Monday, Sep 16, 2019
HomeInternacional (Page 325)

OTTAWA, CANADÁ

(Spútnik) Canadá destinará 53 millones de dólares para tratar las necesidades de los venezolanos dentro del país caribeño y los migrantes de esa nacionalidad en la región, informó el primer ministro Justin Trudeau al comienzo de la reunión del Grupo de Lima en Ottawa.

«Canadá va anunciar 53 millones de dólares para tratar las necesidades más importantes de los venezolanos incluyendo a los casi tres millones de refugiados, la mayor parte de los fondos irán a los países vecinos y a socios confiables para que puedan ayudar a Venezuela y a los venezolanos», indicó Trudeau.

El primer ministro canadiense hizo este anuncio luego de reconocer oficialmente, al inicio de su discurso, al titular de la Asamblea Nacional (parlamento de mayoría opositora) de Venezuela, Juan Guaidó, como presidente «encargado» del país sudamericano a quien calificó de «legítimo».

Este 4 de febrero se realiza en Ottawa una reunión del Grupo de Lima, sin México, a la que también asisten representantes de Ecuador, EEUU, de la Unión Europea, Francia, Alemania, Países Bajos, Portugal, España y Reino Unido.

El Grupo de Lima se creó en agosto de 2017 con el objetivo de dar seguimiento a la crisis de Venezuela y promover en ese país una «restauración democrática»; está integrado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana y Santa Lucía.

Canadá no es el primer país que ofrece ayuda humanitaria a los venzolanos, también lo hizo EEUU y Suecia.
Suecia destinará 65 millones de coronas (6,5 millones de euros) en ayuda para Venezuela, que atraviesa una crisis humanitaria, comunicó el 1 de febrero la Agencia Sueca de Cooperación para el Desarrollo Internacional.

Por su parte, el 24 de enero pasado, el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, dijo que Washigton estaba listo para entregar a Venezuela más de 20 millones en ayuda humanitaria al agravarse la crisis política en ese país.

CARACAS, VENEZUELA

(Spútnik) El Gobierno de Venezuela acusó a la Unión Europea de plegarse al plan del golpe de contra el presidente Nicolás Maduro, impulsado por Estados Unidos y anunció que revisará sus relaciones diplomáticas con los países que integran este bloque.

«El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela revisará integralmente las relaciones bilaterales con esos gobiernos a partir de este momento, hasta tanto se produzca una rectificación que descarte su respaldo a los planes golpistas y los reencauce hacia el respeto estricto del derecho internacional», informó la Cancillería a través de un comunicado.

Alemania, España, Francia y el Reino Unido dieron al Gobierno de Maduro ocho días, a partir del 26 de enero, para convocar elecciones.

Este 4 de febrero, después de expirar el plazo, estas naciones y varios miembros más del bloque comunitario, reconocieron al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino del país caribeño.

Más temprano este 4 dfebrero, el mandatario venezolano dijo en un acto militar que el jefe del Gobierno de España, Pedro Sánchez, quedaría «manchado de sangre» si en Venezuela se da una intervención militar.

La crisis venezolana se agravó el 23 de enero, después de que el presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral, de mayoría opositora), Juan Guaidó, se autoproclamara presidente interino del país.

El jefe del Estado venezolano, Nicolás Maduro, quien asumió el segundo mandato el 10 de enero, calificó la declaración de Guaidó como un intento de golpe de Estado y responsabilizó a EEUU de haberlo orquestado.

Entretanto, la Unión Europea no logró aprobar una declaración para reconocer a Guaidó por el veto de Italia.

MADRID, ESPAÑA

(Spútnik) El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, declaró que su país reconoce al opositor Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela.

«El Gobierno de España anuncia que reconoce oficialmente al presidente de la Asamblea de Venezuela, al señor Guaidó Márquez como presidente encargado de Venezuela», dijo en una comparecencia en La Moncloa.

Subrayó que «el horizonte es el de convocar unas elecciones libres, democráticas y con garantías en el menor plazo posible».

Durante su intervención, Sánchez defendió que «la legitimidad democrática de Juan Guaidó emana de su condición de presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela», órgano que a su modo de ver surgió «de las últimas elecciones libres y democráticas reconocidas por el conjunto de la comunidad internacional».

En distintas ocasiones, el jefe del Gobierno español recordó que el reconocimiento a Guaidó tiene como principal horizonte la convocatoria por su parte de unos comicios presidenciales en los que no se excluya a ninguna opción política.

«No vamos a dar un paso atrás en este empeño», insistió.

El discurso de Sánchez se centró en repetir que «es el pueblo de Venezuela quien tiene que decidir en exclusiva su destino», pero al mismo tiempo dejó claro que España trabajará desde los organismos multilaterales «para que la democracia plena vuelva» al país.

«Democracia plena significa primacía de los derechos humanos, significa pluralismo político y significa que no haya presos políticos en Venezuela», señaló.

En ese marco, Madrid contactará en las próximas horas con instituciones y gobiernos de Europa y América Latina para «sumar esfuerzos a la causa democrática en Venezuela».

«Los vínculos entre España y América Latina son muy profundos, nada de lo que ocurre allí nos es ajeno», indicó.

Sánchez también aprovechó la ocasión para anunciar la activación de «un plan de ayuda humanitaria para paliar la grave situación que vive Venezuela» y recordó que la situación de la colonia y las empresas españolas radicadas en el país seguirán siendo unas de las prioridades de la acción exterior promovida por Madrid.

La crisis venezolana se agravó el 23 de enero, después de que el presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral, de mayoría opositora), Juan Guaidó, se autoproclamara presidente interino del país.

El jefe del Estado venezolano, Nicolás Maduro, quien asumió el segundo mandato el 10 de enero, calificó la declaración de Guaidó como un intento de golpe de Estado y responsabilizó a EEUU de haberlo orquestado.