21.9 C
Tegucigalpa
lunes, mayo 27, 2024
spot_img

Padre Juan Ángel López, ¿por qué miente?

spot_img
spot_img
spot_img

Roma, 28 de enero 2023

Por Martha Alegría Reichmann

Le tenía mucho respeto y aprecio al Padre Juan Ángel López porque a pesar de no persivir espiritualidad en él,  lo he considerado un sacerdote bien preparado,  muy inteligente,  estudioso y sobre todo, serio.  Su imagen se fue deteriorando al salir siempre en defensa del cardenal Rodríguez y escuchaba que lo definían como «arrastrado».   Pero se me cayó del todo su imagen ahora porque le mintió al  noble pueblo hondureño,  y escuchar mentir a un sacerdote, es verdaderamente decepcionante.

En un  reciente programa televisivo  dijo  que lo malo que se dice del cardenal son «NOTICIAS FALSAS  y RUMORES que no tienen ni pies ni cabeza».

En primer lugar, padre Juan Ángel, disculpe, pero en contra del cardenal Rodríguez no se han publicado noticias falsas.  Todo lo que se ha denunciado públicamente tanto en Italia como en Honduras está respaldado con las PRUEBAS.  Pruebas fehacientes igualmente publicadas, que el cardenal jamás pudo desmentir y eso usted lo sabe perfectamente. 

Solo quiero refrescarle la memoria: cuando  su cardenal tuvo que admitir que recibía a nombre personal  un millón de lempiras mensuales de la Universidad Católica dijo que los gastaba en los sacerdotes y los pobres  pero no pudo entregar pruebas de que eso era verdad y lo que hizo fue  pedir que el cheque ya no saliera a su nombre si no a nombre de la Arquidiócesis pero siempre era suyo  y  jamás dió cuentas de ese dinero que ascendió a muchísimos millones en muchos años. En su momento  se denunció  la doble contabilidad y todo  con cifras y fechas exactas y ahí se quedó mudo tanto  el cardenal como usted.

Esos millones se hicieron humo igual que los 30 millones del Tasón.

Intentar lavarle la cara al cardenal, a estas alturas en que ya está bien desenmascarado, es totalmente inútil. No trate de tapar el sol con un dedo porque no lo logrará ni usted ni nadie.   

El cardenal se está retirando con deshonor y totalmente desprestigiado.   Ha salido por la puerta de la cocina con sus vestiduras enlodadas, con el nombre de CardeMAL  y aunque él  intente hacer creer que se va «en paz y feliz», él  se va contrariado  y frustrado porque no pudo dejar las cosas como soñaba.  No se pudo adjudicar la Universidad Católica,  no pudo dejar a Pineda como su sucesor, no pudo dejar a Carlomagno como obispo ni a ninguno de sus candidatos porque el Vaticano  se los rechazó.

Hay unos cuantos diciendo: «Aaay… no olviden que el cardenal consiguió la condonación de la deuda externa».  Esos pretenden también lavarle la cara pero jamás lo conseguirán porque el mal que hizo  fue  mucho mayor  y más pesado.  Él mismo, con sus actos, se ha delatado como un ser PERVERSO  y PERVERTIDO.  Él se manejó con una doble moralidad, lo cual  es gravísimo  e intolerable en un cardenal.

La  verdad de las verdades, le duela a quien le duela,  es que Rodríguez es un delincuente a todas luces, con el agravante de cubrirse con sagradas vestiduras y  terminó siendo una vergüenza para Honduras y para los hondureños. Esa es la triste realidad y tratar de defenderlo es necedad y torpeza.  

Usted dijo también que «Honduras es conocida en el mundo por el cardenal» Nada más falso que eso. Yo vivo en Europa y casi siempre que digo  que soy de Honduras, lo que mencionan es Roatán porque por muchos años había un  vuelo semanal  directo Milano- Roatán y muchísimos  italianos viajaron a nuestra isla.

También mencionan «La Isla de los famosos» porque en islas del norte de Honduras se graba un programa televisivo muy famoso aquí.

Jamás se menciona a Rodríguez.  Él es bastante mencionado  en los medios católicos pero como un cardenal dañino, sobre todo por los escándalos que ha generado  y las nefastas reformas de la iglesia que, según expertos en la materia, fueron hechas para hundirla más y más. 

También el cardenal aceptó ser embajador de «Marca Pais»,  cargo rechazado por el honorabilisimo y distinguido científico hondureño Sir Salvador Moncada, alegando no querer formar parte de un gobierno tan corrupto.

Solo para proporcionar una pequeña evidencia de lo que  he dicho, incluyo en este artículo, un Twitter del prestigiado periodista inglés Edward Pentin del periódico The Catholic Register.

Twitter

Más claro, ni el agua.  Que acepte su derrota  el cardenal. Su cara y su nombre quedan  manchados para siempre.  Muy potente  se sintió  humillando ,  denigrando y aplastando  a sus víctimas  con sus botas de acero.  Ahora, que se aguante.

Por mi parte, lo he denunciado sin miedos porque tengo la verdad en la mano.  Jamás he empleado noticias falsas ni rumores, como usted mencionó  La VERDAD ha sido mi bandera  y mi fuerza.  Trató de comprarme  dos veces con dinero, muchísimo dinero, pero no lo consiguió porque mi dignidad no tiene precio y mis valores nunca estuvieron  en venta. Ante su frustración de no poder conseguir mi silencio,  comenzó a difamarme y a calumniarme.   Un cardenal calumniando a una señora que es la viuda de su mejor amigo!   Eso se califica como bajeza y cobardía. Una  «Monstruosidad».

Es muy fácil hablar como habla usted,  padre Juan Ángel, si son noticias falsas… DEMUÉSTRELO, pero con pruebas.  Por favor hable con responsabilidad y seriedad. Usted está en su derecho de tenerle cariño a su cardenal sobre todo porque le ha endulzado los oídos con la bella promesa, pero eso no le da derecho de mentirle al pueblo en canales cómplices que se prestan a ello.

¿Me va a decir usted que son noticias falsas las tres investigaciones que le realizó el Vaticano?  ¿Es falso que en las tres salió mal librado?  ¿Es falso que forma parte de la “sucia lista” de los cardenales indeseables?  Y los 30 millones robados son falsedad?,  Que  jamás pudo presentar ni una factura  es falsedad? y el millón mensual, y la depravación, y la inmoralidad, y el abuso de poder, y los encubrimientos, y los 78 seminaristas homosexuales?  la ordenación de curas homosexuales, la ordenación clandestina de Carlomagno Núñez previamente expulsado de un seminario,  la marginación de los sacerdotes valiosos, y el Erick Cravioto, y la casa de las locas, y el encubrimiento del padre que asesinó al chofer, y el motivo por el cual  fue asesinado el chofer,   y  la estafa que sufrí porque nos aseguró como verdad  algo que era mentira?  Y la sucesiva traición para evitar darme explicaciones?  Y  tantas y tantas otras cosas que están a la vista?  Me va a decir usted  a mí que son rumores y noticias falsas, padre Juan Ángel?.

Para amigos como usted, mejor que no lo defienda nadie. Recuerde que hay un dicho que dice: » Quien se excusa, se acusa».  Mejor sería que se dedique a preparar sus homilías que estar defendiendo lo indefendible porque cae en la ridiculez.  Deje que el cardeMAL se defienda solo y no se deje utilizar usted así como ese señor ha utilizado a muchos para sus fines perversos.

Qué arquidiócesis tan podrida! La han convertido en  un verdadero teatro donde  el  amo maneja  las cuerdas de sus títeres.  Ojalá que el nuevo arzobispo, que es un excelente sacerdote,  no se deje embrujar por el titeretero porque seguramente querrá estar detrás de bambalinas. 

Es cierto que los sacerdotes hacen voto de obediencia, pero aunque hubiese recibido órdenes de su cardeMAL para defenderlo,  usted estába  en el derecho de reusarse  por una razón muy sencilla: Antes que obedecer a un cardeMAL, su deber es obedecer a Dios porque en  la tabla de los diez mandamientos Él nos dice: «NO  LEVANTAR  FALSOS TESTIMONIOS  NI MENTIR».  Usted ha testimoniato en falso. Usted ha mentido.

Una cosa es cierta:  que hay personas que no quieren al cardenal y otras que si lo quieren.  Pero aquí hay que ver que quienes quieren al cardenal, en primer lugar son  sus amigos «pandos», en segundo lugar son los corruptos como él, sobre todo los  ligados al régimen de JOH. Y en tercer lugar, los malos católicos y católicas  que no tienen la capacidad mental de discernir y caminan torpemente detrás del lobo con piel de oveja, del falso profeta, fingiendo que no saben sus patrañas. Grandes  Hipócritas  todos.

Apañar a  un cardenal  así, es fallarle a Dios y también tendrán que rendir cuentas  porque se olvidan de algo fundamental: «Amar a Dios sobre todas las cosas».

Todo católico bien equilibrado tiene muy  claro quién es el cardenal y es obvio que la Mentira es su principal legado porque hasta el portavoz de la Conferencia Episcopal quedó contaminado.  Lo hace con mucha naturalidad y seguridad como excelente discípulo de su maestro, capaz de convencer a cualquier tonto.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img