimen de Nicolás Maduro, incluyendo la transferencia de armas a la luz de los artículos 6 y 7 del Tratado sobre el Comercio de Armas, así como evaluar los permisos de sobrevuelo de aviones militares venezolanos en casos de asistencia humanitaria.

E- Intensificar contactos con países no miembros del Grupo de Lima a fin de mantenerlos informados de las acciones del Grupo, de la gravedad de la situación en Venezuela y de la necesidad de trabajar unidos para el restablecimiento de la democracia en dicho país.

F- En relación con la solicitud presentada por Argentina, Canadá, Colombia, Chile, Paraguay y el Perú a la Corte Penal Internacional para que se investigue la comisión de posibles crímenes de lesa humanidad en Venezuela, instar a otros países a apoyarla y a la Oficina de la Fiscal de la Corte Penal Internacional a avanzar con celeridad en los procedimientos correspondientes.

G- Urgir a otros miembros de la comunidad internacional a que adopten medidas semejantes a las acordadas por el Grupo de Lima contra el régimen de Nicolás Maduro en pro del restablecimiento de la democracia.

CARACAS, VENEZUELA

(Spútnik) El nuevo presidente de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral) de mayoría opositora, Juan Guaidó, es un «agente gringo», aseguró el jefe de Estado, Nicolás Maduro.

«El tal (Juan) Guaidó es un títere, es un agente gringo, formado en Estados Unidos como agente, de los organismos de inteligencia de los Estados Unidos de Norteamérica, esos son los dirigentes que ellos tienen», expresó el mandatario a través del canal estatal Venezolana de Televisión.

Durante su alocución Maduro también repudió que el nuevo presidente del Parlamento venezolano haya sostenido una conversación con el jefe de Estado de Colombia, Iván Duque.

«Y que hoy recibe una llamada del presidente de Colombia para darle dos palmaditas y decirle, ¡derroca a Maduro!, ¡toma el poder!, para venirse a tomar el poder político aquí la oligarquía colombiana, el imperio gringo y repartirse a Venezuela en pedazos», agregó.

Duque expresó este domingo su apoyo a Guaidó para el «restablecimiento de la democracia».

«Hoy sostuve diálogo con Guidó nuevo presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela; le expresé nuestro apoyo al restablecimiento de la democracia en el vecino país, Colombia y el Grupo de Lima acompañan a nuestros hermanos venezolanos para salir de la opresión de la dictadura», manifestó Duque en su cuenta de Twitter.

El presidente venezolano denunció que estas acciones tienen como objetivo debilitar a su país y dividirlo para tomar el poder político.

«Fíjense el fenómeno que se ha dado, los gobiernos de Estados Unidos de Norteamérica, moviendo un grupo de títeres, de gobiernos satélites, si uno se pone a revisar cada gobierno que se pronuncia contra Venezuela, uno es peor que el otro», añadió.

Asimismo, el mandatario denunció que se ha hecho una «alianza de ultraderecha» para atacar a Venezuela, pero advirtió que su país está preparado para responder, y pidió la unión cívico militar para que los próximos seis años de su Gobierno la situación de su nación mejore.

Guaidó asumió la presidencia del órgano legislativo el pasado sábado 5 de enero y durante su primer discurso destacó que, a partir del próximo 10 de este mes, el Parlamento desconocerá al presidente Nicolás Maduro.

El próximo 10 de enero, Maduro asumirá su segundo mandato para el período 2019-2025, sin embargo, la Asamblea Nacional y un grupo de 13 países de América Latina han dicho que a partir de ese momento lo considerarán como un usurpador del poder.

A juicio de estas naciones, el mandatario venezolano fue reelecto en unos comicios carentes de legalidad.

Por su parte, las autoridades de ese país, aseguran que las elecciones del pasado 20 de mayo, en las que el presidente fue reelecto con más del 67% de los votos válidos y 43% de participación, se realizaron cumpliendo todas las normativas vigentes.

JERUSALÉN, ISRAEL

(Spútnik) El esperado plan de paz para Oriente Medio que la administración del presidente de EEUU, Donald Trump, había prometido presentar en los primeros meses de 2019 tendrá que esperar un poco más para darse a conocer, según anunció el embajador de EEUU en Israel, David Friedman, citado por el diario israelí The Times of Israel.

Friedman señaló que el despliegue del llamado «acuerdo del siglo» por Trump se retrasará varios meses.

El pasado diciembre, un funcionario de la Casa Blanca dijo que la administración estadounidense tendría en cuenta la convocatoria de elecciones anticipadas en Israel para el 9 de abril a la hora de presentar su plan de paz para lograr una solución al conflicto entre israelíes y palestinos.

Es poco probable que palestinos e israelíes acepten el plan, cuyos detalles conocidos son escasos.

Las noticias de Hadashot TV de Israel sugirieron el mes pasado que probablemente Trump retrasaría la publicación del plan hasta después de las elecciones para no complicar la vida política del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.